Feeds:
Entradas
Comentarios

Comparto este interesantísimo artículo del profesor  Khaled A. Beydoun, analizando el impacto que tuvieron la revolución iraní de 1979, la figura del ayatolá Ruhollah Jomeini y la crisis de los rehenes en la concepción estadounidense del Islam. En palabras del propio autor: “Jomeini llegó a encarnar cómo el terror musulmán masculino es imaginado, construido y luego estereotipado. A pesar de ser musulmán iraní y chiíta, la fuerza de su ser físico difuminó las divisiones sectarias y étnicas, y mezcló árabes e iraníes, de Oriente Medio y musulmanes en el monolito indistinguible que impulsa la islamofobia privada en la actualidad.”

Khaled A. Beydoun es  Profesor Asociado de Derecho en Wayne State University en Detroit, Michigan.  Es autor de  American Islamophobia: Understanding the Roots and Rise of Fear (University of California Press, 2019) y de The New Crusades: Islamophobia and the Global War on Muslims (University of California Press, 2023).


Jomeini - Irán, una revolución transformada 30 años después de la muerte de  Jomeini - RTVE.es

Las raíces de la islamofobia estadounidense

Khaled A. Beydoun

American Experience       16 denoviembre de 2022 |  

Tres décadas antes de la “Guerra contra el Terror” y su orientación del “terrorismo islámico” como la principal amenaza para la seguridad estadounidense, el ayatolá Ruhollah Jomeini era su talismán permanente. El color y los contornos de su propio ser, desde su turbante negro hasta la larga barba plateada, representaban la suma de todos los musulmanes para los estadounidenses. La nación que rehizo en una teocracia islámica, nacida por las protestas muy populares que la amenazan hoy, combinó la comprensión popular de “musulmán” con el desarrollo de estereotipos de “terrorismo”.

Desde el 4 de noviembre de 1979 hasta el 20 de enero de 1981, Jomeini y el nuevo régimen que dirigió surgieron como los nuevos símbolos de una amenaza islámica global para los Estados Unidos y sus aliados. La imaginación estadounidense, y las crecientes audiencias pegadas a las pantallas de noticias nocturnas y los titulares de los periódicos, fueron tomadas como rehenes por la atracción del miedo y el desastre que se desarrolló en Teherán, que todavía penetra más de cuatro décadas después de esos impresionantes eventos.

American Islamophobia by Khaled A. BeydounMeses después de que una revolución popular derrocó al Sha, Mohammad Reza Pahlavi, y el régimen islámico se apoderó del poder, los leales a Jomeini irrumpieron en la embajada estadounidense en Teherán. En los once meses posteriores al ascenso de Jomeini y la caída del Sha, la Embajada de Estados Unidos se transformó del sitio del mayor aliado de la nación en un símbolo de la transgresión occidental, que marcó a los 52 estadounidenses retenidos como rehenes dentro de ella como recompensa para los devotos extasiados por el creciente culto a la personalidad de Jomeini.

“Muerte a América”, coreada en cada etapa de la Revolución, se convirtió en un eslogan estatal consagrado después de que Jomeini se convirtiera en líder supremo el 16 de enero de 1979. El símbolo abrumador de la Revolución Islámica resonó más allá de Irán, e inicialmente, incluso trascendió los límites sectarios para inspirar a los movimientos musulmanes sunitas en las naciones árabes y de mayoría musulmana de la región. Con el éxito de la revolución, el llamado “Muerte a América” pregonado desde las mismas calles de Teherán donde las banderas estadounidenses fueron pisoteadas, cambiadas de forma en protestas contra el neocolonialismo, y una bandera poderosamente galvanizadora ondeada en toda la región por facciones en ascenso que se oponen a la hegemonía estadounidense.

Aparentemente de la noche a la mañana, estas tres palabras, “Muerte a Estados Unidos”, surgieron de las plazas revolucionarias de las bases de Irán a las principales calles de la imaginación musulmana y estadounidense global. Para el primero, el eslogan representaba la posibilidad de autodeterminación para las sociedades musulmanas poscoloniales asfixiadas entre la agresión soviética y el imperio estadounidense. Aún más, ofrecía la posibilidad de un tercer espacio dentro de un paisaje geopolítico donde el Islam podría reinar supremo y dirigir el gobierno del estado-nación. Sin embargo, para este último, “Muerte a América” dio definición y significado a la imagen melancólica de un hombre que se convertiría en el arquetipo perfecto de la amenaza islámica. El verso ideal para un villano que representaba todo lo que Estados Unidos no era dio lugar a una reorientación estadounidense de un Islam que presentaba como “antitético a la civilización”, mientras que simultáneamente presentaba a Jomeini como la cara de este inminente enfrentamiento civilizatorio.

A través del éxtasis de la retórica ardiente y la revolución, Jomeini pasó de tener “ningún recurso material, [ninguno] partido político, [y] sin el apoyo de una sola potencia extranjera” a los peldaños más altos del poder político en Irán. En el proceso, se levantó para representar una amenaza islámica que inspiraría el temor de los estadounidenses por

Taken-Hostage-Khomeini-embassy-gate.jpg

Estudiantes iraníes suben por la puerta de la embajada de Estados Unidos en Teherán, Irán. Wikimedia Commons

Esos temores se hicieron realidad el domingo 4 de noviembre de 1979. Después de días de planificación, los Estudiantes Musulmanes Seguidores de la Línea del Imán irrumpieron en la Embajada de Estados Unidos como lo hicieron con las calles de Teherán durante el grueso de la Revolución. Los jóvenes leales a Jomeini tenían como objetivo cesar la presencia estadounidense dentro de Irán y apoderarse de su último remanente. “Muerte a Estados Unidos”, ese domingo y los dos años que siguieron, evolucionó de las palabras de lucha a la acción en toda regla, acción armada y violenta, llevada a cabo por los hombres con turbante y barba que tomaron a los estadounidenses como rehenes. Inflamado por la decisión del presidente Carter de conceder refugio al destituido Shah, y la complicidad de larga data del gobierno estadounidense con la monarquía dinástica en Irán, la hostilidad que llevó a la crisis de los rehenes estaba profundamente arraigada.

Durante los 444 días que siguieron, la “Crisis de los rehenes de Irán” proporcionó teatro en tiempo real para el choque contemporáneo de Estados Unidos con el Islam. Los eventos dentro de la embajada convertida en celda de detención produjeron carretes de imágenes de hombres musulmanes morenos dominando a los estadounidenses blancos, atándolos y torturándolos. Estas vistas formaron el embrión de cómo la amenaza musulmana moderna fue reimaginada en la era posterior al 9/11, construida en la imagen muy marrón y melancólica, barbuda y vestida con turbante de la amenaza musulmana masculina encarnada por los secuestradores, y el líder iconoclasta que emularon. Los secuestradores, por sus acciones y su encarnación de la melancólica masculinidad musulmana, presionaron al entonces presidente Jimmy Carter (que perdería la reelección debido a estos eventos en Teherán) para que calificara a los culpables iraníes con el título tan íntimamente combinado con la identidad musulmana de hoy: “terroristas”. La etiqueta tocó una fibra sensible poderosa en la mente del público estadounidense, y cuatro décadas después, todavía se pega ominosamente a los hombres musulmanes que parecen los culpables.

The New Crusades by Khaled A. BeydounEsta acusación de terrorismo, con Jomeini orientado como su director principal, se arraigó en la psique estadounidense cuando millones sintonizaron el carrete de cobertura en vivo que se desarrolló en sus pantallas de televisión. En la programación de noticias heredada todas las noches, y en el advenedizo canal de cable CNN que se hizo famoso en la Crisis de los Rehenes, los estadounidenses tomaron las caras nacientes y las frases ominosas que formaron la amenaza islámica emergente que fue paralela a la agresión soviética.

Jomeini, a cada paso y en cada canal, era omnipresente. Esos penetrantes ojos marrones entre ese característico turbante negro y barba plateada estaban al frente y al centro, en tiempo real y durante todo el día, penetrando más allá de las pantallas y de pie en el centro de las salas de estar estadounidenses y la psique colectiva de una sociedad que lidia con un nuevo tipo de enemigo. En American Islamophobia: Understanding the Roots and Rise of Fear, escribí: “El miedo avivado por las principales noticias también advirtió de una toma musulmana en Estados Unidos, corroborada en la mente de los espectadores por el aumento de la población musulmana y el ‘aumento significativo en el número de mezquitas y asociaciones musulmanas en las décadas de 1970 y 1980’. La línea entre los informes de noticias objetivas y el alarmismo se desdibujó con respecto a la cobertura de la crisis de los rehenes, ya que despertó la preocupación por una creciente población musulmana empeñada en apoderarse de los barrios estadounidenses, reemplazar iglesias con mezquitas y, en una escala mucho mayor que una embajada, tomar a Estados Unidos como rehén.

Horizontal

Rehenes estado­unidenses en manos de estudiantes iraníes

Con Jomeini y la crisis de los rehenes, la amenaza islámica mutó de una amenaza secundaria confinada a una amenaza transnacional completamente formada, que puso en peligro a los Estados Unidos desde afuera y desde dentro. Los rehenes tomados dentro de la Embajada de Estados Unidos en 1727 Taleqani Street en Teherán presagiaban, en la mente del público estadounidense, una toma de posesión más grande que podría descender a Main Street.

Décadas más tarde, realidades completas fueron tomadas como rehenes por mitos de cabeza plana. La crisis de los rehenes escenificada en el centro de la Embajada de Estados Unidos en Teherán ofreció algo más que una metáfora impresionante; se convirtió en la primera estrofa de las obras de propaganda modernas que construyeron el carácter del “terrorismo islámico”, que todavía ocupa un lugar central en la imaginación estadounidense de hoy.

Cuando los estudiantes iraníes irrumpieron en la embajada estadounidense ese fatídico domingo de noviembre de 1979, el ayatolá Jomeini tomó como rehén a la psique estadounidense durante la década siguiente. Impulsado poderosamente por una máquina de propaganda estadounidense que voluntariamente amplificó su descripción de Estados Unidos como “El Gran Satán”, y lo presentó incesantemente en el centro de las pantallas de televisión, los periódicos y la codiciada portada de Time.

Mil novecientos setenta y nueve y la década que siguió fue su tiempo.  En Jomeini, los seguidores vestidos con turbante que lo rodeaban y la creciente amenaza islámica que llegó a personificar, Estados Unidos encontró un villano oportuno listo para reemplazar a los soviéticos y su amenaza de deshielo en la era venidera. Un nuevo chivo expiatorio político que justificaría los diseños estadounidenses de dividir y conquistar en el Medio Oriente. Un nuevo antagonista en un enfrentamiento civilizatorio entre el bien y el mal. Y, una nueva cara de una amenaza terrorista transnacional que, a pesar de sus divisiones sectarias y

Jomeini llegó a encarnar cómo el terror musulmán masculino es imaginado, construido y luego estereotipado. A pesar de ser musulmán iraní y chiíta, la fuerza de su ser físico difuminó las divisiones sectarias y étnicas, y mezcló árabes e iraníes, de Oriente Medio y musulmanes en el monolito indistinguible que impulsa la islamofobia privada en la actualidad. Si se les pidiera que armaran a un “terrorista musulmán” desde cero, la mayoría de los estadounidenses se agarrarían a un turbante, barba, piel morena y atuendo negro como partes integrales. Partes que se creían integrales porque las veían en Jomeini, mucho antes de que Osama Bin Laden o los talibanes, ISIS o incluso los hombres sijs despertaran el estereotipo construido de la amenaza islámica.

Bandera de EEUU

Manifestantes queman una bandera estadounidense encima de la pared de la embajada de Estados Unidos en Teherán, 1979.

Jomeini, el hombre, puede haberse ido hace mucho tiempo, pero su huella es atemporal. Su imagen continúa dando forma a cómo se construye y caricaturiza, despliega y difunde el terrorismo islámico durante una Guerra contra el Terror que Jomeini, él mismo, nunca vivió para ver.  Jomeini estaba del otro lado de lo que Estados Unidos veía en sí mismo; y poco después de tomar el poder en Irán, tomó posesión del asiento vacante dentro de una imaginación política estadounidense en busca de un nuevo enemigo.

“Para definirse a sí misma, la gente necesita un otro”, escribe Samuel P. Huntington en Who Are We?, una continuación de su (in)famoso The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order. La frase da testimonio de ese impulso exclusivamente estadounidense de crear divisiones maniqueas míticas como espejos existenciales y expedientes políticos; para hacer monstruos perfectos de hombres imperfectos para cumplir con las órdenes de marcha del imperio. Más de veinte años antes de que el Islam reclamara ese asiento poco envidiable como el principal enemigo de Estados Unidos, Jomeini y la crisis de los rehenes proporcionaron a los Estados Unidos un nuevo rostro y una nueva fe que temer.  La crisis de los rehenes de Irán sirvió como la primera etapa moderna para el estereotipo terrorista musulmán que tomó forma completa décadas más tarde, y permanece profundamente arraigada en las mentes de los estadounidenses y la maquinaria de la Guerra contra el Terrorismo que avanza.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

En este ensayo del historiador militar William J. Astore, se subraya algo que me parece muy rasonable: la necesidad de enseñar más sobre la guerra en las universidades. Pero no se trata de enaltecerla, sino de  “estudiar la guerra como una forma de desmitificarla, de reducir su atractivo, de desacreditar sus supuestas glorias”.

Esta es una necesidad mayor aun para un país como Estados Unidos, que aunque históricamente se ha proclamado como una nación de paz, su formación nacional ha estado marcada por la guerra. Astore es partidario de enseñar la guerra desde una perspectiva crítica y  reprueba que los profesores universitarios la eviten como tema de análisis y discusión, pues le hacen un flaco favor a Estados Unidos.

Si los historiadores no le prestamos atención a la guerra, los aficionados seguirán controlando lo que se aprende sobre la guerra y  a la vez perpetuando una imagen de ésta que no nos permitirá entender y evaluar el papel que ha jugado, juega y jugará en la historia de la  humanidad. En palabras de Astore: “Para bien o para mal, y generalmente para mal, nosotros como pueblo [los estadounidenses] estamos hechos y definidos por la guerra. Todos haríamos bien en estudiarla y entenderla mejor.»

Astore es un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Posee un D. Phil en Historia Moderna de la Universidad de Oxford y es coautor de Hindenburg: Icon of German Militarism (Potomac, 2005). Ha enseñado en la Air Force Academy y la Naval Postgraduate School. Actualmente enseña en el Pennsylvania College of Technology.


Captura de Pantalla 2021-09-09 a la(s) 23.12.38

Estudiar la guerra un poco más

William J. Astore

Los Angeles Progressive   6 de noviembre de 2022

Seguro que podríamos dar buen usos a una enseñanza honesta y crítica sobre la historia militar y la guerra en Estados Unidos.

No me refiero a una celebración disparatada. No me refiero a historias resumidas de la Revolución Americana y sus luchadores por la libertad, la Guerra Civil y su liberación de los esclavos, la Segunda Guerra Mundial y la generación más grande de Estados Unidos, etc. Me refiero a la historia que destaca la importancia de la guerra junto con su horror sangriento.

Me vienen a la mente dos libros (y títulos de libros): War is a force that gives us meaning, de Chris Hedges, y A country made by war, de Geoffrey Perret. Hedges tiene razón al argumentar que la guerra a menudo proporciona significado a nuestras vidas: lo que significa que a menudo no la examinamos lo suficientemente de cerca, si es que lo hacemos. Y Perret tiene razón al argumentar que Estados Unidos fue (y es), de maneras muy importantes, un país hecho por la guerra, brutalmente de hecho.

¿Por qué estudiar la guerra? ¿No deberíamos afirmar que no vamos a estudiar más la guerra? Bueno, como se rumorea que dijo León Trotsky: puede que no estés interesado en la guerra, pero la guerra está interesada en ti. Entre otras razones, los estudiantes de historia deberían estudiar la guerra como una forma de desmitificarla, de reducir su atractivo, de desacreditar sus supuestas glorias. La guerra siempre es una mala elección, aunque puede haber momentos en que la guerra sea la menos mala en una serie de malas decisiones. (La participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial fue, creo, menos mala que alternativas como perseguir el aislacionismo).

OBAMASTAN

¿Cómo vamos a tener sentido y llegar a decisiones acertadas sobre la guerra si nos negamos a estudiarla y entenderla? Un colega envió un artículo interesante (de 2016) que argumenta que no se enseña suficiente historia militar en los colegios y universidades de los Estados Unidos, especialmente en las escuelas privadas de élite. Aquí está el enlace.

Visite su librería local y probablemente verá mucha historia militar: ¡es muy popular en Estados Unidos! Pero la historia militar crítica dentro de los entornos universitarios es mucho menos común. Esto es así por varias razones, creo:

  • A muchos profesores no les gusta el “hedor” de la historia militar. Cuando estaba en Oxford a principios de la década de 1990, tuve un profesor que básicamente se disculpó por pasar tanto tiempo hablando sobre los capitanes mercenarios y la guerra en la Europa moderna temprana. Sin embargo, la guerra y el control de ella fue una razón clave para el crecimiento de los estados-nación fuertes y centralizados en Europa en los siglos 17 y 18.
  • Muchos profesores simplemente no tienen exposición a los militares, lo ignoran, casi con orgullo. Después de haber enseñado en la universidad durante quince años, incluyendo cursos como la historia mundial, conozco la dificultad de enseñar temas y materias donde tu conocimiento es superficial o dudoso. Es mucho más fácil pararse en terreno firme y enseñar lo que sabes e ignorar lo que no sabes, o no te gusta. Pero el camino más fácil no siempre es el mejor.
  • La historia militar crítica sugiere falta de patriotismo. Enseñé en la universidad como profesor civil durante nueve años, y una vez me dijeron que “cuidara mis espaldas” porque escribí artículos que criticaban las guerras militares de Estados Unidos en Irak y Afganistán. ¡Y soy un oficial retirado de la Fuerza Aérea!

Por lo tanto, dado que los profesores de historia a menudo prefieren ignorar o eludir las materias militares, la historia militar se deja a los aficionados y entusiastas que se centran en grandes capitanes, batallas emocionantes y armas famosas (a menudo presentadas en libros brillantes de mesa de café) como tanques Tiger y cazas Spitfire. Tales libros a menudo se venden bien y hacen que las lecturas sean emocionantes. Lo que no hacen es hacernos pensar críticamente sobre los costos de la guerra y cómo las guerras desastrosas a menudo resultan.

Amazon.com: - Now All Together Iwo Jima Vintage World War II Two WW2 WWII  USA Military Propaganda Poster - 24x36: Posters & Prints

Una materia que enseñé en la Academia de la USAF fue tecnología y guerra, y una de mis preocupaciones era (y sigue siendo) la fe ciega de Estados Unidos en la tecnología y las enormes sumas de dinero dedicadas a la misma. El Pentágono gastará incontables miles de millones en los últimos dispositivos mortales (en realidad, hasta $ 1.7 billones solo en el caza a reacción F-35 a lo largo de su vida útil), pero la academia no gastará millones para pensar y enseñar más críticamente sobre la guerra.

Por otro lado, las armas por sí solas no hacen un ejército efectivo. No es la espada gladius lo que hizo dominante a Roma, sino el ciudadano-soldado que la empuña, empoderado por ideales republicanos, disciplina de hierro y un sistema probado de liderazgo con el ejemplo.

Cuando el ideal ciudadano-soldado de principios murió en Roma, un ideal guerrero consistente con un imperio hegemónico lo reemplazó. Hay mucho que los estadounidenses pueden aprender aquí, ya que su propio ejército hoy se identifica como guerreros y se encuentra al servicio de un imperio global.

Hay más en la historia militar que tambores y trompetas, o balas y bombas. Para bien o para mal, y generalmente para mal, nosotros como pueblo estamos hechos y definidos por la guerra. Todos haríamos bien en estudiarlo y entenderlo mejor.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

En el episodio más reciente del podcast  ‘Talking Empire’ del Centre for Imperial and Global History the (History Department, University of Exeter,) el profesor Richard Toye entrevistó al Dr. Henry Knight Lozano sobre su libro California and Hawai’i Bound: U.S. Settler Colonialism and the Pacific West, 1848-1959 (University of Nebraska Press, 2021).

Knight Lozano es un  historiador cuyo trabajo explora la expansión de los Estados Unidos y el estudio del clima, las interacciones humano-animal y el medio ambiente, con un enfoque particular en las fronteras tropicales y semitropicales de los Estados Unidos.  (California, Florida y Hawai’i). Es autor de Tropic of Hopes: California, Florida, and the Selling of American Paradise, 1869-1929 (2013), fue galardonada con la Medalla de Oro del Premio del Libro de Florida en Florida Nonfiction.

Imperial & Global Forum

In the newest in CIGH’s ‘Talking Empire‘ series, Professor Richard Toye interviews Dr. Henry Knight Lozano about his bookCalifornia and Hawai’i Bound: U.S. Settler Colonialism and the Pacific West, 1848-1959, published by the University of Nebraska Press in 2021.

Ver la entrada original

Ya está disponible el número 22 de la revista digital Huellas de Estados Unidos. Para quienes no estén enterados, Huellas  de Estados Unidos es publicada desde el año 2011 como un proyecto de las Cátedras de Historia de Estados Unidos de América (Departamento de Historia) y de Literatura Norteamericana (Departamento de Letras) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). A lo largo de estos once años se ha convertido en el medio de difusión  más importante  de quienes nos dedicamos al estudio de Estados Unidos en América Latina y desde una perspectiva latinoamericana. Los veintidós  números que han publicado hasta el momento son el producto del trabajo y la dedicación de sus editores Flavio Nigra y Valeria Carbone, a quienes va mi agradecimiento. 

Este número, dedicado al neoliberalismo reaccionario y la resistencia popular, consiste de un editorial, nueve artículos y dos reseñas y ensayos bibliográficos. Entre los artículos encontramos el trabajo de Ana Bochicchio y Marisa Miranda sobre eugenesia y cine,  y el ensayo de Jorge Hernández Martínez sobre el fascismo en Estados Unidos. Márgara Averbach e Ivonne Calderón comparten sus artículos sobre feminismo y feminidad, respectivamente. Raphael Barreriros de Farias  comenta la relación de Bernie Sanders, las mujeres y el anti-capitalismo. Debo destacar dos trabajos sobre mi patria, Puerto Rico. El primero de ellos de Raúl Guadalupe de Jesús sobre el programa de esterilización del que fueron víctimas miles de puertorriqueñas, entre ellas mi abuela. Roberto Ferrero enfoca en su trabajo la figura del máximo líder independentista puertorriqueño del siglo XX,  Pedro Albizu Campos. No puedo terminar sin mencionar que este número incluye un trabajo de mi autoría sobre el presidente peruano Fernando Belaunde Terry y su relación con el Congreso estadounidense.

Nuevamente vaya mi agradecimiento a los editores de Huellas de Estados Unidos.


-> Huellas de Estados Unidos / #22 / Octubre 2022

Edicion 22

Haz click para descargar en formato pdf










Reseñas y Ensayos Bibliográficos



Las películas no son productos inocentes, pues responden a los contextos culturales, políticos, económicos y sociales de sus  creadores. Como bien refleja esta interesante entrevista a David J. Skal, las películas de terror no escapan a esta realidad. Un buen ejemplo, es el caso de “Nosferatus”, pues según Skal, el monstruo llegó a simbolizar “al vampiro cósmico de la guerra misma, que había drenado la sangre de Europa” durante el primera guerra mundial. Otro ejemplo es Godzilla, asociada a la destrucción radioactiva de la guerra fría.

David J. Skal  es un historiador cultural especialista en el análisis de películas y literatura de terror. Skal es entrevistado por la periodista y escritora Cori Brosnahan para la página web  American Experience de la Public Broadcasting Service (PBS).


American fear 1.jpeg 

La historia del miedo estadounidense

Cori Brosnahan

American Experience    28 de octubre de 2022

David J. Skal es un historiador del terror y autor de “The Monster Show” y “Hollywood Gothic”. Su libro más reciente, “Something in the Blood”, explora al creador de “Drácula”, Bram Stoker. American Experience le habló sobre la historia de las películas de terror estadounidenses, el encanto del gore y lo que simbolizan los zombis en la mente moderna.

Has pasado décadas escribiendo sobre el horror y la historia estadounidense. ¿Qué has aprendido?


Las películas de terror proporcionan una historia secreta de los tiempos modernos. Todos los grandes cataclismos sociales y traumas de al menos el siglo 20 parecen haber puesto en movimiento, década tras década, nuevos patrones en los tipos de entretenimiento que usamos para asustarnos. Y creo que lo que estamos haciendo es procesar información desagradable de tal manera que no tengamos que mirarla demasiado directamente. No es exactamente catarsis; inventé el término “catarsis interruptus”, que tal vez lo describe mejor como un medio remedio, un mecanismo de afrontamiento temporal para lidiar con los enigmas, desafíos y traumas de la vida moderna. Algo que al menos nos ayuda a pasar la noche.
 

¿Cuándo empezamos a ver películas de terror en Estados Unidos? ¿Cómo son estas primeras películas?


En el cine mudo estadounidense, a menudo había historias de miedo y personajes aterradores, generalmente interpretados por Lon Chaney, el famoso “hombre de las mil caras”. Pero siempre fueron seres humanos, y si algo parecía ser fantasmal o sobrenatural, tenía que ser explicado como una empresa criminal.

Ese no fue el caso en Europa, donde el cine primitivo abrazó lo fantástico absoluto desde el principio: las películas de truco de Georges Méliès, por ejemplo. Y luego estaban los clásicos expresionistas alemanes como “El gabinete del Dr. Caligari” y “Nosferatu”, que no eran entretenimiento escapista, sino más bien películas de arte autoconscientes destinadas a encarnar metáforas sobre la Gran Guerra. En “Caligari”, tienes a esta figura autoritaria maligna enviando a su sonámbulo a matar y ser asesinado, tal como lo había sido un número incalculable de soldados en la Gran Guerra. Y en la promoción original de “Nosferatu”, existía la idea de que el vampiro representaba al vampiro cósmico de la guerra misma, que había drenado la sangre de Europa.

Drácula (1931) - FilmaffinityLas tradiciones europeas y estadounidenses se unieron al comienzo de la era del cine sonoro, cuando Universal Pictures produjo “Drácula”, que fue la primera vez que Hollywood se arriesgó con una premisa sobrenatural. Drácula no era un criminal; Era un demonio del infierno de 500 años. La película fue un gran éxito. Salió en 1931, el peor año de la Gran Depresión, y literalmente salvó a Universal de la bancarrota, al igual que “Frankenstein”, que sacaron muy rápidamente después de darse cuenta del éxito que tenían en sus manos con “Drácula”. Entonces, aunque “Drácula” no es una película pulida o artísticamente innovadora, de hecho, sigue siendo una de las películas más influyentes que Hollywood haya lanzado porque abrió las posibilidades latentes de lo fantástico y lo sobrenatural.

Vampiros, zombis, fantasmas: estos monstruos nunca desaparecen, pero el interés en ellos parece ir y venir. ¿Existe una conexión entre la popularidad de un monstruo y el momento cultural en cuestión?

 
Sí. La década de 1930, la era de la Depresión, fue un momento en que todas las promesas de los locos años veinte y la fe en el progreso y la ciencia, y todas estas cosas que iban a mejorar nuestras vidas simplemente se estrellaron y se quemaron. Y no creo que sea un error que hayamos visto el ascenso del científico loco, el experto, la cabeza de huevo, las personas que se suponía que debían arreglar las cosas por nosotros, pero que en cambio tuvieron una influencia maligna. La imagen del monstruo de Frankenstein es una imagen proletaria: botas esparcidoras de asfalto y ropa de trabajo. Es como un símbolo mudo de toda la clase obrera que ha sido abandonada por las personas que se suponía que debían cuidarlo.

Los monstruos atómicos de la década de 1950 (Godzilla fue el primer y más ampliamente imitado ejemplo) son obviamente una reacción a la guerra y las nuevas ansiedades que planteó. No había verdaderos monstruos radiactivos gigantes, pero hubo ansiedades gigantes durante la Guerra Fría. Así que el refugio de lluvia radiactiva reemplazó la cripta de Drácula.

Lost Boys: la generación perdida – Desde la otra veredaLuego ocurrió la epidemia del SIDA en la década de 1980. La gente estaba pensando en la sangre, y se ve el resurgimiento de los vampiros en las novelas de Anne Rice y películas como “The Lost Boys”, “Near Dark” y “Fright Night”. La idea de sangre corrompida y enfermedades misteriosas que se llevaban a los jóvenes, eran parte integrante de las viejas historias de vampiros. Y el vampiro siempre ha existido en los límites de la propiedad sexual y la transgresión sexual, que, por supuesto, también fue parte de la epidemia del SIDA. Así que los vampiros se volvieron muy importantes y realmente no han perdido mucho de su poder de permanencia. Cuando la gente me pregunta: ‘Bueno, ¿por qué los vampiros son tan populares otra vez?’ Yo digo: ‘Bueno, no han sido impopulares en bastante tiempo’.

Los suburbios estadounidenses florecieron en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y pronto se convirtieron en un escenario favorito para las películas de terror. ¿Por qué?

La gente estaba ansiosa por los suburbios, esta era una forma completamente nueva de tratar con sus vecinos, de tratar con su comunidad. Hubo mucha alienación que vino con los años 50: la gente estaba esencialmente amurallada en sus familias nucleares discretas, y no tenías la vida callejera de las grandes ciudades de donde se mudaban todas estas personas. La alienación tiende a engendrar malos pensamientos, ansiedad y horror, por lo que no es sorprendente que los años 50 y 60 fueran un caldero tan maravilloso para el burbujeo del horror de la imaginación suburbana.

Más tarde, los suburbios se convirtieron en un escenario popular para las películas de terror porque el terror funciona mejor en entornos muy familiares. Las películas de terror más populares no están ambientadas en mundos lejanos, no son fantasía completa, realmente parecen tener su mordida y su patada cuando podrían suceder en nuestros propios patios traseros.

Comparando películas de terror antiguas y modernas, una cosa que te llama la atención es cuánto más gore hay hoy en día. ¿Qué explica la atracción por las películas sangrientas?

 
La sangre es uno de los temas de terror más infalibles; ya sea que se muestre explícitamente o no, tiende a generar mucho horror. En la película original de “Drácula” con Bela Lugosi, solo se muestra una gota de sangre en la punta del dedo de un personaje, eso es todo; En una película de vampiros de hoy, eso es casi impensable. Así que creo que en nuestro presente excesivamente tecnologizado, el gore cumple una función diferente: es un recordatorio de que somos de carne y hueso. Cuando se nos dice que no somos más que máquinas o extensiones de máquinas, en algún nivel no compramos eso. El horror es un reino en el que podemos explorar esta idea de que no somos componentes de computadora, no somos seres completamente racionales, somos desordenados y estamos llenos de sangre, agallas y emociones rebeldes, y todas estas cosas que tienden a celebrarse en el horror gore.

El paisaje de terror de los últimos años ha estado dominado por zombis. ¿A qué metáfora sirven?

Creo que ahora los zombis representan la idea del otro; las hordas de zombis, representan a cualquier extraño que quieras. Ahora somos una sociedad muy polarizada cultural y políticamente. Una cosa que vemos en la fórmula zombie es que los que tienen contra los que no tienen, los que tienen vida contra los que no, encerrados en una lucha a muerte.

Dawn of the Dead - Wikipedia, la enciclopedia libre

Pero al igual que los vampiros, los zombis se prestan a todo tipo de dimensiones metafóricas. George Romero produjo “La noche de los muertos vivientes” en 1968, otra pieza cinematográfica extremadamente influyente. Para cuando hizo su primera secuela llamada “Dawn of the Dead”, intuyó que había sátira social y crítica social en la idea de los zombis como los consumidores finales, la crítica definitiva de la sociedad de consumo con su hambre voraz e insaciable.

Has hablado de encontrar consuelo en los monstruos. ¿Puede explicar por qué?


Creo que solo desde un punto de vista personal, la razón por la que muchos de nosotros nos sentimos atraídos por las películas de terror en la década de 1950 y principios de los 60 fue que la Guerra Fría estaba sucediendo. No tenía miedo de los monstruos cuando era niño, pero estaba aterrorizado por la Guerra Fría y las pruebas atómicas y la crisis de los misiles cubanos y todo eso. Eso me asustó muchísimo. Como seres que no podían morir, los monstruos eran tranquilizadores: eran como mantas de seguridad nuclear. Crecí en un mundo que parecía estar totalmente fuera de control, y mi favorito, Drácula, tenía el control total. Creo que esa es una parte importante de su atractivo para mí.

Esta entrevista ha sido editada y condensada para mayor claridad.

Publicado originalmente el 28 de octubre de 2016.


Traducido por Norberto Barreto Velázquez

La Operación Pedro Pan fue una de las más crueles de la guerra fría porque conllevó la separación de miles niños cubanos de sus familias. En pleno incremento de las tensiones que llevaron al rompimiento de las relaciones cubano-estadounidenses, a la invasión de bahía de Cochinos y a la crisis de los misiles, el gobierno norteamericano puso en marcha un programa de evacuación de niños cubanos basado en una mentira fabricada por sus organismos de inteligencia. Preocupados por un rumor de que el gobierno revolucionario cubano le iba a quitar la patria potestad de sus hijos por medio de una ley, miles de padres y madres cubanas enviaron sus hijos a Estados Unidos, en donde luego les debían darles alcance.  Sin embargo, por diversos factores que analiza la historiadora Deborah Shnookal, miles de estos niños quedaron varados en territorio estadounidense. Demasiados de ellos no volvieron a tener contacto con su familia.

La Dra. Shnookal es una historiadora australiana dedicada al estudio de la historia cubana. Es investigadora en el Institute of Latin American Studies en La Trobe University y autora  de Operation Pedro Pan and the Exodus of Children from Cuba (University Press of Florida, 2020).

Los interesados en este tema pueden consultar el libro de Yvonne M. Conde, Operation Pedro Pan. The Untold Exodus of 14,048 Cuban Children (Routledge, 1999) y el artículo de Susan Maret y Lea Aschkenas, “Operation Pedro Pan: The Hidden History of 14,000 Cuban Children” (Research in Social Problems and Public Policy, 19, 171–184).


Operación Peter Pan: los 14.000 niños que huyeron del comunismo

Las víctimas olvidadas de la Crisis de los Misiles

Deborah Shnookal

NACLA   18 de octubre de 2022

Hace sesenta años, cuando Moscú y Washington llegaron a un acuerdo que resolvió la crisis de los misiles cubanos en octubre de 1962, el mundo respiró aliviado. Pero para 4,100 de los 14,000 niños cubanos no acompañados que habían llegado a Miami en los 22 meses previos, y que todavía estaban dispersos por todo Estados Unidos, el futuro parecía sombrío. La perspectiva de reunirse con sus familias era más incierta que nunca.

Curiosamente apodada Operación Pedro (o Peter) Pan, el  plan de evacuación de niños cubanos se había iniciado en el período previo a la fatídica invasión de Bahía de Cochinos en abril de 1961. Washington había esperado que al ofrecer refugio a los hijos de activistas anticastristas, más cubanos permanecerían en la isla y participarían en lo que se esperaba que fuera el derrocamiento exitoso de Fidel Castro y detuviera el proceso revolucionario que se aceleraba rápidamente.

Lo que estaba detrás de este éxodo masivo sin precedentes de niños cubanos sigue siendo muy controvertido. En Cuba, a pesar de que nadie fue arrestado o acusado por haber organizado el plan de evacuación, la historia a menudo se relata como un secuestro masivo de los ciudadanos más pequeños de la nación. Por otro lado, la historia de la Operación Pedro Pan ha ayudado a reforzar la política beligerante de Washington hacia la Cuba revolucionaria durante más de medio siglo.

El engaño de “Patria Potestad”

Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en junio de 2017 que estaba  “cancelando” la política hacia Cuba de su predecesor Barack Obama, hizo mención especial del éxodo como evidencia de lo que enfatizó era la “naturaleza brutal del régimen de Castro”.  Al hacerlo, simplemente estaba reiterando lo que se ha convertido  en la visión ortodoxa en los Estados Unidos: que la operación era una misión humanitaria urgente para salvar a los niños cubanos del “adoctrinamiento comunista”.

Deborah Shnookal - Historian, writer, editor - Melbourne, Victoria,  Australia | LinkedInEl puente aéreo fue impulsado por un rumor generalizado de que el gobierno estaba a punto de promulgar una nueva ley que eliminaría la patria potestad. Este engaño sin duda aprovechó los temores, prejuicios e inseguridades entre los cubanos en gran parte blancos y más privilegiados en un clima político altamente volátil. La introducción de guarderías para alentar a las mujeres a participar en la fuerza laboral y el proceso revolucionario, junto con la desegregación, nacionalización y secularización de un sistema educativo previamente altamente discriminatorio y corrupto, también alarmó a los sectores más conservadores de la sociedad cubana.

Los agentes de guerra psicológica de la CIA en Cuba llegaron a imprimir y hacer circular un falso “decreto” del gobierno que describía los planes del gobierno para asumir la custodia de sus ciudadanos más jóvenes. Solo décadas más tarde algunos ex agentes como Antonio Veciana expresaron su sincero pesar por su participación en la perpetración de este fraude.

En la atmósfera de la Guerra Fría, la publicidad sobre la difícil situación de los pequeños exiliados cubanos alimentó la propaganda estadounidense contra la revolución en el país y en el extranjero. Un documental desgarrador con un niño triste y solitario fue hecho y distribuido por la United States Information Agency, y los llamamientos para las familias de acogida publicados en los periódicos estadounidenses declararon sin rodeos: “Podemos pensar en pocas maneras mejores de ‘luchar contra el comunismo’ que cuidar a los niños que huyen de él”.

Los Pedro Pan fueron exhibidos como celebridades anticomunistas junior en las funciones de la Legión Americana y la Iglesia Católica para contar sus historias de horror de la Cuba de Castro, y sus “salvadores“ fueron aclamados como héroes.

Del “rescate” al aislamiento

El puente aéreo fue facilitado por una política de inmigración extraordinaria, políticamente motivada y sin precedentes. Durante los años de Trump, los hijos de familias centroamericanas y otras familias migrantes fueron brutalmente arrancados de los brazos de sus padres en nombre de una política de “tolerancia cero” hacia los indocumentados que ingresan. En contraste, después de la Revolución Cubana, el padre (más tarde monseñor) Bryan Walsh, un joven sacerdote que dirigía un pequeño personal en la Oficina Católica de Bienestar en Miami, recibió el visto bueno del Departamento de Estado para firmar exenciones de visa para tantos niños cubanos como sus padres quisieran despachar.

Se estableció un programa de cuidado de crianza financiado con fondos federales  (el Cuban Children’s Programs), y en pocos años se había convertido en una parte importante del presupuesto de refugiados del gobierno federal. Lejos de ser superados por el pánico por la supuesta amenaza a las mentes de los niños y los derechos de los padres, algunas familias cubanas vieron esto como una oportunidad para una muy codiciada “beca” (o beca) para que sus hijos estudien y aprendan inglés en el Norte, un factor que con frecuencia se pasa por alto en los relatos de la operación.

Para octubre de 1962, el plan de evacuación de niños había cumplido en gran medida su propósito en las guerras encubiertas y de propaganda de Washington  contra la Revolución Cubana. Las redes anticastristas en Cuba en las que se había basado la operación se debilitaron significativamente. Más importante aún, sin embargo, el puente aéreo ya no era viable después de la cancelación de vuelos directos entre los Estados Unidos y Cuba.

En este punto, la política de Estados Unidos hacia Cuba se volvió aislacionista, haciendo que la emigración de la isla fuera más difícil y costosa ya que los cubanos tenían que viajar a través de terceros países. Esto obstaculizó significativamente la posibilidad de reunir a los niños varados con sus familias. Además, el número de niños que requerían colocación era abrumador para las agencias de cuidado de crianza en Florida y en otros lugares, y los jóvenes cubanos que llegaban a Miami durante 1962 a menudo tenían más probabilidades de ser enviados a orfanatos y otras colocaciones inapropiadas si no podían ser reclamados por familiares o amigos.

Estos cambios de política resaltaron las justificaciones defectuosas para el programa: ¿las mentes de los niños que permanecen en Cuba ya no estaban en peligro? ¿Por qué detener el esfuerzo de evacuación, incluso si era más difícil en este momento?

Como reconoció el ex diplomático estadounidense en La Habana Wayne Smith, “ahora sabemos que los rumores [sobre la ley ‘patria potestad’] eran falsos. Los niños [que se quedaron en Cuba] no fueron separados de sus familias, por lo que la dolorosa experiencia no fue realmente necesaria”.

La generación Pedro Pan crece

¿Qué pasó con esos miles de jóvenes cubanos que se encontraron varados por los trascendentales acontecimientos de octubre de 1962? La mayoría, pero no todos, se reunieron con sus familias cuando comenzaron los llamados Vuelos de la Libertad de Cuba a los Estados Unidos en diciembre de 1965. Sin embargo, varios meses después, entre el 5 y el 10 por ciento de los Pedro Pan aún no se habían reunido con al menos uno de los padres. Alrededor del 3 por ciento nunca volvió a conectarse con sus familias, y solo un puñado de ellos regresó a vivir en Cuba.

Operación Peter Pan: así la CIA trasladó secretamente a EE.UU. y España más  de 14 mil niños cubanos sin acompañantes › Hoy en la Historia › Granma -  Órgano oficial del PCC

Cuando las familias finalmente se reunieron, en ciudades y pueblos de todo el país donde los niños habían sido enviados, a muchos les resultó imposible continuar donde lo habían dejado, especialmente aquellos que habían estado separados durante años. Por lo tanto, aunque los Pedro Pan eran de hecho “niños que podían volar como Peter Pan” en el “juego de hadas” original de J.M. Barrie, la metáfora del éxodo resultó trágicamente irónica. A diferencia del personaje de cuento que nunca creció, muchos de los jóvenes cubanos pronto se encontraron solos en una tierra extranjera y obligados a crecer demasiado rápido.

Con los años, la historia de la huida desesperada de los niños cubanos se convirtió en clave para la base ideológica de la comunidad de exiliados cubanos. Continúa justificando el poder político y los privilegios especiales que los inmigrantes cubanos aún esperan y disfrutan como refugiados “políticos” y no “económicos”. De hecho, algunos cubanoamericanos se enfurecieron recientemente cuando el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, se atrevió a comparar a los niños no acompañados de América Central que intentan cruzar la frontera hoy con la huida de los Pedro Pan de la “Cuba comunista”.

Recordemos a Carlos Muñiz VarelaUn final trágico es la paradójica historia de Carlos Muñiz Varela, quien fue asesinado a la edad de 26 años por los mismos exiliados anticastristas que supuestamente lo habían rescatado como un Pedro Pan. Junto con su madre y su hermana, Carlos se estableció en Puerto Rico, donde fue influenciado por el movimiento independentista de la isla. Como estudiante, se unió a un grupo de jóvenes cubanoamericanos que buscaban un diálogo y reconciliación con su tierra natal. Las visitas de estos jóvenes emigrados a Cuba, sin embargo, provocaron una reacción violenta de la comunidad de exiliados. Aunque la organización terrorista en el exilio Omega 7 se atribuyó la responsabilidad del crimen, nadie fue acusado por el asesinato a sangre fría de Carlos.

“Mi madre tomó la decisión de enviarme [fuera del país]”, comentó Silvia Wilhelm, ex Pedro Pan, “pero la decisión de regresar fue mía”.  Sintió la necesidad de regresar “para cerrar el círculo y hacer las paces con nosotros mismos, nuestra historia y nuestro país”. Para muchos padres, sin embargo, tales visitas de retorno desafiaron no solo su dolorosa decisión de enviar a sus hijos fuera del país solos, sino su propia identidad como comunidad de exiliados.

Un ex Pedro Pan reflexionó enojado: “Comencé a sentirme parte de un gran engaño de una enorme máquina manipuladora … Lo que había sucedido es que los estadounidenses estaban utilizando a los cubanos: la salida de los niños había sido una herramienta de propaganda. Y lo que salió de los campamentos [de niños de Miami] fue una generación herida”.

Muchas familias cubanas permanecen divididas hoy, política y geográficamente. Sesenta años después, recordar la trágica historia de la Operación Pedro Pan arroja luz sobre cuán efectivamente los sentimientos familiares naturales fueron manipulados por la propaganda de la Guerra Fría y cómo los niños cubanos quedaron atrapados en un juego de poder político internacional. Aunque poco conocido entre la población en general en los Estados Unidos, el episodio sigue siendo una piedra de toque en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y todavía se recuerda con gran amargura en ambos lados del Estrecho de Florida.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

 

Crecí viendo películas y series sobre la segunda guerra mundial. Este tal vez  sea el origen de mi fascinación por las películas que tratan temas históricos y, en especial, bélicos. Hijo de una colonia estadounidense, no pude escapar de la gran producción de obras fílmicas exaltando la participación de Estados Unidos en la segunda guerra mundial. A mi mente vienen imágenes de John Wayne combatiendo a los japoneses en Iwo Jima, de Vic Morrow enfrentando con su tommy gun  en mano a los nazis  o del coronel Hogan y sus héroes engañando a sus carceleros.

Una de las figuras más destacadas de la segunda guerra mundial es, sin lugar a dudas, Douglas McArthur; quien como prometió, regresó a las Filipinas. Comparto este corto escrito de Donal R. McClarey sobre libros y películas dedicadas a esta controversial figura.

Para ver video, ir aquí


MacArthur in Film - YouTube

Big Mac en películas

Donald R. McClarey

Almost Chosen People    18 de octubre de 2022     

Me pregunto qué habría pensado MacArthur de estas versiones cinematográficas de sí mismo.  Probablemente algo picante sin duda, al menos en privado.

Más de medio siglo después de su muerte, el general Douglas MacArthur sigue fascinando, como Francis P. Sempa demostró en un post en Real Clear Defense:

“En 2015, el prolífico y popular historiador militar Winston Groom (más conocido como el autor de Forrest Gump) elogió a MacArthur (junto con Marshall y Patton) en The Generals como un soldado excepcionalmente bueno y un gran capitán, que era tan valiente como un león, audaz como un toro, y audaz e inventivo en “reunir enormes ejércitos victoriosos”. MacArthur, escribe Groom, sirvió a su país con distinción, y su memoria “enriquece la confianza nacional”.

La Guerra del fin del mundo de James Duffy, que apareció a principios de este año, proporciona una historia detallada de la campaña de MacArthur en Nueva Guinea, que durante mucho tiempo ha sido injustamente eclipsada por las batallas de islas de la Marina y los Marines en el Pacífico Central.

MacArthur at War: World War II in the Pacific de Walter Borneman acaba de ser publicado. Borneman, al igual que otros biógrafos de MacArthur, señala los defectos de carácter del general, pero enfatiza el sentido de misión de MacArthur, la brillantez estratégica y los “principios rectores del deber, el honor y el país”.

Lo más esperado, sin embargo, es la nueva biografía de Arthur Herman, recién lanzada este mes, titulada Douglas MacArthur: American Warrior. Con 960 páginas, rivaliza con los tratamientos de un volumen más completos de MacArthur hasta la fecha: American Caesar de William Manchester y Old Soldier’s Never Die de Geoffrey Perret.

A finales de este otoño, The General vs. the President: MacArthur and Truman at the Brink of Nuclear War de H.W. Brands está programado para ser lanzado y, con suerte, proporcionará un tratamiento más justo de la controversia Truman-MacArthur que la historia convencional que trata a Truman como santo y MacArthur como pecador.  La verdad, como de costumbre, es más compleja”.

Vaya aquí para leer el resto.  Durante mucho tiempo he pensado que la clave para entender a MacArthur es que, en muchos sentidos, fue una extraña combinación de los siglos XIX y XXI, arrojado a la deriva por el destino en el siglo XX.

War Hero Cinema: Gary Cooper and Gregory Peck as LR natives | Little Rock  Culture Vulture

Siglo XIX en su oratoria rotunda, su odio a los teléfonos, su deseo de reuniones cara a cara y su falta de comprensión de la política y las costumbres contemporáneas, y el siglo 21 en su comprensión de que Asia es más importante para el futuro de América que Europa, su exitoso ejemplo de rehabilitación de una nación deshonesta y en su comprensión de que las operaciones combinadas cuidadosamente planificadas y ejecutadas fueron un multiplicador de fuerza necesario para un adverso a los Estados Unidos. Bajas.  No es de extrañar que tanto sus admiradores como sus detractores en ese momento vieran a MacArthur casi como un fenómeno de la naturaleza, y por lo general fallaran en entender a este más complicado de todos los grandes líderes militares estadounidenses.

Un verdadero genio militar, esta faceta del hombre ha sido oscurecida por sus grandes fracasos, una actuación mediocre, para ser caritativa, en las etapas iniciales de su defensa de Filipinas y su desastroso fracaso para planificar la intervención china en la Guerra de Corea, pero quizás más por sus grandes éxitos, operando en una cuerda de zapato logístico,  a miles de kilómetros de los Estados Unidos, hizo que todo pareciera simple por su habilidad sobrenatural para usar los recursos disponibles con habilidad consumada, superando rutinariamente a los oponentes japoneses capaces, y haciendo grandes avances a un costo relativamente pequeño en la vida de sus hombres.

Watch The Hunted | Prime Video

La vanidad y el talento de MacArthur para el drama también ayudan a ocultar que en el fondo era un hombre decente que, en un siglo manchado de sangre, trató de minimizar dónde podía el sufrimiento humano, ya fueran prisioneros de guerra estadounidenses o la población de Japón después de la guerra.  Lo ames y lo odies, MacArthur es en muchos sentidos una figura contemporánea, y un estudio detallado de su vida no es meramente de valor histórico.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

Mi mejor recuerdo es que tuve conocimiento de la figura de Ricardo Flores Magón gracias a un libro que compré a los 17 años en una feria  del Instituto de Cultura Puertorriqueña. No tengo idea de cómo el  libro de un anarquista llegó a esa feria, pero gracias a ello pude acceder a las ideas de uno de los grandes intelectuales revolucionarios de América Latina. La intensidad y radicalismo de su contenido me causaron una gran impresión. Desde entonces le guardo una gran admiración y respeto al padre intelectual de la Revolución Mexicana.  No recuerdo qué fue de ese libro. Tal vez lo perdí al prestarlo o puede que siga entre los libros que esperan a que los rescate en la que fue mi casa de adolescente.

Hoy comparto un escrito del historiador Geraldo Cadava que es una combinación de artículo y reseña. Cadava reseña el libro de Kelly Little Herandez  Bad Mexicans: Race, Empire, and Revolution in the Borderlands (W. W. Norton & Company, 2022), acompañando sus comentarios de su propio análisis de la fugura de Flores Magón. El resultado es un  trabajo extraordinario que deja claro el papel que jugó el gobierno estadounidense en la persecución de Flores Magón y sus seguidores, exiliados en Estados Unidos.

Geraldo Cadava es profesor de History and Latino Studies en Northwestern University. Posee un doctorado en Historia de la Universidad de Yale. Sus áreas de especialización son la historia de los latinos en Estados Unidos, las tierras fronterizas entre Estados Unidos y México, la inmigración latinoamericana a los Estados Unidos y la política estadounidense.

Es autor de dos libros. The Hispanic Republican: The Shaping of An American Political Identity, from Nixon to Trump (2020) y  Standing On Common Ground: The Making of a Sunbelt Borderland (2013).

Kelly Lytle Hernández es profesora de Historia, Estudios Afroamericanos y Planificación Urbana en UCLA, donde ocupa la Cátedra Thomas E. Lifka en Historia y es la directora del Centro Ralph J. Bunche para Estudios Afroamericanos en UCLA. Hernández es la autora de Migra! A History of the U.S. Border Patrol (2010) y de City of Inmates: Conquest, Rebellion, and the Rise of Human Caging in Los Angeles (2017).


 

Captura de Pantalla 2022-10-11 a la(s) 22.53.31.png

El anarquista autor de la Revolución Mexicana

Geraldo Cadava

The New Yorker      5 de octubre de 2022

En 1901, Ricardo Flores Magón, periodista y disidente político de unos veinte años, se subió al escenario del Teatro de la Paz, en San Luis Potosí, México, y denunció al presidente Porfirio Díaz. “¡El gobierno de Díaz es una guarida de ladrones!”, gritó, no una, ni dos, sino tres veces. La multitud de liberales anti-Díaz se sentó con incredulidad. Es posible que estuvieran de acuerdo con el sentimiento: Díaz había robado a demasiados mexicanos sus tierras, derechos y salarios. Pero no lo habían escuchado expresado tan descaradamente. Al principio, silbaron. Finalmente, pisotearon con sus pies y aplaudieron en voz alta. El hombre que había convocado la reunión, Camilo Arriaga, admirador de los críticos europeos del capitalismo y el poder estatal como Karl Marx y Mikhail Bakunin, se preguntó: “¿A dónde nos lleva este hombre?”

En el momento de la reunión en San Luis Potosí, México era un polvorín. Díaz había ocupado el poder durante dos décadas con el apoyo de secuaces armados llamados rurales, espías que escuchaban susurros de disidencia y poderosos intereses empresariales y políticos en México y Estados Unidos. Díaz había modernizado y traído estabilidad a una joven nación que, antes de él, tenía más de treinta líderes en sus primeros cincuenta años, pero, debido a sus tácticas despiadadas, sus oponentes habían trabajado para destronarlo desde los primeros años de su Presidencia.

La familia de Flores Magón no estaba entre ellos al principio. Su padre había luchado por Díaz, pero en 1901, después de que Díaz había persuadido al Congreso mexicano para que alterara la constitución para permitir su gobierno continuo, Flores Magón y sus hermanos se habían convertido en disidentes. El radicalismo de Ricardo Flores Magón ayudó a desencadenar la Revolución Mexicana. Los intelectuales liberales y radicales eran algunos de sus asociados más cercanos, y los trabajadores pobres eran sus seguidores: los magonistas. Se comunicó con ellos a través de un periódico que fundó en 1900, llamado Regeneración. Al principio, el periódico se opuso a la corrupción de quienes apuntalaron el régimen de Díaz, incluidos policías, abogados y jueces, pero a finales de año, cuando Díaz estaba a punto de jurar para su quinto mandato consecutivo, apuntó directamente al propio Díaz. Los disidentes en todo México se dieron cuenta, y Regeneración circuló ampliamente, lo que le valió a Flores Magón la invitación para hablar en San Luis Potosí. Díaz también estaba tomando nota.

Después del estruendoso discurso de Flores Magón, regresó a la Ciudad de México. La represión de Díaz contra él fue rápida. Díaz encerró a Flores Magón en el sótano oscuro y lleno de aguas residuales de la prisión de Belem en la Ciudad de México. La policía allanó la oficina de Regeneración y cerró su imprenta. Después de la liberación de Flores Magón, concluyó que no podía emprender su campaña contra Díaz desde la capital de la nación, por lo que huyó hacia el norte a Laredo, Texas.

Dedica CDMX a Ricardo Flores Magón el 2022 – Luces del Siglo

Cuando Flores Magón se vio obligado a exiliarse en los Estados Unidos y Canadá, Regeneración fue publicado y distribuido desde ciudades de toda América del Norte. En el apogeo de su influencia, en 1905, el periódico tenía casi veinte mil suscriptores. Los lectores incluyeron a sus compañeros revolucionarios Francisco Madero y Emiliano Zapata, quienes hicieron suyo un  lema de Regeneración: “Tierra y Libertad”.

Trabajando en los Estados Unidos, los magonistas se convirtieron en una amenaza aún mayor para Díaz. Establecieron formalmente el Partido Liberal Mexicano (P.L.M.) en 1905, como el brazo político de su movimiento. En 1906, comenzaron a construir un ejército que, dos años más tarde, estaba lanzando incursiones militares en el norte de México.

Las tierras fronterizas no estaban lo suficientemente lejos como para evadir a Díaz. Los tentáculos de su régimen llegaron a la frontera norte de México, a lo profundo de los Estados Unidos e incluso a Canadá. Con la cooperación de agentes estadounidenses, los funcionarios mexicanos persiguieron a Flores Magón en San Antonio, St. Louis, Montreal y Los Ángeles, donde la policía lo alcanzó el 23 de agosto de 1907.

Flores Magón pasó los últimos quince años de su vida dentro y fuera de prisión en los Estados Unidos, condenado por delitos desde espionaje hasta violación de la neutralidad de los Estados Unidos, por sus esfuerzos para desencadenar una revolución contra Díaz desde suelo estadounidense. Durante este período, reveló su política anarquista, lo que llevó a muchos aliados a abandonarlo. Murió en Fort Leavenworth en 1922, doce años después del comienzo de la revolución que ayudó a encender. Desde Leavenworth, Flores Magón escribió que una pluma había sido “la única arma que he empuñado”, “el arma que me acompañó a través de los infiernos de una lucha de treinta años por lo que es hermoso”. Estaba perdiendo la vista rápidamente, y cuando eso sucediera, lamentó, su pluma sería “tan inútil como una espada rota”.

Captura de Pantalla 2022-06-02 a la(s) 20.57.43

Kelly Lytle Hernández, historiadora de U.C.L.A., cuenta la historia de Ricardo Flores Magón y sus seguidores en su nuevo libro, Bad Mexicans: Race, Empire, and Revolution in the Borderlands (W. W. Norton & Company). “Malos mexicanos” es como Díaz llamaba a sus oponentes. Pero en lugar de bandidos, estafadores, agitadores y enemigos mortales, como los caracterizó Díaz, los mexicanos “malos” de Lytle Hernández fueron, y son, los desposeídos, explotados, marginados, pobres de clase trabajadora, quienes, cuando trabajan juntos por causa común, pueden derrocar dictadores. Los  líderes magonistas que dieron forma a la plataforma política del colectivo fueron socialistas y anarquistas que no siempre estuvieron de acuerdo. Las bases, como los describe Lytle Hernández, eran “hombres y mujeres pobres, en su mayoría mineros, trabajadores agrícolas y recolectores de algodón, muchos de ellos desplazados de México cuando el presidente Díaz entregó sus tierras a inversionistas extranjeros”. Querían recuperar sus tierras y deshacerse de Díaz “por todos los medios”, por cualquier medio necesario. Ayudaron a desencadenar una revolución.

La llegada de la Revolución Mexicana no es un tema nuevo para los historiadores. Durante décadas, han debatido qué encendió el conflicto de una década, de 1910 a 1920, y qué intereses lo impulsaron. ¿Eran sus principales protagonistas reformadores de clase media y alta, forajidos en el norte, campesinos rurales en el sur o trabajadores urbanos? ¿Estaban luchando sólo por la destitución de Díaz y la restauración de las elecciones democráticas, o estaban interesados en una transformación más fundamental? Estas facciones lucharon por el poder y a veces se asesinaron entre sí mientras competían por dar forma y remodelar el México posterior a Díaz.

Porfirio Díaz - Real Life Villains Wiki

Porfirio Díaz

La contribución de Lytle Hernández es su enfoque en los magonistas radicales y la colaboración del gobierno de estados Unidos con Díaz para combatirlos. Los historiadores y los políticos los han reconocido durante mucho tiempo como “precursores” de la Revolución. Los radicales políticos de ambos lados del Atlántico han expresado admiración por los magonistas durante un siglo. Los magonistas han recibido cierta atención, pero menos que figuras como Francisco (Pancho) Villa, líder de la División del Norte, de Chihuahua, México. Fotógrafos, cineastas y periodistas siguieron sus hazañas. Fue un revolucionario hecho para Hollywood. También lo fue Emiliano Zapata, el líder agrario de Morelos, México, quien inspiró la película de Elia Kazán de 1952, “¡Viva Zapata!”, protagonizada por Marlon Brando como un Zapata bastante poco convincente.

No hay una película de Hollywood sobre los magonistas, aunque leer “Malos mexicanos” es como ver una. Se mueve de escena en escena mientras los personajes hacen proclamaciones audaces, escriben cartas en código, escapan de las garras de los agentes del gobierno, se involucran románticamente, se calumnian unos a otros, son arrestados y encarcelados, y viven y mueren por la espada, el arma y la pluma. La escena del arresto de Flores Magón en agosto de 1907 es particularmente dramática. Dos detectives privados habían estado rastreando a Flores Magón durante meses. Para cuando lo alcanzaron, habían solicitado la ayuda del Departamento de Policía de Los Ángeles. Dos detectives mexicano-estadounidenses de L.A.P.D., Tomás Rico y J. F. Talamantes, irrumpieron en la casa donde se alojaba, y se produjo una pelea de una hora de duración. Rompieron platos y sillas en el interior, luego pelearon en el patio, donde Flores Magón cayó al suelo, ensangrentado e inconsciente. Rico y Talamantes ataron a Flores Magón con cuerdas. Una vez que fue revivido, Flores Magón pateó y gritó, como un “clawing cat”, informó Los Angeles Times, todo el camino a la cárcel. El empresario de Los Ángeles Edward Doheny, propietario de una empresa mexicana que producía la mayoría del petróleo de México, celebró organizando una lujosa fiesta.

Rico y Talamantes habían arrestado a Flores Magón sin una orden judicial ni cargos formales, por lo que parecía por un breve período que sería liberado. Pero los gobiernos de México y Estados Unidos habían estado ideando un plan que resultó exitoso: Flores Magón sería acusado de violar la Ley de Neutralidad de Estados Unidos, por intentar incitar a una revolución en México, una nación amiga, desde dentro de los Estados Unidos.

Lytle Hernández reconstruye la historia magonista a partir de sus escritos en Regeneración, recortes de periódicos, libros e historias sobre ellos, y miles de cartas interceptadas por agentes mexicanos y estadounidenses, que compartieron entre sí y con sus jefes en la Ciudad de México y Washington, D.C., respectivamente. Estas cartas están seleccionadas para investigadores en archivos administrados por los gobiernos de México y Estados Unidos, como la Secretaría de Relaciones Exteriores y los archivos de Porfirio Díaz en la Ciudad de México, y los  National Archives and Records Administration en College Park, Maryland, donde han inspirado un puñado de libros recientes, incluido Redeeming La Raza de Gabriela González, el trabajo de Nicole M. Guidotti-Hernández “Archiving Mexican Masculinities in Diaspora, y el de Sonia Hernández titulado For a Just and Better World. Es irónico que una explicación completa de la historia de los magonistas solo sea posible gracias a la preservación de los archivos por parte de los gobiernos que los anarquistas esperaban desterrar de la existencia.

181 Anarquista, revolucionario e idealista: Ricardo Flores Magón - YouTube

Cuando Díaz llegó al poder, uno de sus partidarios argumentó que los mexicanos estaban menos preocupados por los derechos y más preocupados por el pan. Dijo: “Ya hemos promulgado innumerables derechos, que solo producen angustia y malestar en la sociedad. Ahora probemos un poco de tiranía, pero una tiranía honorable, y veamos qué resultados trae”.

El enfoque de Díaz logró resultados: no hubo más golpes de Estado ni invasiones extranjeras, la salud de los mexicanos mejoró, las tasas de alfabetización aumentaron y México se electrificó. El lema de su régimen era “Orden y Progreso”. Pero el costo del orden y el progreso fue la represión violenta de la disidencia. Díaz encarceló o ejecutó a quienes lo desafiaron públicamente, erosionó los principios democráticos de la Constitución de 1857, amañó las elecciones e impuso su voluntad al Congreso mexicano, al que llamó su “manada de caballos mansos”.

Díaz literalmente vendió México a intereses extranjeros. Millones de acres fueron vendidos a compañías agrícolas, ferroviarias y mineras de los Estados Unidos. El noventa y ocho por ciento de la población rural e indígena de México se quedó sin tierra, mientras que los empresarios estadounidenses y los mexicanos de élite que colaboraron con ellos se enriquecieron. Las familias Guggenheim, Rockefeller y Doheny en los Estados Unidos, y las familias Terrazas y Madero en México, entre muchas otras, cosecharon las ganancias del gobierno de Díaz. Como resultado, titanes como Andrew Carnegie afirmaron que Díaz fue “uno de los gobernantes más grandes del mundo, quizás el más grande de todos, tomando en consideración la transformación que ha hecho en México”.

La política de Flores Magón en los primeros años de su carrera fue moldeada por un enfoque en derrocar al propio Díaz. Criticó al régimen por atender a capitalistas extranjeros y nacionales en lugar de trabajadores, sus tendencias antidemocráticas y su robo de tierras en manos de pueblos rurales e indígenas. De acuerdo con Lytle Hernández, los magonistas argumentaron que un golpe a Díaz sería un golpe a los inversionistas estadounidenses, porque, sin Díaz, “ya no podrían hacer y multiplicar sus fortunas en México”. Y un golpe a los capitalistas sería una bendición para el movimiento obrero estadounidense, porque los empleadores tendrían menos recursos con los que reprimir a sus empleados. La plataforma del P.L.M. de 1906 propuso una prohibición de la inmigración china, pero Lytle Hernández afirma que Flores Magón probablemente se opuso. Para él, fue el capitalismo el que fomentó el “odio racial”.

Flores Magón fue en algunos aspectos feminista, denunciando el matrimonio como una institución que “ponía a la esposa bajo la custodia del marido”. También argumentó que las mujeres deberían tomar las armas. Sin embargo, él y otros magonistas criticaron las relaciones entre personas del mismo sexo y no siempre desafiaron los roles de género tradicionales. “Tu deber es ayudar al hombre”, decía un artículo en Regeneración, publicado el 24 de septiembre de 1910, justo antes del estallido de la Revolución. Aún así, las mujeres desempeñaron papeles importantes en el movimiento. Una magonista en Texas fue una poetisa llamada Sara Estela Ramírez. Después de leer Regeneración por primera vez, comenzó un club para simpatizantes locales del movimiento, así como su propio periódico feminista. Las mujeres también contrabandeaban cartas a  los líderes magonistas en la cárcel, y cuando los hombres fueron encarcelados mantuvieron unido al movimiento.

La compañera de vida de Flores Magón, María Brousse, a quien había conocido poco después de llegar a Los Ángeles, manejaba toda la correspondencia magonista enviada hacia y desde Los Ángeles. Ella cobijó a los magonistas cuando pasaban por la ciudad. Flores Magón dijo de ella: “Ella está preparada para cualquier excursión sin importar cuán peligrosa sea. Ella no pregunta si estará en peligro de muerte. Ella simplemente se entrega a la causa. Tal abnegación no se encuentra entre nuestros hermanos”.

Los magonistas evadieron el alcance del gobierno mexicano al buscar refugio en California, Arizona y Texas. Planearon redadas que se llevaron a cabo en el norte de México. Algunos de sus seguidores más leales eran inmigrantes mexicanos que vivían en las tierras fronterizas y experimentaron la violencia de “Juan Crow”, el análogo de la era de Jim Crow para los mexicanos y los mexico-americanos, durante la cual se mantuvieron fuera de ciertas escuelas y restaurantes, y se convirtieron en víctimas, como lo expresó un artículo en Regeneración, de la “turba racista o la policía abusiva que,  embriagado con el espíritu salvaje de Lynch, ha ensangrentado sus manos, cobrándose la vida de inocentes e indefensos”.

Públicamente, el régimen de Díaz trató de tranquilizar a los inversionistas mexicanos y estadounidenses de que los magonistas eran solo una molestia menor. En privado, Díaz entendió la amenaza que representaban y trató de aplastarlos. Envió a sus oficiales más leales tras los magonistas, para planear secuestros, interceptar el correo y rogar a los funcionarios estadounidenses que tomaran en serio su desafío. Argumentó repetidamente que la inestabilidad y el cambio de régimen no serían buenos para las inversiones estadounidenses. Inversores y políticos apoyaron a Díaz hasta sus últimos meses en el cargo.

Lytle Hernández agrega a los magonistas a la lista de amenazas que llevaron al establecimiento de la Oficina de Investigaciones, el precursor del FBI, en 1908. Entre los más citados se encuentran los anarquistas europeos, la mafia, los traficantes sexuales y el fraude de tierras, pero Lytle Hernández muestra cómo el gobierno de los Estados Unidos construyó un estado de vigilancia moderno en respuesta a los magonistas también. Una de las primeras tareas de la Oficina de Investigación fue seguir a los magonistas de escondite en escondite. Los magonistas también forzaron conversaciones entre funcionarios estadounidenses y mexicanos sobre la extradición, las leyes que rigen la apertura del correo enviado a través del Servicio Postal de los Estados Unidos y si los magonistas violaron las leyes de neutralidad de los Estados Unidos. El establecimiento del FBI en respuesta a los magonistas describe cómo el gobierno de los Estados Unidos se ha acercado a las tierras fronterizas como un punto de entrada para individuos e ideas peligrosas durante más de un siglo.

RICARDO FLORES MAGÓN… ¿ZAPATISTA? - MIR MEXICO

A lo largo de la vida del movimiento magonista, sus miembros socialistas y anarquistas debatieron si desafiarían electoralmente a Díaz a través del P.L.M. Parecía una posibilidad en los primeros años del movimiento, cuando los socialistas persuadieron a Flores Magón para que suprimiera su anarquismo en los pronunciamientos oficiales. Pero, cuando estalló la Revolución, los socialistas en el  movimiento magonista abandonaron a Flores Magón o fueron rechazados por él. Los miembros restantes de La Junta eran anarquistas comprometidos.

Para cuando comenzó la Revolución, en noviembre de 1910, las fuerzas anti-Díaz se habían reunido alrededor de Madero, quien trazó un curso más moderado, pidiendo la destitución de Díaz, pero no la destrucción del estado mexicano. Funcionarios del gobierno en México y Estados Unidos reconocieron que la marea se había vuelto en contra de Díaz. Sus partidarios incondicionales en los Estados Unidos se negaron a acudir en su ayuda. Díaz propuso cumplir su mandato, pero juró que no se presentaría a la reelección. Los opositores de Díaz, cuyas filas crecían cada día, insistieron en que renunciara de inmediato.

Después de casi treinta años, Díaz finalmente dejó vacante la Presidencia el 9 de mayo de 1911. Abordó un barco con destino a Francia, para nunca regresar. Unos meses después de que Díaz se fuera, Madero se convirtió en el Presidente de México. Siguiendo el curso de la Revolución desde la barrera, Flores Magón todavía trató de dar forma a sus ideas animadoras.

En septiembre de 1911, Flores Magón y sus aliados restantes publicaron un nuevo manifiesto magonista. En él, se identificó abiertamente como anarquista por primera vez. Estaba consternado de que los mexicanos se estuvieran uniendo detrás de moderados como Madero. Todos los líderes prometían “libertad política”, escribieron, pero sólo su movimiento ayudaría a los mexicanos marginados a “tomar las tierras, la maquinaria, los medios de transporte y las casas de inmediato, sin esperar a que nadie te diera todo esto, sin esperar a que alguna ley decrete estas cosas, porque las leyes no las hacen los pobres, sino los patrones revestidos de que se protegen bien de hacer leyes en detrimento de su propia casta”.

En términos prácticos, la visión de Flores Magón se basaba en la abolición de la propiedad privada, lo que necesariamente significaría “la aniquilación de todas las instituciones políticas, económicas, sociales, religiosas y morales que conforman el ambiente dentro del cual se sofoca la libre iniciativa y la libre asociación de los seres humanos”. Sin la propiedad privada, continuaron, “no habría razón para el gobierno, que es necesario únicamente con el propósito de mantener a los desheredados dentro de los límites en sus disputas o en sus rebeliones contra aquellos que poseen la riqueza social; tampoco habría razón para la iglesia, cuyo único objetivo es estrangular la rebelión humana innata contra la opresión y la explotación a través de la predicación de la paciencia, la resignación y la humildad, y acallando el llamado del más poderoso y fértil de los instintos a través de penitencias inmorales, crueles e insalubres”.

Para cuando articuló su visión radical, pocos estaban escuchando. Las suscripciones a Regeneración estaban disminuyendo. El número de líderes centrales había disminuido a solo un puñado de devotos. La crudeza de la posición de Flores Magón alienó incluso a Mother Jones, quien concluyó que los magonistas restantes eran “uno y todos una combinación de fanáticos irracionales, sin lógica en sus argumentos”. Pero Flores Magón también fue criticado por no estar lo suficientemente comprometido. Uno de los magonistas más militantes, Práxedis Guerrero, preguntó: “¿Son ustedes hombres?”, cuando Flores Magón y un puñado de otros decidieron quedarse en Los Ángeles para escribir para Regeneración en lugar de unirse a él en la batalla.

Sin embargo, en la mente de los seguidores de Flores Magón, incluso de aquellos que eventualmente abandonarían su causa, sus ideas habían ayudado a inspirar una revolución. Cuando Flores Magón murió, en 1922, Antonio Díaz Soto y Gama, un ex magonista que se había convertido en congresista mexicano, lo llamó el “autor intelectual” de la Revolución.

Twitter 上的 Calendario Cívico:"7 | 1900. Sale el periódico “Regeneración”,  fundado por los hermanos Flores Magón. Se caracterizó por su crítica al  gobierno de Porfirio Díaz y por plantear en sus páginas

Al igual que Flores Magón, la pluma de Lytle Hernández es su espada; su escritura es un monumento a la creencia de que el lenguaje puede cambiar el mundo. Tanto como cualquier historiadora, ha arrojado luz sobre las injusticias del racismo sistémico, la crueldad de la policía de inmigrantes y la “supremacía de los colonos blancos”, como ella lo describe, lo que ha llevado al encarcelamiento masivo de personas negras y marrones durante mucho tiempo. Ella mantiene encendida la antorcha del activismo radical, especialmente para liberales y progresistas en busca de inspiración histórica para sus luchas en curso contra la brutalidad policial por motivos raciales y un sistema capitalista explotador que empodera a los patrones en lugar de a los trabajadores.

Su primer libro, Migra!, publicado en 2010, es una historia de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos que pone al descubierto la discriminación racista experimentada por los inmigrantes mexicanos y la complicidad del gobierno mexicano en ella. Su segundo libro, City of Inmates, es una amplia historia de la “jaula humana” en Los Ángeles. Sus páginas finales, “The Rebel Archive”, no están escritas por Lytle Hernández sino, más bien, por los activistas y organizadores con los que está en diálogo. Ella les da las palabras finales, que establece una conversación entre la historia que ha escrito y el momento presente.

Para Lytle Hernández, los magonistas ofrecen dos lecciones principales para hoy. La primera es que los mexicanos y los méxico-americanos como ellos, y los latinos en general, deben ser reconocidos como “actores importantes en la historia de los Estados Unidos”, en lugar de ser “desviados a un segundo plano”. Esto es indiscutible, pero se siente soso teniendo en cuenta que las personas sobre las que escribió eran revolucionarios con la intención de eliminar las instituciones estatales. La segunda lección tiene más de un impacto: la gente común que era magonista ­–migrantes, exiliados, trabajadores agrícolas, aparceros, mineros, intelectuales– constituían una “fuerza política extraordinaria”. Pero aquí su legado es menos claro.

Regeneración (periódico) - Wikipedia, la enciclopedia libreComo lo ve Lytle Hernández, los magonistas tuvieron mucho éxito. Un grupo relativamente pequeño de intelectuales y mexicanos comunes ayudó a derrocar a políticos poderosos, intereses comerciales y fuerzas bien armadas en México y los Estados Unidos. Muchas de sus ideas fueron incorporadas en la constitución mexicana de 1917, que se apropió y redistribuyó la tierra, y despojó a la Iglesia Católica de la autoridad. Ella concluye: “En el proceso de confrontar al régimen de Díaz en México, sacudieron el taller del imperio estadounidense, desafiaron la línea de color global, amenazaron con desentrañar la industrialización del oeste estadounidense y alimentaron el aumento de la policía en los Estados Unidos. . . . Algunas de las personas más poderosas de la tierra trataron de reprimirlos a ellos y a su historia, pero Ricardo Flores Magón y los magonistas alteraron el curso de la historia, definiendo el mundo en el que vivimos desafiando al mundo en el que vivían”.

Pero en otros aspectos los magonistas también perdieron claramente, y su historia ofrece lecciones más complicadas. Los líderes del movimiento se distanciaron unos de otros, sus maniobras militares finales terminaron en derrota, Díaz reprimió poderosamente sus incursiones y sus llamados cada vez más radicales al anarquismo alienaron incluso a algunos de los magonistas más comprometidos, sin mencionar a los seguidores de aquellos que tomaron el poder durante la Revolución Mexicana. Además, a pesar de que México no ha tenido desde entonces un solo dictador como Porfirio Díaz, fue gobernado por un solo partido, ahora llamado Partido Revolucionario Institucional (P.R.I.) —durante setenta años. El P.R.I. mantuvo su poder a través de la represión política, los monopolios estatales en las principales industrias y la manipulación electoral.

De hecho, durante el siglo pasado, México apenas se ha convertido en el tipo de nación que Flores Magón quiso traer a la existencia, es decir, que es una nación, con un gobierno. En lugar de magonistas de los últimos días, los cárteles de la droga y los militares, sospechosos de estar involucrados en el asesinato de cuarenta y tres estudiantes que habían participado en protestas de izquierda, amenazan la estabilidad política. México también sigue siendo una nación de enormes desigualdades. El diez por ciento superior de los asalariados mexicanos gana el cincuenta y siete por ciento de todos los ingresos. En cuanto a los Estados Unidos, no está claro si esta nación, donde el diez por ciento superior de los asalariados gana cuarenta y cinco y medio por ciento del ingreso total, se parece más a México a principios de los años setenta o a México a principios de los mil novecientos. Bien podemos ser una nación preparada para aceptar un gobierno autoritario, en lugar de una nación dispuesta a luchar por una democracia multirracial que haga reales principios declarados como la libertad y la igualdad para todos.

Dadas estas difíciles realidades, simplemente elevar a los magonistas no hace justicia a la gravedad de su momento, ni al nuestro. Cuando consideramos cómo los magonistas podrían dar forma a nuestro activismo presente y futuro, ¿deberíamos inspirarnos en sus principios inflexibles; su socialismo o anarquismo; su creencia de que las ideas pueden cambiar el mundo; sus protestas cívicas o llamados a la revolución armada? Tal vez la respuesta sea todo lo anterior, aunque no está claro cuál será más probable que sacuda el poder hoy, cuando las herramientas de la represión estatal se sientan tan poderosas como siempre. Algunas de las creencias de Flores Magón están en línea con el progresismo actual, pero sus conclusiones más radicales probablemente no encontrarían muchos más seguidores ahora que hace cien años. Leyendo las palabras de admiración de Lytle Hernández sobre los magonistas, muchos estadounidenses podrían hacer una pregunta similar a la que Planteó Camilo Arriaga en 1901, después del discurso de Flores Magón en San Luis Potosí: ¿A dónde nos llevará esto?  ♦

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

Comparto este artículo del Adam Hochschild analizando la represión que sufrió el American Socialist Party durante la primera guerra mundial. Hochschild nos narra el crecimiento impresionante que experimentó el partido en los primeros años del siglo XX, convirtiéndole en una amenaza para el establisment estadounidense. La entrada de Estados Unidos a la gran guerra dio al Estado la excusa necesaria para perseguir a los socialistas encarcelándoles, negándole acceso a sus publicaciones al correo, presionando a quienes los apoyaban, etc. El ejemplo clásico, pero no el único caso, es del Eugene Debs quien fue condenado a diez años de cárcel en 1918. En palabras del autor, «Para cuando Debs murió en 1926, el partido que una vez había elegido a 33 legisladores estatales, 79 alcaldes y más de 1,000 miembros de  consejos de varias ciudades y otros funcionarios municipales había cerrado la mayoría de sus oficinas y se había quedado con menos de 10,000 miembros en todo el país.»

Dada la influencia de los socialistas en la reforma social, el autor se pregunta en un ejercicio contrafáctico, cuál habría sido el desarrollo de Estados Unidos si el Partido Socialista no hubiera sido destruido en la década de 1910. Hochschild juega con la idea de que fue la destrucción del Partido Socialista  lo que explica que hoy Estados Unidos sea el único país desarrollado que no cuente con un «un seguro de salud nacional», que sus ciudadanos inviertan miles de dólares en la educación universitaria de sus hijos y que aún en estados ricos como California miles de personas duerman en las calles.

Adam Hochschild enseña en la Graduate School of Journalism de la Universidad de California en Berkeley. Es autor de 11 libros, entre ellos Rebel Cinderella: From Rags to Riches to Radical, the Epic Journey of Rose Pastor Stokes (2020),  Spain in Our Hearts: Americans in the Spanish Civil War, 1936-1939 (2016), To End All Wars: A Story of Loyalty and Rebellion, 1914-1918  (2011) y  King Leopold’s Ghost: A Story of Greed, Terror and Heroism in Colonial Africa  (2002).  Su libro más reciente es  American Midnight: The Great War, a Violent Peace, and Democracy’s Forgotten.


Socialist Party History and Geography - Mapping American Social Movements

La destrucción  del socialismo estadounidense

ADAM HOCHSCHILD

TomDispatch    6 de octubre de 2022

Donald Trump ha tenido la necesidad de aplastar muchas cosas, incluyendo las últimas elecciones. Así que debo admitir que me pareció inquietantemente divertido que, cuando el FBI entró en su finca en Mar-a-Lago recientemente, lo hicieron bajo una orden autorizada por la Espionage Actde 1917. La historia ciertamente tiene una extraña forma de regresar a nuestro mundo y también de aplastar alternativas. Independientemente de lo que haya hecho Trump, ese acto tiene un historial lamentable tanto en su propio tiempo como en el nuestro cuando ha sido utilizado, incluso por su administración, para silenciar a los filtradores de información del gobierno. Y debido a que mi último libro, American Midnight: The Great War, A Violent Peace, and America’s Forgotten Crisis, trata sobre el aplastamiento de alternativas hace un siglo en este país, en medio de todo esto, no pude evitar pensar en una parte de nuestra historia que The Donald sin duda habría sido el primero en aplastar,  si tuviera la oportunidad.

American Midnight: The Great War, a Violent Peace, and Democracy's  Forgotten Crisis: Hochschild, Adam: 9780358455462: Amazon.com: Books

Pero permítanme comenzar con un evento personal más cercano al presente. Mientras visitaba Dinamarca recientemente, desarrollé una infección en mi mano y quería ver a un médico. El hotel en la ciudad provincial donde me alojaba me dirigió a un hospital local. Rápidamente me llevaron a una sala de consulta, donde una enfermera me interrogó y me dijo que esperara. Solo pasaron unos minutos antes de que un médico entrara en la habitación, me examinara y dijera en excelente inglés, sí, de hecho, necesitaba un antibiótico. Rápidamente giró en su silla, abrió un gabinete detrás de él, sacó una botella de píldoras, me la entregó y me dijo que tomara dos al día durante 10 días. Cuando le di las gracias y le pregunté a dónde debía ir para pagar la consulta y el medicamento, respondió simplemente: “No tenemos instalaciones para eso”.

No hay facilidades para eso.

Es una frase que me vuelve cada vez que me recuerdan cómo, en la nación más rica del mundo, todavía no tenemos un seguro de salud nacional completo. Y eso está lejos de ser lo único que nos falta. En una multitud de formas, somos conocidos por tener una red de seguridad social mucho más débil que muchos otros países ricos y detrás de eso se encuentra una historia en la que la Espionage Act jugó un papel crucial.

Un amigo danés que me visitó recientemente se horrorizó al encontrar a cientos de personas sin hogar que vivían en campamentos de tiendas de campaña en Berkeley y Oakland, California. Y eso sí, este es un estado progresista y próspero. Los pobres son aún más propensos a caer a través de las grietas (o abismos) en muchos otros estados.

Los visitantes del extranjero se sorprenden de manera similar al descubrir que las familias estadounidenses pagan regularmente matrículas universitarias astronómicas de sus propios bolsillos. Y no solo los países europeos acomodados lo hacen mejor en proveer a sus ciudadanos. El costarricense promedio, con una sexta parte del ingreso anual per cápita de su contraparte estadounidense, vivirá dos años más, gracias en gran parte al sistema nacional integral de salud de ese país.

¿Por qué a nuestro país no le ha ido mejor, en comparación con tantos otros? Ciertamente hay muchas razones, entre ellas el incesante bombardeo de propaganda de décadas de la derecha estadounidense, que pinta cada fortalecimiento propuesto de la salud y el bienestar públicos, desde el seguro de desempleo hasta el Seguro Social, Medicare y Obamacare, como un paso siniestro en el camino hacia el socialismo.

Esto es una tontería, por supuesto, ya que la definición clásica de socialismo es la propiedad pública de los medios de producción, un tema de la agenda que no está en ningún horizonte político estadounidense imaginable. En otro sentido, sin embargo, la acusación es históricamente precisa porque, tanto aquí como en el extranjero, los avances significativos en salud y bienestar a menudo han sido encabezados por los partidos socialistas.

El primer sistema nacional de salud del mundo, en la Alemania Imperial, fue, por ejemplo, impulsado por el Reichstag por el canciller Otto von Bismarck en 1883 precisamente para flanquear a los socialistas alemanes, que durante mucho tiempo habían estado abogando por medidas similares. Tampoco fue sorprendente que el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña fuera instalado por el Partido Laborista cuando tomó el poder después de la Segunda Guerra Mundial.

Y en los Estados Unidos, a principios del siglo pasado, algunos de los modestos movimientos del presidente Theodore Roosevelt para regular los negocios y romper los trusts fueron, de hecho, diseñados para robar una marcha a los socialistas de este país, a quienes temía, como escribió a un amigo, que fueran “mucho más siniestros que cualquier movimiento populista o similar en tiempos pasados”.

Socialist Party of America - WikipediaEn aquel entonces, por sorprendente que parezca hoy, el American Socialist Party era de hecho parte de nuestra realidad política y, en 1904, se había pronunciado a favor del seguro nacional de salud obligatorio. Una docena de años después de eso, el congresista socialista de Nueva York Meyer London presentó un proyecto de ley sorprendentemente similar a la Affordable Care Act de la administración Obama de más de un siglo después. En 1911, otro congresista socialista, Victor Berger de Wisconsin, propuso una pensión nacional de vejez, un objetivo que no se realizaría hasta dentro de otro cuarto de siglo con la aprobación de la Ley de Seguridad Social de 1935.

El socialismo nunca fue un movimiento tan fuerte en los Estados Unidos como en tantos otros países. Aún así, una vez fue al menos una fuerza a tener en cuenta. Los socialistas se convirtieron en alcaldes de ciudades tan dispares como Milwaukee, Pasadena, Schenectady y Toledo. Los miembros del partido ocuparon más de 175 cargos estatales y locales solo en Oklahoma. La gente comúnmente señala a 1912 como la marca de agua alta del partido. Ese año, su candidato a la presidencia, Eugene V. Debs, obtuvo el 6% del voto popular, incluso ganándole al candidato republicano en varios estados.

Eugene V. Debs and the Endurance of Socialism | The New Yorker

Eugene Debs

Aún así, el verdadero pico de la popularidad del socialismo estadounidense llegó unos años más tarde. El carismático Debs decidió no volver a postularse en 1916, aceptando erróneamente la promesa implícita del presidente Woodrow Wilson de mantener a los Estados Unidos fuera de la Primera Guerra Mundial, algo que a la mayoría de los socialistas les importaba apasionadamente. En abril de 1917, Wilson los enfureció al llevar al país a lo que había sido, hasta entonces, principalmente un conflicto europeo, mientras reprimía ferozmente a los disidentes que se oponían a su decisión. Ese otoño, sin embargo, los socialistas lograron avances impresionantes en las elecciones municipales, ganando más del 20% de los votos en 14 de las ciudades más grandes del país, más del 30% en varias de ellas, y 10 escaños en la Asamblea del Estado de Nueva York.

Durante esa campaña, Wilson estaba particularmente consternado por la popularidad del partido en la ciudad de Nueva York, donde el abogado socialista Morris Hillquit se postulaba para alcalde. El presidente le preguntó a su conservador fiscal general texano, Thomas Gregory, qué se podía hacer con las “declaraciones escandalosas” de Hillquit contra la guerra. Gregory respondió que temía que procesar a Hillquit “le permitiera hacerse pasar por un mártir y probablemente aumentaría su fuerza de voto. Estoy haciendo que mis representantes en la ciudad de Nueva York observen la situación con bastante cuidado, y si se llega a un punto en el que se pueda proceder contra él, me dará mucho placer”. Hillquit perdió, pero obtuvo el 22% de los votos.

Los socialistas jubilosos sabían que si les iba igual de bien en las elecciones de mitad de período de 1918, su total de votos nacionales podría por primera vez aumentar a millones. Para Wilson, cuyos demócratas controlaban la Cámara de Representantes por el más estrecho de los márgenes, la posibilidad de que los socialistas obtuvieran el equilibrio de poder allí era horrible. Y así, ya en guerra en Europa, su administración en efecto declaró la guerra a los socialistas en casa también, utilizando como su herramienta principal la criminalización radical de Wilson de la disidencia, la nueva Espionage Actde 1917. El saldo sería devastador.

El hacha del gobierno cae

Ya la mujer más popular del partido, la ardiente oradora nacida en Kansas Kate Richards O’Hare, conocida como Red Kate por su política y su masa de cabello rojo, había sido condenada a cinco años bajo la Espionage Actpor hablar en contra de la guerra. Aún libre en apelación, O’Hare, que conocía las dificultades de la vida agrícola de primera mano y se había postulado tanto para la Cámara de Representantes como para el Senado, continuó atrayendo audiencias a miles cuando habló en los estados de las praderas. En poco tiempo, sin embargo, su apelación fue denegada y fue enviada a la penitenciaría de Jefferson City, Missouri, donde se encontró en la celda contigua a la anarquista Emma Goldman. Los dos se convertirían en amigas de por vida.

En 1918, el gobierno persiguió a Debs. El pretexto era un discurso que había dado desde un quiosco de música de un parque en Canton, Ohio, después de una convención estatal de su asediado partido. “Siempre les han enseñado que es su deber patriótico ir a la guerra y que ustedes mismos sean masacrados a sus órdenes”, dijo a la multitud. “Pero en toda la historia del mundo, ustedes, el pueblo, nunca tuvieron voz para declarar la guerra”.

SOCIALIST PARTY OF AMERICA (1897-1946) history

Eso fue más que suficiente. Dos semanas más tarde, fue acusado y llevado rápidamente ante un juez federal que resultó ser el ex socio del bufete de abogados del secretario de guerra del presidente Wilson. En ese juicio, Debs pronunció palabras que serían citadas durante mucho tiempo:

“Su Señoría, hace años reconocí mi parentesco con todos los seres vivos, y decidí que no era ni un poco mejor que el más malo de la tierra. Dije entonces, digo ahora, que si bien hay una clase baja, yo estoy en ella; si bien hay un elemento criminal, yo soy de él; mientras haya un alma en prisión, no soy libre”.

Los espectadores jadearon cuando el juez pronunció sentencia contra el cuatro veces candidato presidencial: una multa de $ 10,000 y 10 años de prisión. En las elecciones de 1920, todavía estaría en la penitenciaría federal de Atlanta cuando recibió más de 900.000 votos para presidente.

Sin embargo, el gobierno no se limitó a procesar a luminarias como O’Hare y Debs. También persiguió a los miembros de base del partido, sin mencionar a los ex candidatos socialistas a gobernador en Minnesota, Nueva Jersey y Dakota del Sur, así como a los secretarios estatales del Partido Socialista de al menos cuatro estados y un ex candidato socialista al Congreso de Oklahoma. Casi todos ellos serían condenados en virtud de la Espionage Act por oponerse a la guerra o al reclutamiento.

No muy contento con esto, la administración Wilson también atacaría a los socialistas en muchos otros frentes. Había entonces más de 100 diarios, semanarios y mensuales socialistas y la Espionage Act le dio al director general de correos de Wilson, el segregacionista Albert Burleson de Texas, el poder de considerar tales publicaciones no debían ser enviadas por correo. En poco tiempo, Burleson prohibiría del correo prácticamente toda la prensa socialista, que, en los años anteriores a la guerra, tenía una circulación combinada de dos millones. Algunos diarios, que no necesitaban la Oficina de Correos para llegar a sus lectores, sobrevivieron, pero para la mayoría de ellos tal prohibición fue un golpe mortal.

El gobierno paralizó el movimiento socialista de muchas maneras menos formales también. Por ejemplo, la oficina de correos de Burleson simplemente dejó de entregar cartas hacia y desde la sede del partido en Chicago y algunas de sus oficinas estatales y locales. El personal de un periódico socialista en Milwaukee generalmente notó que no estaban recibiendo correspondencia comercial. Incluso sus suscripciones por correo al New York Times y al Chicago Tribune ya no llegaban. Pronto los ingresos publicitarios comenzaron a agotarse. En medio de esto, Oscar Ameringer, un escritor del periódico, llamó a un partidario de mucho tiempo, un panadero que de repente había dejado de comprar anuncios. Según Ameringer, el hombre “se desplomó en una silla, se cubrió los ojos y, con lágrimas corriendo por sus dedos, sollozó: ‘Dios mío, no puedo evitarlo … Me dijeron que si no sacaba mi publicidad me rechazarían… harina, azúcar y carbón’“.

Socialism in America - Dissent Magazine

Victor Berger, Bertha Hale White y Eugene V. Debs en 1924 (Library of Congress)

También siguieron las señales de la administración en ese asalto en tiempos de guerra los políticos locales y los vigilantes que atacaron a los oradores socialistas o les negaron salas de reuniones. Después de que los progresistas y los miembros de los sindicatos organizaron una marcha contra la guerra en el Boston Common, por ejemplo, los vigilantes allanaron la oficina cercana del Partido Socialista, rompieron sus puertas y ventanas, y arrojaron muebles, papeles y la maleta de un activista viajero por las ventanas destrozadas a una hoguera.

En enero de 1918, el alcalde de Mitchell, Dakota del Sur, ordenó la disolución de la convención estatal del partido y la expulsión de todos los delegados de la ciudad. Un líder del partido fue capturado “en las calles por cinco hombres desconocidos y empujado a un automóvil en el que lo condujeron a cinco millas de la ciudad”, informó un periódico local. “Allí fue puesto en la pradera y… le dijeron que se dirigieran a su casa en Parkston [una caminata de 18 millas] y le advirtieron que no regresara”.

El gran “¿Y si?” Pregunta

Los socialistas estuvieron lejos de ser los únicos en sufrir la ola de represión que barrió el país en el segundo mandato de Wilson. Otros objetivos incluían el movimiento obrero, los dos pequeños partidos comunistas rivales del país y miles de radicales que nunca se habían convertido en ciudadanos estadounidenses y fueron objeto de deportación. Pero entre todas las víctimas, ninguna organización fue más influyente que el Partido Socialista. Y nunca se recuperó.

Cuando Debs volvió a salir a la carretera después de ser finalmente liberado de la prisión en 1921, a menudo, en el último minuto, se le negaron los lugares que había reservado. En Cleveland, el City Club canceló su invitación; en Los Ángeles, el único lugar donde podía hablar era en el zoológico de la ciudad. Aún así, lo tuvo más fácil que el escritor socialista Upton Sinclair quien, cuando comenzó a dar un discurso en San Pedro, California, en 1923, fue arrestado mientras leía la Primera Enmienda en voz alta.

Para cuando Debs murió en 1926, el partido que una vez había elegido a 33 legisladores estatales, 79 alcaldes y más de 1,000 miembros del consejo de la ciudad y otros funcionarios municipales había cerrado la mayoría de sus oficinas y se había quedado con menos de 10,000 miembros en todo el país. Kate Richards O’Hare escribió a su amiga Emma Goldman, que había sido deportada de los Estados Unidos en 1919, que se sentía una “especie de huérfana política ahora sin lugar para recostar mi cabeza”.

A pesar de su condición de minoría, los socialistas habían sido una fuerza significativa en la política estadounidense antes de que la histeria de guerra patriótica provocara una era de represión. Hasta entonces, los legisladores republicanos y demócratas habían votado a favor de medidas de reforma de principios del siglo XX, como las leyes de trabajo infantil y el impuesto sobre la renta, en parte para evitar las demandas del Partido Socialista de cambios más grandes.

Si ese partido hubiera permanecido intacto en lugar de ser tan despiadadamente aplastado, ¿por qué más podrían haber votado? Este sigue siendo uno de los mayores “qué pasaría si” en la historia de Estados Unidos. Si el Partido Socialista no hubiera estado tan cojeando, ¿podría al menos haber empujado a los principales a crear el tipo de red de seguridad social y sistemas nacionales de seguro de salud más fuertes que la gente hoy da por sentado en países como Canadá o Dinamarca? Sin la Ley de Espionaje, ¿se podría haber dejado a Donald Trump pudrirse en Mar-a-Lago en un mundo en el que tanto podría haber sido diferente?

La última vez que intentó pagar una factura médica, ¿podría, de hecho, haberle dicho: “No tenemos instalaciones para eso”?

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

Hoy tengo el gran honor de compartir un trabajo del compatriota y colega  Pablo L. Crespo Vargas.  Se trata de un análisis de la primera gran crisis doméstica que enfrentó la joven república estadounidense, la rebelión del whisky.  Por causas que el Dr. Crespo explica muy  bien, en 1794 se registró una rebelión de granjeros que fue sofocada por el propio George Washington. La importancia de esta rebelión ha sido reconocida por la historiografía, que la ha interpretado como la primera prueba de la autoridad del gobierno federal estadounidense. Esta rebelión permitió al  nuevo gobierno confirmar y afirmar su poder  de recaudar  impuestos que afectaran a los ciudadanos en todos los estados. También sirvió al gobierno federal para consolidar su derecho de aprobar y hacer cumplir las leyes a nivel nacional.

El Dr. Crespo posee una Maestría y un Doctorado de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Su tesis de Maestría obtuvo el primer premio para ensayo crítico e investigativo otorgado por el Instituto de Literatura Puertorriqueña.  Se ha desempeñado como maestro del Departamento de Educación de Puerto Rico y como como profesor adjunto en la Universidad Interamericana de Puerto Rico (Recinto de San Germán y  Recinto Metro).  No puedo dejar de destacar el gran trabajo que ha realizado como parte del excelente proyecto del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Coloqueo. Con más de 200 episodios, Coloqueo se ha convertido una  importantísima plataforma de promoción de la cultura y la historia puertorriqueña.

Sus áreas de investigación son diversas, pues abarcan la investigación antropológica, arqueológica, etnográfica, histórica y folclórica.  Es autor de El demonismo en el Caribe hispano: Primera mitad del siglo XVII (2014) y de La Inquisición española y las supersticiones en el Caribe hispano, 1610-1632 (2018). Para terminar,  Crespo es el creador y administrador de la bitacora Akelarre: Historia y ficción, «un espacio literario donde se combinan dos de sus principales géneros: la narrativa y análisis histórico y la narrativa de ficción.» 


La insurrección del whiskey

Pablo L. Crespo Vargas

Akelarre: Historia y ficción    30 de setiembre de 2022

El 27 de julio de 1791, a los dos años y cuatro meses de haber comenzado la presidencia de George Washington, un grupo de ciudadanos se reunió en las facilidades del antiguo fuerte Piedra Roja en el condado de Fayette en Pensilvania para organizar las acciones a tomar en cuanto a la ley federal que le impuso un impuesto a las bebidas alcohólicas. Los protestantes a esta política argumentaban que la guerra de independencia se había luchado, entre varias cosas, por las imposiciones financieras que el gobernante continuamente establecía.

A partir de ese momento se realizaron una serie de protestas pacíficas que no dieron el resultado esperado más allá de la reducción de un centavo en el impuesto. De manera inicial, el arbitrio según la categoría de producción era de 6 a 9 centavos por galón, favoreciendo a las grandes destilerías. Las autoridades federales fueron agresivas, especialmente con los pequeños productores quienes tenía que pagar las cuotas más altas, ya que su volumen tendía a dejar menos ganancia.

Dado a que la resistencia pacífica no dio frutos, los protestantes comenzaron a atacar a los encargados de la recolección de impuestos. El resultado fue que entre 1791 y 1793, en muchos de los condados de Pensilvania no se cobró el gravamen. Alexander Hamilton propuso una intervención militar para acabar con las protestas y restablecer el pago de impuestos, sin embargo, desde la procuraduría general federal se opusieron a esta medida.

George Washington and the Whiskey Rebellion - Owlcation

En Pensilvania al conocerse las intenciones de Hamilton se comenzó a organizar una milicia que estuvo dispuesta a luchar en contra de la imposición federal. Los primeros ataques fueron dirigidos hacia los recolectores de impuestos, quienes eran golpeados y expulsados de distintos condados. Luego, los principales empresarios de la producción de alcohol, quienes apoyaban la medida del gobierno ya que al final acapararían con la competencia de los pequeños productores, también fueron atacados.

Las tensiones continuaron, el gobierno federal ya no tuvo dudas de intervenir militarmente. El 15 y 16 de julio de 1794 se dio un enfrentamiento que fue llamado la batalla de Bower Hill (Pensilvania) entre 600 protestantes que trataron de capturar a un alguacil federal que se refugió en la residencia del general John Neville, líder de los empresarios productores de alcohol, y quien respondió con la ayuda de fuerzas federales (alguaciles y tropas) y su personal de seguridad, incluyendo a sus esclavos. En la batalla murió uno de los líderes insurrectos, dos protestantes y un soldado federal.

Para agosto, a las filas de los protestantes se le habían unido unas 7,000 personas que se encontraban incómodos con la desigualdad social en que estaban viviendo. En su mayoría eran personas que no tenían hogares o tierras propias. El presidente Washington reacción enviando a un equipo de negociadores, a la vez que preparó una respuesta militar a la situación. Se convocaron a las milicias de varios estados. En total, se federalizaron 13,000 tropas. En Maryland hubo una protesta en contra de de movilizar soldados locales y el gobierno terminó arrestando a sobre 150 personas. En otros lugares de Pensilvania hubo enfrentamientos entre tropas y civiles, los cuales terminaron con la muerte de al menos 4 ciudadanos y el arresto de 2 militares que se excedieron en el uso de la fuerza.

El presidente Washington dirigió a las tropas convocadas en una muestra de poder militar dirigido a desalentar a los insurrectos. Esto tuvo su efecto, ya que según las fuerzas militares avanzaron los focos de protesta se fueron apagando. Muchos de los insurrectos fueron arrestados, aunque solo a diez de ellos se les enjuició en las cortes federales. Al menos dos fueron ahorcados por sedición.

Para más detalles, recomendamos las siguientes lecturas:

Carol Berkin, A Sovereign People: The Crises of the 1790s and the Birth of American Nationalism, New York, Basic Books, 2017.

Robert W. Coakley, The Role of Federal Military Forces in Domestic Disorders: 1789-1878, Washington, Centro de Estudios Militares, 1996.

Thomas P. Slaughter, The Whiskey Rebellion: Frontier Epilogue to the American Revolution, New York: Oxford University Press, 1986.

A %d blogueros les gusta esto: