Feeds:
Entradas
Comentarios

El fraude y la manipulación electoral son problemas que han acompañado a los estadounidenses a lo largo de su historia. Desde la compra de votos hasta el amendrentamiento y la violencia,  diversos grupos y partidos políticos han usado diferentes mecanismos para manipular la elecciones a nivel local y nacional.  Comparto esta nota escrita por el Dr. Jon Grinspan, curador en el  National Museum of American History, analizando este problema desde la actual coyuntura electoral estadounidense.


In the old days, nobody needed help from a foreign country.

The New York Times      October  24, 2020

Around supper time on Election Day, 1880, the poll workers in Bolivar County, Miss., were getting hungry. Someone ran out for sardines and crackers. The officials noshed and counted votes until the “violent laxative” that had been added to the Republicans’ sardines started to take effect. Then they ran for the outhouses while the remaining Democrats counted a suspiciously large majority.

As a historian of American democracy, I used to collect anecdotes like this from the mid-to-late 1800s. They dramatized, with outlandish gall, just how different America’s past was from the square politics I grew up with in the late 20th century. But on the eve of an election the president of the United States has declared might be stolen from him, a fear he promises to counter with an “army” of partisan poll watchers, dirty tricks don’t feel so distant. As our politics have darkened, I’ve shifted away from studying spiked sardines, wondering instead how Americans ever stopped stealing elections.

 

Such thefts are not cute. They robbed thousands of people of their rights, helped kill Reconstruction, and forestalled political reform. We still suffer from these crimes, over a century later. But in a striving nation dominated by what Charles Dickens called “the love of smart dealings,” crooked politicians often chuckled about their cunning. “Instead of wrath” at stolen elections, the humorist James Russell Lowell complained upon returning from abroad, “I found banter.” When the journalist Lincoln Steffens mentioned a St. Louis trick to a party boss in Philadelphia, the two began excitedly talking shop, “as one artist to another.” Although most elections were (relatively) clean, “majority manufacturers” in teeming Northern cities, racially tense Southern districts and new Western settlements laid out two paths for stealing elections — steal the cast or steal the count.

Understanding how these swindles worked can help shed light on what we should and shouldn’t worry about in 2020.

Stealing elections often started with the U.S. Postal Service — central to this election as well. In a nation that was over 80 percent rural, post offices were a choke point for political news. But they were run by deeply partisan postmasters, appointed by the very congressmen they’d help elect, and they frequently “lost” the opposition’s newspapers or correspondences. And because parties privately printed their own ballots in those days, post offices and newspaper publishers could buy up all the paper in town, making it difficult for rivals to get enough tickets. Even the telegraph wires couldn’t be trusted: In the contested presidential election of 1876, Western Union operators sent Democratic politicians’ private messages straight to Republican headquarters.

The tricks grew more confrontational on Election Day itself. Most states lacked voter registration systems, so partisans hung around the polls, challenging illegal voters — on account of age, race or residency — and intimidating legal ones they believed would vote for the rival ticket. Challenges could be oddly intimate, like the elderly Democrat in Civil War-torn Missouri who was threatened by a young man who “I have known ever since he was a child.” They could also lead to atrocious brutality. In the South at the end of Reconstruction, white Democratic rifle clubs “policed” the polls. They invented the term “bulldoze” in 1876 to describe the use of a “dose” of the bullwhip to terrorize African-American voters.

No Registry Law and Tammany | ClipArt ETC

Unlike today, there actually was widespread fraud in casting ballots, what Rudyard Kipling called the uniquely American “art of buying up votes retail.” A glass of lager, $5 or a pork chop sandwich might win over a decisive minority, up to 10 percent in some states. A Norwegian immigrant in Minneapolis was struck by how open this illegal behavior was, often “considered clever and was not concealed.” But an odd code dominated this illicit activity. Jane Addams described the consequences for an unscrupulous man who sold his vote to both parties. He was punished with a Chicago-style tar-and-feathering, his head held under a blasting fire hydrant on a cold November day.

Wholesale fraud trumped buying votes retail. In big cities and new settlements where many voters were strangers, parties practiced what became known as “colonizing”: filling a district with temporary voters. Mid-Atlantic cities saw an election season shell game, with Philadelphians sent to vote in Manhattan and New Yorkers swinging Baltimore elections. In the South, elections were sometimes stolen in the opposite manner. White Democrats conspired to win north Florida in 1876 by sending a large crew of Republican African-American railroad workers to work in Alabama. Their train mysteriously broke down there, stranding them on Election Day.

Ballot fraud was even easier than moving men around, at a time when voters cast a galaxy of paper tickets. There were “tissue ballots,” so thin that a voter could cast ten folded up to look like a single vote, or “tapeworm ballots,” long and skinny to prevent dissenters from “scratching” in names of candidates not approved by the party. When parties began to color-code ballots, some used the opposition’s chosen color to fool illiterates. Among election thieves, “every body thought it was a pretty sharp trick.”

“Stealing the cast” on Election Day was a lot of work, much of it illegal and confrontational. “Stealing the count” was easier. It required quietly turning power into more power, using local officials to swing state elections with national consequences. The notorious Democratic journalist Marcus (Brick) Pomeroy later bragged about throwing opposition votes into the fire when he worked one election in Wisconsin. Missing ballots sometimes showed up, charred and deserted, on Mississippi roads.
The Republican Convention in Chicago in June 1880, at which James A. Garfield became the nominee. This era of outlandish dirty tricks no longer seems so distant.

Credit…C.D. Mosher, via Getty Images

In the 1876 election, while the Democrats decisively won the popular vote, Republican-controlled returning boards in disputed states used fraud, bribery and the U.S. Army to steal the count. In Louisiana, they disqualified whole parishes, throwing out one in 10 votes statewide, 85 percent of them for Democrats. To figure out who would win an election, wrote a furious Democrat watching Republicans inaugurate President “Ruther-fraud” B. Hayes, you needn’t predict the future: “You need only to know what kind of scoundrels constitute the returning boards.”

This ugly history tells us some useful things about the present. First, stealing the vote itself takes an incredible amount of labor. Coordinating machines capable of casting large numbers of fraudulent ballots required massive efforts, amounting to organized criminal conspiracies. Study after study finds that there is no significant voting fraud today, a claim borne out by history: Such a crime takes a lot of work and leaves a lot of evidence.

History also shows that there is a choice to be made. Around 1890 the nation came to a fork in the road. Southern states systematized “bulldozing,” writing new constitutions that made it nearly impossible for African-Americans to vote. With Jim Crow laws and minuscule turnouts, those states ceased to be functioning democracies.

But in the rest of the nation, many were tired of the smirking frauds. The radical Nebraska activist Luna Kellie wrote that until elections were cleaned up, there was “very little use of thinking of any other reform.” James Russell Lowell warned that democracy was in more danger than it had been during the Civil War, because while Confederates seceded with half the nation, crooked politicians were “filching from us the whole of our country.”

Acts of Enforcement: The New York City Election of 1870Electoral reform became a hot topic, attracting canny reformers and rapt attention. Men who had once colonized districts wrote new elections laws. Steffens, a muckraking journalist whom the Philadelphia boss described as “a born crook that’s gone straight,” published wildly popular studies of different political machines’ dirtiest tricks. Many of our election rules date from that moment, around 1900, when Americans redirected their “love of smart dealings” toward tightening up electoral systems, rather than finding ways around them.

In 2020, America may be at another fork. “Bad men at the ballot box,” as one Texas preacher called them in 1890, may reappear to intimidate voters. Accusations of fraud might motivate spiraling political thefts. Or perhaps all of this anxiety will focus our wandering attention back to neglected electoral practices, as it did after 1890. How elections work — once a powerfully unsexy topic — may well attract the vital interest of activists, donors and students once again.

There’s no telling how the cast and count will go in 2020, but we can hope that the American people know a rotten sardine when they smell one.

La explosión y hundimiento del acorazado USS Maine el 15 de febrero de 1898 llevó a Estados Unidos a una guerra desigual contra España. Fondeado en la Bahía de la Habana, en el Maine murieron 266 marinos. El contexto de tensión en que se dio esta explosión, unido al  uso político que se le dio para justificar tal guerra, han llevado a más de uno a elaborar teorías conspiratorias para explicar este evento que cambió la historia no sólo de Cuba, sino también de Puerto Rico y las Filipinas. Comparto con mis lectores este trabajo del Profesor Edmundo Fayanas Escuer con la que, debo reconocer, es la explicación más detallada de las múltiples investigaciones y teorías sobre el hundimiento del Maine que haya leído.


El acorazado norteamericano Maine: ¿qué sucedió?

Edmundo Fayanas Escuer

Nueva Tribuna   22 de octubre de 2020

La guerra hispano-estadounidense fue un conflicto bélico, que enfrentó a España y a los Estados Unidos en el año 1898. Fue el resultado de la intervención norteamericana en la guerra de Independencia cubana.

El siglo XIX representó para el Imperio español un claro declive, mientras que los Estados Unidos pasaron de convertirse en un país recién fundado, a ser una potencia regional media. En el caso español, la decadencia venía de siglos anteriores, pero se aceleró primero con la invasión napoleónica, que a su vez provocaría la independencia f1de gran parte de las colonias americanas, y posteriormente la inestabilidad política, que desangró al país social y económicamente.

Las tensiones por Cuba entre España y Estados Unidos se llevaban teniendo desde los años 1870, cuando empiezan los movimientos nacionalistas cubanos ocasión aprovechada por los norteamericanos para potenciarla.

España se encontraba en una hipotética guerra contra EEUU en clara desventaja:

  • El aspecto militar era de una gran desigualdad para España, que disponía de una armada obsoleta y anticuada.
  • EEUU tenía más de 62 millones de habitantes en el año 1890, por unos 18 millones en España,
  • EEUU luchaba cerca de su territorio, mientras que España tenía que mandar tropas al otro lado del planeta, a Cuba o Filipinas.
  • EUU tenía grandes zonas industrializadas, mientras que España era principalmente agrícola.

España tenía un gobierno débil, liderado por Práxedes Mateo Sagasta, y sacudido por el malestar social, la corrupción política y económica y las sucesivas guerras de independencia que, desde 1865, se venían librando en Cuba y Filipinas. Mantener las últimas colonias era vital para la estabilidad del país.

Sin embargo, la agitación nacionalista española, en la que la prensa escrita tuvo una influencia clave, provocó que el gobierno español no pudiera ceder y vender Cuba a EEUU, como por ejemplo antes había vendido Florida a ese país, en el año 1821.

Si el gobierno español vendía Cuba, sería visto como una traición por una parte de la sociedad española. El gobierno prefirió librar una guerra perdida de antemano, antes que arriesgarse a una nueva revolución, es decir, optó por una demolición controlada para preservar el Régimen de la Restauración.

La guerra fue relativamente breve. La explosión del acorazado Maine el quince de febrero del año 1898 fue el casus belli de esta guerra. Aún hoy se sigue discutiendo si fue un accidente, un ataque intencionado español o un ataque de bandera falsa de los propios norteamericanos.

Como veremos posteriormente, no fue provocado por los españoles. Simplemente se discute si fue un terrible accidente o provocado por los propios norteamericanos, cosa que a lo largo de la historia veremos que ha sido una práctica bastante habitual.

f13

Entonces la opinión pública estadounidense, convenientemente agitada por sus medios de comunicación, clamaban venganza. La guerra se declaró oficialmente un mes después. Aunque para las tropas norteamericanas la lucha en territorio cubano no fue tan favorable como se esperaban, como sucedió en las batallas terrestres de El Caney y de las Colinas de San Juan.

Sin embargo, las dos incontestables victorias navales norteamericanas con la batalla naval de Cavite en Filipinas del uno de mayo, y la batalla naval de Santiago de Cuba del tres de julio, donde fue destrozada la armada española, decantó la guerra a favor de los Estados Unidos.

La toma de Santiago de Cuba y la superioridad militar de las tropas norteamericanas, apoyadas en todo momento por las fuerzas cubanas al mando del general Calixto García, obligaron a los españoles, que ya estaban virtualmente acabados, a rendirse en el año 1898. El suceso abrió paso a la ocupación norteamericana de Cuba hasta el año 1902.

Estas derrotas provocaron, que el gobierno español pidiera en el verano de 1898 negociar la paz, que por intermediación de Francia, se plasmaría en el Tratado de París del diez de diciembre.

Los resultados del Tratado de París fueron la pérdida de la isla de Cuba, que se proclamó república independiente, pero quedó bajo tutela de Estados Unidos, así como de Puerto Rico, Filipinas y Guam, que pasaron a ser dependencias coloniales de Estados Unidos. En Filipinas, la ocupación estadounidense degeneró en la guerra filipino-estadounidense entre los años 1899-1902.

El resto de posesiones españolas del Pacífico fueron vendidas al Imperio alemán, mediante el Tratado hispano-alemán, del doce de febrero del año 1899, por el cual, España cedió al Imperio alemán sus últimos archipiélagos, las Marianas con la excepción de la isla de Guam, que pasaron a manos de los Estados Unidos, las Palaos y las Carolinas, a cambio de 25 millones de pesetas, ya que eran indefendibles por España.

¿Cómo fue el hundimiento del acorazado norteamericano Maine?

La tripulación del buque, constaba de 355 personas, estando formado por 26 oficiales, 290 marineros, y 39 infantes de marina. De estos, 261 perecieron en su hundimiento:

  • Dos oficiales y 251 marineros/infantes de marina, murieron en la explosión o en el hundimiento.
  • Siete más, fueron rescatados, pero murieron por las heridas recibidas.
  • Un oficial, murió posteriormente por una afección cerebral, causada por la explosión del barco…
  • De los 94 supervivientes, únicamente 19 resultaron heridos.

En enero del año 1898, el Maine fue enviado desde Cayo Hueso en el estado de Florida, a La Habana, para así proteger los intereses norteamericanos durante la guerra de la independencia cubana.

Tres semanas después, a las 21:40 del quince de febrero de 1898, hubo una explosión a bordo del acorazado Maine en el puerto de La Habana. Investigaciones posteriores revelaron que más de 5t de las cargas de pólvora de los cañones de 203 y 152 mm habían detonado, destruyendo un tercio de la parte delantera del buque.

Los restos del buque se hundieron rápidamente y quedaron en el fondo del puerto. La mayor parte de la tripulación se encontraba descansando en los dormitorios de tropa en la parte delantera del buque. Como hemos visto, 266 hombres perdieron la vida en la explosión o poco después, y otros ocho a consecuencia de sus heridas.

El capitán Sigsbee y la mayoría de los oficiales sobrevivieron a la explosión, ya que sus dormitorios estaban en la parte trasera del buque. En conjunto, hubo solo 89 supervivientes, de los que 18 eran oficiales. El veintiuno de marzo, un consejo de guerra naval en Cayo Hueso declaró que la causa de la explosión había sido una mina.

Los periódicos New York Journal y el New York World, que eran propiedad respectivamente de William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer, dieron al hundimiento del acorazado Maine una intensa cobertura informativa, pero usaron tácticas de prensa amarilla.

Ambos periódicos exageraron y distorsionaron la información, alcanzando a veces la fabricación de noticias cuando no había disponible ninguna, que se ajustara a su línea editorial. Durante la semana siguiente al hundimiento, el Journal dedicaba ocho páginas y media a noticias, editoriales e imágenes sobre la tragedia.

Sus editores enviaron un equipo de reporteros y artistas a la Habana, incluido Frederic Remington y Hearst anunció una recompensa de 50.000 dólares para la captura de los culpables y para la condena de los criminales, que enviaron a 266 marinos americanos a la muerte.

El New York World, aunque sin llegar a los estridentes niveles y tono del Journal, entró sin embargo, en una teatralidad similar, insistiendo continuamente en que el Maine había sido bombardeado o minado.

f12

Pulitzer decía en privado, que nadie fuera de un manicomio podía realmente creer que España había decidido destruir el Maine. Sin embargo, esto no detuvo al New York World en su insistencia de que la única expiación que España podía ofrecer a los Estados Unidos por la pérdida del buque y de la vida de sus marinos era la completa independencia de Cuba.

Se achacó a las autoridades españolas, que no hubieran garantizado la seguridad del puerto de La Habana. Los norteamericanos manipulados por las noticias que llegaban de la guerra en Cuba, fueron conducidos a un auténtico estado de histeria.

La destrucción del Maine no provocó la inmediata declaración de guerra a España. Sin embargo, creó una atmósfera, que prácticamente impedía una solución pacífica. La guerra comenzó en abril de 1898, dos meses después del hundimiento. Los defensores de la guerra comenzaron a utilizar el grito “¡Recordad el Maine, al infierno con España!”.

LAS DISTINTAS INVESTIGACIONES

Hubo una investigación encargada por el Gobierno de España a los oficiales navales Del Peral y De Salas. Además, se encargó investigaciones al respecto a dos tribunales de la Armada estadounidense, el presidido por Sampson en el año1898 y el presidido por Vreeland en el año 1911.

El almirante Hyman G. Rickover encargó una investigación privada en el año 1976 acerca de la explosión. Posteriormente, la National Geographic Society realizó una investigación en el año 1999, utilizando simulaciones por ordenador. Todas las investigaciones llegaron a la conclusión de que fue la explosión de los almacenes de munición de proa la causante de la explosión del buque, pero tuvieron conclusiones diferentes sobre la causa de dicha explosión.

USS Maine (ACR 1)

El Maine hundido en la bahía de la Habana

Investigación española del año 1898

La investigación estaba encabezada por Del Peral y De Salas, reunió pruebas por mediación de los oficiales de artillería naval, que examinaron los restos del Maine. Del Peral y De Salas identificaron la combustión espontánea del carbón almacenado en las carboneras, localizadas junto a los almacenes de munición del Maine, como la causa de la explosión, aunque no se descartaba la posibilidad de que otros combustibles, como pinturas o productos secantes ocasionaran la explosión.

También, se incluían las siguientes observaciones:

  • Si hubiera sido una mina la causa de la explosión, se habría observado una columna de agua.
  • El viento y las aguas se encontraban en calma, por lo cual una mina de la época no podría haber sido detonada por contacto. Solo hubiera sido posible por electricidad, pero no se encontraron cables de ningún tipo.
  • No se encontraron peces muertos en el agua, como hubiera sido de esperar tras una explosión subacuática.
  • Los almacenes de munición normalmente no explotan cuando un buque se hunde tras impactar con una mina.

La prensa estadounidense de la época no informó de las conclusiones de esta investigación.

La Investigación de Sampson del año 1898

f10El gobierno de los Estados Unidos poco después del hundimiento ordenó la constitución de una comisión de investigación de la Armada, encabezada por el capitán William T Sampson. El gobernador español de Cuba, Ramón Blanco y Erenas había propuesto en su lugar una comisión conjunta hispano-estadounidense, Esta fue rechazada por el cónsul estadounidense en la isla.

El capitán Sigsbee había escrito que: “Muchos oficiales españoles, incluidos los representantes del General Blanco, están ahora con nosotros para expresarnos sus condolencias”.

En un telegrama, el ministro de Ultramar, Segismundo Moret, había aconsejado al gobernador Ramón Blanco “recoger todos los datos posibles que puedan probar que la tragedia del Maine no puede sernos atribuida.”

La armada norteamericana siguió el protocolo y se nombró al comandante en jefe de la escuadra del Atlántico Norte para hacerlo. El comandante, elaboró una lista de oficiales jóvenes para la Comisión.

Con el tiempo, se impusieron las regulaciones de la Armada y su presidencia recayó sobre el Capitán Sampson, que tenía un rango mayor que el de Sigsbee. La comisión empezó el veintiuno de febrero del año 1998 y tomó testimonio a los supervivientes, testigos y buzos enviados a investigar el pecio.

La comisión de Sampson concluyó sus resultados con dos partes:

  • El procedimiento, que consistía principalmente de testimonios, y las conclusiones, que fueron los hechos, según lo determinado por el tribunal.
  • La conclusión, el tribunal no dejó registros de cómo había llegado a las conclusiones basadas en los testigos, que eran frecuentemente incoherentes.

f9Otra inconsistencia fue que solo hubo un testigo técnico, el comandante George Converse, de la base de torpederos de Newport en Rhode Island. El Capitán Sampson leyó al comandante Converse una situación hipotética, en la que un fuego en una carbonera hiciera entrar en ignición los almacenes de proyectiles de 152 mm, con el resultado de una explosión que hundiera el buque.

Tras efectuar la lectura, preguntó al Comandante Converse sobre la factibilidad de tal escenario. Este simplemente afirmó, sin entrar en detalles, que no podía imaginarse cómo algo así podía suceder.

La Comisión concluyó que el Maine había sido volado por una mina, la cual había causado la explosión de los almacenes de munición de proa. Llegaron a esta conclusión basándose en el hecho, de que la mayoría de los testigos declararon, que habían oído dos explosiones y que esa parte de la quilla estaba doblada hacia adentro.

El informe oficial de la comisión, que se presentó al Departamento de la Armada en Washington, Distrito de Columbia, el 21 de marzo, especificaba lo siguiente:

“En la cuaderna 18 la quilla está partida en dos, y el doble fondo está roto en un ángulo similar al formado por las planchas del fondo exterior… En opinión del Tribunal, este efecto podría tener su origen en una única explosión de una mina situada bajo el fondo en torno a la cuaderna 18, y un poco a babor del buque” (parte del 5º hallazgo de la corte).

f8“En opinión del Tribunal, el Maine fue destruido por la explosión de una mina submarina que causó la explosión parcial de dos o más de sus almacenes de munición delanteros”. (7º hallazgo de la corte).

“El Tribunal no ha podido obtener evidencia de la fijación de la responsabilidad de la destrucción del Maine a cualquier persona o personas” (8º hallazgo de la corte).

La investigación de Vreeland del año 1911

Se tomó la decisión de hacer un segundo tribunal de investigación en el año 1910. Las razones fueron la recuperación de los cuerpos de las víctimas, que podrían ser enterradas en los Estados Unidos y también un deseo de realizar una investigación más a fondo.

El hecho de que el gobierno cubano quisiera que el pecio fuera retirado del puerto de La Habana, podría haber desempeñado un papel, por lo menos la oportunidad de examinar los restos del naufragio con mayor detalle, de lo que había sido posible en el año1898, al mismo tiempo que se llevaba a cabo el requerimiento cubano.

El hecho de que esta investigación pudiera celebrarse sin el riesgo de la guerra, como había sucedido en el año 1898, hizo que hubiera una mayor objetividad de la que había sido posible anteriormente. Además, se daba el caso de que varios de los miembros de la junta del año 1910 serían ingenieros certificados, y estarían más capacitados para evaluar los resultados, que los oficiales de la Armada en el año 1898.

f7A partir de diciembre del año 1910 se construyó una ataguía alrededor de los restos del naufragio y el agua fue bombeada fuera, dejando al descubierto los restos del naufragio a finales del año 1911.

Entre el veinte de noviembre y el dos de diciembre de 1911, un tribunal de investigación encabezada por el Almirante Charles Vreeland inspeccionó los restos. Llegaron a la conclusión de que una explosión externa había provocado la explosión de los almacenes de munición.

Sin embargo, esta explosión fue más hacia la popa y de menor potencia, que la indicada por la comisión de Sampson. La comisión de Vreeland también encontró, que la flexión de la cuaderna 18 fue causado por la explosión de los almacenes de munición, no por la explosión externa.

Después de la investigación, los restos humanos localizados fueron enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington y la parte intacta del casco del Maine fue puesta a flote y hundida ceremonialmente en alta mar el dieciséis de marzo del año 1912.

Investigación del año 1974 de Rickover

f6El almirante Hyman Richover intrigado por el desastre, comenzó una investigación privada en el año 1974. Utilizando información de las dos comisiones oficiales, periódicos, documentación oficial e información sobre la construcción y municiones del Maine, llegó a la conclusión de que la explosión no estuvo causada por una mina.

En su lugar, se especuló con la entrada en autocombustión del carbón, que se encontraba en las carboneras cercanas a los pañoles de munición como la causa más probable. Rickover publicó en el año 1976, un libro acerca de esta especulación, titulado “How the Battleship Maine Was Destroyed”.

Dana Wegner escribió “Theodore Roosevelt, the U.S. Navy and the Spanish–American War” en el año 2001, donde revisó la investigación de Rickover, ofreciendo detalles adicionales.

Según Wegner, Rickover preguntó a historiadores navales de la Agencia para el Desarrollo e Investigación de la Energía acerca del Maine tras leer un artículo del Washington Star News en el cual su autor, John M. Taylor, afirmaba que la Armada de los Estados Unidos, “hizo uso de oficiales poco capacitados técnicamente durante la investigación de la tragedia”.

Los historiadores, que entonces trabajaban con el almirante en el estudio del programa de propulsión nuclear de la US Navy, respondieron al almirante que no tenían detalles acerca del hundimiento del Maine. Rickover preguntó a los historiadores si podían investigar el hundimiento, estos, ahora intrigados por el suceso, estuvieron de acuerdo.

Se estudiaron todos los documentos pertinentes al tema. Estos, incluían los planos del buque y los informes de riesgo semanales del Maine, del año 1912, del ingeniero jefe del proyecto, William Furgueson.

Estos informes incluían numerosas fotos y anotaciones de Furgueson con los números de cuadernas y tracas de las partes correspondientes del pecio. Dos expertos en demoliciones navales y explosiones, fueron incluidos en el equipo. A partir de lo que mostraban las fotos, estos indicaron que “no había ninguna evidencia plausible de penetración desde el exterior”, y que la explosión tuvo lugar en el interior del buque.

Dana Wegner sugería, que según el estudio de Rickover, la combinación del diseño del buque, y el cambio del tipo de carbón utilizado, pudo haber facilitado la explosión del buque. Explicó que hasta la época de la construcción del Maine, se usaban mamparos comunes para separar las carboneras de los almacenes de munición, y que los buques norteamericanos, utilizaban antracita para alimentar sus calderas.

f5

Con el incremento de la construcción de buques de acero, la Armada de los Estados Unidos, comenzó a utilizar carbón bituminoso, que arde a una mayor temperatura, permitiendo por tanto alcanzar una mayor velocidad. Sin embargo, explicaba Wegner, mientras que la antracita no está sujeta a la autocombustión, el carbón bituminoso es considerablemente más volátil.

Ya se había informado de incendios en las carboneras de buques de la Armada antes del hundimiento del Maine, varios de los cuales estuvieron a punto de provocar explosiones. Wegner también citó, en el año 1997, el estudio de transferencia de calor, el cual concluía que un fuego en las carboneras del tipo sugerido por Rickover podría haber tenido lugar, detonando las municiones del buque.

La investigación del año 1998 por National Geographic

La National Geographic Magazine encargó, en el año 1998, un análisis a Advanced Marine Enterprises (AME). Esta investigación se realizó para conmemorar el centenario del hundimiento del Maine y se basó en modelos computerizados, una técnica que no estaba disponible en investigaciones anteriores.

Las conclusiones alcanzadas fueron que “aunque la autocombustión del carbón podría haber creado el nivel de temperatura de ignición para detonar los pañoles de munición adyacentes, esto no es probable que ocurriera en el Maine, ya que las planchas del fondo identificadas como sección 1 se habrían doblado hacia afuera, y no hacia adentro y que la suma de estos resultados, no es definitiva para probar que una mina fue la causa del hundimiento, pero sí para reforzar los argumentos a favor de esta teoría”.

Algunos expertos y varios analistas del AME, no estaban de acuerdo con esta conclusión. Wegner afirmaba que la opinión entre los integrantes del equipo de National Geographic estaba dividida entre los miembros más jóvenes que se centraban en los modelos computarizados, y los de más edad, que se basaron en su inspección de las fotos del pecio y su experiencia.

f4

Añadían que los datos utilizados por AME concernientes al diseño y almacenamiento de munición del Maine eran defectuosos.

Investigación del año 2002 de History Channel

The History Channel produjo un episodio en el año 2002, un documental titulado “Death of The USS Maine” que utilizaba fotografías, expertos navales e información de archivos para determinar las causas de la explosión.

La conclusión a la que llegaron fue que el carbón de las carboneras causó la explosión, y se identificó un punto débil en el mamparo, que separaba las carboneras de los pañoles de munición, que podría haber permitido que el fuego pasara de las carboneras a los almacenes de munición.

EL REFLOTE Y POSTERIOR HUNDIMIENTO

Durante varios años, el Maine permaneció hundido en el puerto de la Habana, aunque era evidente que en algún momento debería ser retirado. El Maine ocupaba un valioso espacio y la acumulación de sedimento en torno a su casco amenazaba con crear un banco de arena.

El nueve de mayo del año 1910, el Congreso autorizó fondos para la retirada del Maine, para el traslado de los cadáveres de su interior, se calculaba que había unos ochenta muertos y para así enterrarlos en el Cementerio Nacional de Arlington, así como para la retirada y transporte a Arlington del mástil principal. En ese momento, el Congreso no solicitó una nueva investigación.

f3El Maine entrando en La Habana

El cuerpo de ingenieros de la Armada construyó ataguías alrededor del Maine y, una vez completadas, se bombeó el agua hacia el exterior. Desde el treinta de junio del año 1911, el pecio del Maine quedó a la vista. Por delante de la cuaderna 41, el buque estaba totalmente destruido, siendo una masa de acero retorcido y corroído que no se parecía en nada a un barco. El resto del buque estaba gravemente corroído.

Los ingenieros de la Armada desmantelaron las dañadas superestructuras y cubiertas, que se echaron al mar. A mitad de camino entre la proa y la popa se construyó un tabique de hormigón y madera para sellar la parte trasera del buque. Se abrieron orificios en el fondo de la sección posterior para extraer el agua y se sellaron posteriormente con válvulas de fondo, a través de las cuales se hundiría posteriormente el buque.

El trece de febrero del año 1912, los ingenieros comenzaron a bombear agua en el interior de las ataguías. Tres días más tarde, el interior del Maine estaba a flote. Dos días después, el Maine fue remolcado. Los cadáveres hallados en su interior fueron trasladados al acorazado USS North Carolina para su repatriación.

El dieciséis de marzo, el Maine fue remolcado a cuatro millas de Cuba. Se abrieron las válvulas de fondo y fue hundido a 1.150 m de profundidad mientras el Birmingham y el North Carolina disparaban salvas de saludo.

Durante el rescate, se encontraron 66 cadáveres, de los cuales solo uno pudo ser identificado y devuelto a su pueblo natal, los otros fueron enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington, donde permanecen enterrados 229 de sus tripulantes.

f2El tratado de paz de París obligaba a España a renunciar a sus colonias americanas y Filipinas

Monumento al Maine de Nueva York

El monumento al Maine diseñado, en el año 1913, por Harold Van Buren Magonigle fue realizado en la ciudad de Nueva York. Localizado en la esquina suroeste de Central Park en la puerta comercial del parque. El monumento consiste en una torre central con una fuente en su base y esculturas de Attilio Piccirilli a su alrededor.

Un grupo escultórico de figuras de bronce doradas encima de la torre representan a Columbia Triunfante, su carro, está formado por una concha tirado por tres hipocampos. El bronce utilizado en este grupo presuntamente provenía del metal recuperado de los cañones del Maine.

Todo demuestra que fue un accidente y nunca participaron los españoles. Sin embargo, los norteamericanos no realizaron un estudio adecuado y tenían ya la resolución prefabricada de antemano para así acusar a los españoles y ser la excusa perfecta para declarar una guerra que sabían que ganarían fácilmente y se harían dueños prácticamente de todo el Caribe.

El modelo de Cuba fue posteriormente usado por los norteamericanos en otros conflictos para así intervenir desde una posición de superioridad.


BIBLIOGRAFIA

  • Bahamonde Magro, Ángel y Cayuela Fernández, José Gregorio. “Hacer las Américas. Las elites coloniales españolas en el siglo XIX”. 1992. Alianza Editorial.
  • Bizcarrondo Marta. “Cuba-España, el dilema autonomista, 1878-1898”. 1997. El País. Madrid.
  • Cayuela Fernández, José Gregorio. “Bahía de Ultramar. España y Cuba en el siglo XIX. El control de las relaciones coloniales”. 1993. Madrid. Siglo XXI Editores.
  • Clodfelter, Micheal. “Warfare and Armed Conflicts: A Statistical Encyclopedia of Casualty and Other Figures, 1492-2015”. 2017. Jefferson, North Carolina. McFarland.
  • Dardé, Carlos. “La Restauración, 1875-1902. Alfonso XII y la regencia de María Cristina”. 1996. Madrid. Historia 16-Temas de Hoy.
  • Dyal, Donald H. Carpenter, Brian B.; Thomas, Mark A. “Historical Dictionary of the Spanish American War”. 1996. Westport. Greenwood Press.
  • Gozalo Vaquero, Javier. “El desastre colonial”. 1996. Los Berrocales del Jarama. Akal. Torrejón de Ardoz.
  • Hugh, Thomas. “La explosión del Maine”. 1997. Memoria del 98.
    Keenan, Jerry. “Encyclopedia of the Spanish American&Philippine-America wars”. 2001. ABC-CLIO.
  • Pérez Joseph. “Historia de España”. 2000.
  • Silva Gotay, Samuel. “Catolicismo y política en Puerto Rico: bajo España y Estados Unidos, siglos XIX y XX”. 2005. La Editorial. Universidad de Puerto Rico.
  • Siracusa Jordi. “Adiós, Habana, adiós”. 2005.
  • Trask, David F. “The war with Spain in 1898”. 1996. Londres, Nueva York: University of Nebraska Press.
  • Tucker, Spencer. “The Encyclopedia of the Spanish-American and Philippine-American wars: a political, social ans military History”. Volume I. 2009. ABC-CLIO.
  • Ycelay Da Cal, Enric. “Cuba y el despertar de los nacionalismos en la España peninsular”. 1997.
  • Vilches, Jorge. “Del reformismo a la autonomía de Cuba”. 202. Revista Hispano cubana. 2002.

El David Bruce Centre for American Studies de la Keele University en Inglaterra, acaba de anunicar el inicio de su ciclo de conferencias virtuales.  Estas son completamente gratuitas y abordarán temas muy diversos de la historia estadouidense. Entre ellas destaca, dado el contexto electoral actual, la charla que dictará el Dr. Adam Fairclough sobre la elección de 1876, tal vez la más controversial en la historia de Estados Unidos. Comparto con mis lectores el programa de este ciclo de conferencias.


Screen Shot 2020-10-09 at 11.50.03 AM

David Bruce Centre for American Studies Seminar Programme

Semester 1, 2020/21

October 14, 2020

Dr Patrick Andelic, Northumbria University

‘We Came Here To Take the Bastille’: The Watergate Babies and the Democratic Party in Congress after 1974

Join Microsoft Teams Meeting

November 4, 2020

Dr Rebecca Macklin, Mellon Postdoctoral Fellow at the Penn Program in Environmental Humanities and Bruce Centre Research Fellow

Relationality as Decolonial Method: Reading Resistance Across Native American and South African Literatures

Join Microsoft Teams Meeting

November 18, 2020

Prof. Adam Fairclough. Leiden University (Emeritus)

Parade of Perjurers: The Potter Committee and the Stolen Elections of 1876

Join Microsoft Teams Meeting

 November 25, 2020

Dr Maria Flood, Keele University

‘The film we’ve been waiting for’: Audience, Emotion, and Black Boyhood iMoonlight (2016)

Join Microsoft Teams Meeting

Unless otherwise stated, seminars are held virtually on Microsoft Teams at 2.15pm.  If you wish to attend a seminar, please use the hyperlink under each speaker’s paper title, or contact the DBC director, Dr David Ballantyne (d.t.ballantyne@keele.ac.uk).

 

 

La supresión o anulación del derecho al voto ha sido un tema recurrente en la actual campaña electoral estadounidense. Comparto este artículo en el que el historiador Mark Krasovic nos recuerda que esta es una práctica muy presente en la historia estadounidense. Para ello analizará las tácticas usadas por el Partido Republicano para suprimir el derecho al voto en el estado de New Jersey en la década de 1980. El Dr. Krasovic es profesor de historia de Estados Unidos en la Universidad de Rutgers.


How Voter Suppression Imperils the Midterms - Progressive.org

Trump’s encouragement of GOP poll watchers echoes an old tactic of voter intimidation

The Conversation   September 30, 2020

During the first presidential debate, Donald Trump was asked by moderator Chris Wallace if he would “urge” his followers to remain calm during a prolonged vote-counting period after the election, if the winner were unclear.

“I am urging my supporters to go into the polls and watch very carefully because that is what has to happen, I am urging them to do it,” Trump said. “I hope it’s going to be a fair election, and if it’s a fair election, I am 100 percent on board, but if I see tens of thousands of ballots being manipulated, I can’t go along with that.”

This wasn’t the first time Trump has said he wants to recruit poll watchers to monitor the vote. And to some, the image of thousands of Trump supporters crowding into polling places to monitor voters looks like voter intimidation, a practice long used in the U.S. by political parties to suppress one side’s vote and affect an election’s outcome.

In the history of voter suppression in the U.S. – including attempts to stop Black and Latino people from voting – Republican tactics in the 1981 New Jersey gubernatorial race are worth highlighting. That incident sparked a court order – a “consent decree” – forbidding the GOP from using a variety of voter intimidation methods, including armed poll watchers.

The 2020 presidential election will be the first in nearly 40 years conducted without the protections afforded by that decree.

The National Ballot Security Task Force

In November 1981, voters in several cities saw posters at polling places printed in bright red letters. “WARNING,” they read. “This area is being patrolled by the National Ballot Security Task Force.”

And voters soon encountered the patrols themselves. About 200 were deployed statewide, many of them uniformed and carrying guns.

In Trenton, patrol members asked a Black voter for her registration card and turned her away when she didn’t produce it. Latino voters were similarly prevented from voting in Vineland, while in Newark some voters were physically chased from the polls by patrolmen, one of whom warned a poll worker not to stay at her post after dark. Similar scenes played out in at least two other cities, Camden and Atlantic City.

Weeks later, after a recount, Republican Thomas Kean won the election by fewer than 1,800 votes.

Democrats, however, soon won a significant victory. With local civil rights activists, they discovered that the “ballot security” operation was a joint project of the state and national Republican committees. They filed suit in December 1981, charging Republicans with “efforts to intimidate, threaten and coerce duly qualified black and Hispanic voters.”

In November 1982, the case was settled when the Republican committees signed a federal consent decree – a court order applicable to activities anywhere in the U.S. – agreeing not to use race in selecting targets for ballot security activities and to refrain from deploying armed poll watchers.

That order expired in 2018 after Democrats failed to convince a judge to renew it.

As a professor who teaches and writes about New Jersey history, I’m alarmed by the expiration because I know that Republicans in 1981 relied not only on armed poll watchers but also on a history of white vigilantism and intimidation in the Garden State. These issues resonate today in the midst of the Black Lives Matter movement and continued GOP attempts to suppress the 2020 vote in numerous states.

 U.S. Rep. John Lewis with House Democrats before passing the Voting Rights Advancement Act to eliminate potential state and local voter suppression laws, Dec. 29, 2019. The Senate has not taken up the bill. AP Photo/J. Scott Applewhite  

The Republican ‘ballot security’ plan

Considered an early referendum on Ronald Reagan’s presidency, New Jersey’s 1981 gubernatorial race held special meaning for Republicans nationwide. Kean – with campaign manager Roger Stone at the helm – promised corporate tax cuts and relied heavily on Reagan’s endorsement.

To secure victory, state and national Republican party officials devised a project they claimed would prevent Democratic cheating at the polls.

In the summer of 1981, the Republican National Committee sent an operative named John A. Kelly to New Jersey to run the ballot security effort. Kelly had first been hired by the Republican National Committee in 1980 to work in the Reagan campaign, and he served as one of the RNC’s liaisons to the Reagan White House.

Later, after he was revealed as the organizer of the National Ballot Security Task Force – and after The New York Times discovered that he had lied about graduating from Notre Dame and had been arrested for impersonating a police officer – Republicans distanced themselves from him.

In August 1981, under the guise of the National Ballot Security Task Force, Kelly sent about 200,000 letters marked “return to sender” to voters in heavily Black and Latino districts. Those whose letters were returned had their names added to a list of voters to be challenged at the polls on Election Day, a tactic known as voter caging.

In the Newark area, Kelly produced a list of 20,000 voters whom he deemed potentially fraudulent. He then hired local operatives to organize patrols, ostensibly to keep such fraud at bay. To run the Newark operation, he hired Anthony Imperiale.

Newark’s white vigilante

Imperiale, in turn, hired off-duty police officers and employees of his private business, the Imperiale Security Police, to patrol voting sites in the city.

The gun-toting, barrel-chested former Marine had first adopted the security role during Newark’s 1967 uprising – five days of protests and a deadly occupation of the city by police and the National Guard following the police beating of a Black cab driver. During the uprising, Imperiale organized patrols of his predominantly white neighborhood to keep “the riots” out.

Soon, Imperiale became a hero of white backlash politics. His opposition to police reform earned him widespread support from law enforcement. And his fight against Black housing development in Newark’s North Ward delighted many of his neighbors. By the end of the 1970s, Hollywood was making a movie based on his activities.

Actress Frances Fisher arrives to speak at a downtown rally in Los Angeles, California on May 19, 2016, to bring attention to voter suppression. Frederic J. Brown/AFP via Getty Images

After serving as an independent in both houses of the state legislature, Imperiale became a Republican in 1979. Two years later, he campaigned with Kean. Once in office, the new governor named Imperiale director of a new one-man state Office of Community Safety – an appointment often interpreted as reward for Imperiale’s leadership of the ballot efforts in Newark, but stymied when Democrats refused to fund the position.

Outcome and legacy

Despite Kean’s slim margin of victory, Democrats at the time were careful not to claim that Republican voter suppression efforts had decided the election. (In 2016, the former Democratic candidate claimed they did indeed make the difference.)

Rather, the state and national Democratic committees brought suit against the Republican National Committee to ensure it couldn’t again use such methods anywhere. For nearly 40 years – through amendments and challenges – the resulting consent decree helped curtail voter suppression tactics.

[Deep knowledge, daily. Sign up for The Conversation’s newsletter.]

Since the decree’s expiration in 2018, Republicans have ramped up their recruitment of poll watchers for the 2020 presidential election. Last November, Trump campaign lawyer Justin Clark – calling the decree’s absence “a huge, huge, huge, huge deal” for the party – promised a larger, better-funded and “more aggressive” program of Election Day operations.

The Trump campaign is claiming, as Republicans did in 1981, that Democrats “will be up to their old dirty tricks” and has vowed to “cover every polling place in the country” with workers to ensure an honest election and reelect the president.

This November, Republican tactics in 1981 are worth remembering. They demonstrate that the safeguarding of polling places from supposedly fraudulent voters and of public places from Black bodies share not only a logic. They also share a history.

This is an updated version of an article originally published on August 10, 2020.

El voto por correo se ha convertido en un tema controversial en las elecciones presidenciales estadounidense. Donald J. Trump ha cuestionado, sin evidencia, la transparencia del voto por correo, alegando que facilitaría un fraude masivo que le podría costar la reelección. No voy analizar la validez de las alegaciones del Presidente, pues ese no es el objetivo de este blog. Lo que pretendo hacer es colocar el tema en su contexto  compartiendo un breve artículo de Jessica Pearce Rotondi titulado “Vote-by-Mail Programs Date Back to the Civil War“.  Publicado en la revista History, este ensayo confirma la antigüedad y utilidad que el voto por correo ha tenido en la historia de Estados Unidos.


War 

 

Jessica Pearce Rotondi

 

History   September 24, 2020

 

Voting by mail can trace its roots to soldiers voting far from home during the Civil War and World War II. By the late 1800s, some states were extending absentee ballots

to civilian voters under certain conditions, but it wasn’t until 2000 that Oregon became the first state to move to an all-mail voting system. Here is everything you need to know about the history of absentee voting and vote by mail.

What Does the Constitution Say About Voting?

There is no step-by-step guide to voting in the United States Constitution. Article 1, Section 4 says that it’s up to each state to determine “The Times, Places and Manner

of holding Elections.” This openness has enabled the voting process in the United States to evolve as the country’s needs have changed.

The Founding Fathers voted by raising their voices—literally. Until the early 19th century, all eligible voters cast their “Viva Voce” (voice vote) in public. While the number of people eligible to vote in that era was low and primarily composed of land- owning white males, turnout hovered around 85 percent, largely due to enticing voting parties held at polling stations.

The first paper ballots appeared in the early 19th century and were originally blank pieces of paper. By the mid-1800s, they had gone to the other extreme: political

parties printed tickets with the names of every candidate pre-filled along party lines. It wasn’t until 1888 that New York and Massachusetts became the first states to adopt pre-printed ballots with the names of all candidates (a style called the “Australian ballot” after where it was created). By then, another revolution in voting had taken place: Absentee voting.

The first widespread instance of absentee voting in the United States was during theCivil War. The logistics of a wartime election were daunting: “We cannot have free government without elections,” President Abraham Lincoln told a crowd outside theWhite House in 1864, “and if the rebellion could force us to forgo, or postpone a national election, it might fairly claim to have already conquered and ruined us.

Captura de pantalla 2020-10-03 a la(s) 17.59.53.png

 Union Army soldiers lined up to vote in the 1864 election during the American Civil War.
Interim Archives/Getty Images 

 

“Lincoln was concerned about the outcome of the midterm elections,” says Bob Stein, Director of the Center for Civic Leadership at Rice University. “Lincoln’s Secretary of War, Edwin Stanton, pointed out that there were a lot of Union soldiers who couldn’t vote, so the president encouraged states to permit them to cast their ballots from the field.” (There was some precedent for Lincoln’s wish; Pennsylvania became the first state to offer absentee voting for soldiers during the War of 1812.)

In the 1864 presidential election between Lincoln and George McClellan, 19 Union states changed their laws to allow soldiers to vote absentee. Some states permitted soldiers to name a proxy to vote for them back home while others created polling sites in the camps themselves. Approximately 150,000 out of one million soldiers voted in the election, and Lincoln carried a whopping 78 percent of the military vote.

By the late 1800s, several states offered civilians the option of absentee voting, though they had to offer an accepted excuse, most commonly distance or illness. The passage of the 15th Amendment in 1870 and 19th Amendment in 1920 expanded the number of eligible voters in the United States, but it would take another war to propel absentee voting back into the national spotlight.

Absentee Voting in World War II

Absentee voting re-entered the national conversation during World War II, when “both Franklin Delano Roosevelt and Harry S. Truman encouraged military voting,” says Stein. The Soldier Voting Act of 1942 permitted all members of the military overseas to send their ballots from abroad. Over 3.2 million absentee ballots were cast during the war. The act was amended in 1944 and expired at war’s end.

Captura de pantalla 2020-10-03 a la(s) 18.01.36

GI’s on the fighting fronts in Italy, Capt. William H. Atkinson of Omaha, Nebraska, swears in Cpl. Tito Fargellese of Boston, Massachusetts , before Fargellese cast his ballot for the 1944 election.
Bettmann Archive/Getty Images

Legislation passed throughout the next few decades made voting easier for servicemen and women and their families: The Federal Voting Assistance Act of 1955; the Uniformed and Overseas Citizens Absentee Voting Act (UOCAVA) in 1986; and the Military and Overseas Voter Empowerment, or MOVE Act, signed by President Barack Obama in 2009.

 

States Expand Vote by Mail

“Before the civil rights movement., it was largely members of the military, expats and people who were truly disabled or couldn’t get to their jurisdiction who were permitted to vote absentee,” says Stein. While most historians cite California as the first state to offer no-excuse absentee voting, Michael Hanmer, research director of the Center for Democracy and Civic Engagement at the University of Maryland, says it was actually Washington state that made the switch in 1974.

Other Western states soon followed: “Western states are newer, have the biggest rural areas, the most land and are doing the most pioneering work,” says Lonna Atkeson, Director of the Center for the Study of Voting, Elections, and Democracy at the University of New Mexico. “Their progressive values played a role in their political culture.”

Oregon became the first state to switch to vote by mail exclusively in 2000. Washington followed in 2011.

EAVS Deep Dive: Early, Absentee and Mail Voting | U.S. Election Assistance  Commission

Did You Know? It took The Vietnam War for the voting age to be lowered to 18 with the ratification of the 26th amendment.

2020 Election: Which States Offer Voting by Mail?

The 2020 presidential election takes place in the middle of the coronavirus pandemic, when concerns about virus transmission in crowds caused lawmakers to rethink rules around appearing in person to vote. For the first time in history, at least 75 percent of Americans are able to vote absentee.

In the 2020 election:

· Thirty-four U.S. states offer no-excuse absentee voting or permit registered voters to cite COVID-19 as their reason to vote absentee.

· Nine states and Washington, D.C. mail all ballots directly to voters: California, Colorado, Hawaii, Oregon, Nevada, New Jersey, Utah, Vermont and Washington.

· Seven states—Indiana, Louisiana, Mississippi, New York, South Carolina, Tennessee and Texas—require voters to give a reason other than COVID-19 to vote absentee.

How to Vote by Mail

Ballots that go through the mail can be divided into two categories: Absentee ballots, typically requested by people who are unable to vote in person for physical reasons, and mail-in ballots, which are automatically provided to all eligible voters in states with all-mail voting systems.

The rules around voting by mail vary from state to state.

“When are ballots due? Postmarked? Federalism is a beautiful thing, but it’s complex because each state does something different,” says Atkeson. “In the end, access and security make for a well-run election and makes people feel that their vote is counted.”

How does vote-by-mail work and does it increase election fraud?

Acaba de ser publicado el número 19 de la revista digital Huellas de Estados Unidos. En esta ocasión incluye una sección con la opinión de varios expertos latinoamericanos sobre el posible resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Este  número incluye además, una interesante selección de artículos entre los que llaman poderosamente mi atención dos trabajos sobre las relaciones internacionales de Argentina y Estados Unidos. También destacan un ensayo de Sven Beckert sobre el algodón y la guerra civil, y el trabajo de Diego Alexander Olivera examinando el pensamiento político de los hermanos Kagan. Felicitamos y agradecemos a los editores de Huellas de Estados Unidos.


 

Huellas de Estados Unidos / #19 / Octubre 2020

Edicion 19

Haz click para descargar en formato pdf

………………………………………….

………………………………………….

……………………………………………

………………………………………….

……………………………………………

……………………………………………

………………………………………….

………..

En 1964 se vivió en Berkeley, California, uno de los movimientos  universitarios más importantes en la historia estadounidense. Un grupo de estudiantes de la Universidad de California desarrollaron una serie de protestas en defensa del derecho a la libre expresión. El Movimiento por la Libertad de Expresión  (MLE) fue parte importante de los turbulentos años 1960. En este artículo que comparto con mis lectores,   el  sociólogo  Samuel Faber comenta el  libro de Hal Draper titulado Berkeley: The Student Revolt. Harper fue un estudioso del marxismo y testigo directo de los eventos que narra en su obra. El MLE jugó un papel muy importante en el desarrollo de la izquierda estadounidense en las décadas de 1960 y 1970.

El movimiento por la libertad de expresión de Berkeley, 56 años después

Samuel Farber 

Sin Permiso   13 de setiembre de 2020

El Movimiento por la Libertad de Expresión (FSM) en Berkeley fue un acontecimiento decisivo en la organización de los estudiantes en la década de 1960 en EEUU. Gracias a una movilización sin precedentes, la oposición a la extensión de las normas inspiradas por los macartistas para estrangular las actividades políticas en las universidades y el rechazo a los esfuerzos de la administración para dividir al movimiento, los estudiantes ganaron su derecho democrático a la libertad de expresión en los campus.

Este ensayo es una recensión de la nueva edición de Berkeley: The Student Revolt de Hal Draper, con una introducción de Mario Savio (Haymarket Books 2020).

***

A principios del otoño de 1964, un grupo de estudiantes de pregrado y posgrado de la Universidad de California en Berkeley iniciaron una protesta contra la administración del campus en defensa de su derecho a la libertad de expresión. En poco tiempo, la protesta creció hasta involucrar a un gran número de estudiantes apoyados por sectores importantes de profesores y personal; y en diciembre, el movimiento había ganado sus principales reivindicaciones: la posibilidad de realizar actividades políticas en los límites del campus e, incluso más allá, dentro del propio campus.

El movimiento también politizó y radicalizó a cientos de estudiantes, muchos de los cuales se unieron a la lucha en curso del Movimiento por los Derechos Civiles en Oakland, Berkeley y San Francisco, y al movimiento contra la guerra en Vietnam el semestre siguiente.

 

Nadie estaba mejor preparado para escribir sobre este movimiento que Hal Draper, un bibliotecario en la universidad de cincuenta años, que estuvo en el centro del movimiento del principio al fin, y que desempeñó un papel extremadamente influyente como mentor político de muchos de los dirigentes y activistas estudiantiles involucrados.

Su conocido panfleto “La mente de Clark Kerr”, sobre Kerr, presidente de la Universidad de California en ese momento, tuvo un impacto notable en el movimiento, incluso en la crítica del líder del Movimiento por la Libertad de Expresión (FSM) Mario Savio a la visión de Kerr de la universidad como una fábrica productora de conocimiento. Berkeley: The Student Revolt de Draper es una nueva edición de sus escritos sobre la historia del FSM, publicada por primera vez en 1965, poco después del triunfo del movimiento.

La revuelta de Berkeley – Hal Draper – Razón y Revolución

El libro es un análisis político, basado en una presentación cuidadosa y metódica de una lucha política, por un autor que enfatiza el equilibrio de fuerzas en constante cambio entre las fuerzas contendientes sobre el terreno. Draper analiza esa dinámica en detalle, desde el momento en que se inicia el movimiento, cuando el poder descansaba en las autoridades del campus respaldadas por enormes intereses económicos y políticos, hasta su fin, cuando el poder se había desplazado a favor de los estudiantes, quienes obtuvieron el apoyo de la gran mayoría de los profesores frente a una administración universitaria y del campus intransigente y políticamente sorda.

La historia de Draper del FSM es un ejemplo de cómo es posible desarrollar un análisis objetivo a partir de un punto de vista político claramente favorable al FSM. Se basa en la visión política del “Socialismo desde abajo”, que articuló en su “Las dos almas del socialismo“, publicado originalmente como un artículo en 1960, y más tarde como un folleto de amplia distribución, que defiende que son los propios oprimidos y excluidos los que deben emprender directamente la lucha por sus intereses y por su auto-emancipación, en lugar de esperar que luchen por ellos sus gobernantes o aspirantes a salvadores.

Los estudiantes de Berkeley pudieron ganar la batalla por la libertad de expresión gracias a  una protesta sin precedentes y una movilización radical que fue mucho más allá del liberalismo habitual. Los estudiantes rechazaron la extensión de las normas inspiradas en los macartistas de la década de 1950 para estrangular las actividades políticas en el campus, que la administración adoptó bajo la presión de las empresas del área, las autoridades locales y estatales y, finalmente se opusieron a las propias normas. Y el muy democrático movimiento FSM, a través de su creciente militancia, superó las maniobras de la administración para recortar sus concesiones iniciales y sus intentos de dividir el movimiento, sacando partido de la intransigencia y la sordera política de la administración.

Raíces del movimiento por la libertad de expresión

El relato de Draper sobre el FSM comienza con la formación de una coalición de un gran número de organizaciones políticas y sociales del campus que rápidamente se unieron para luchar contra una serie de nuevas restricciones a la actividad política en el campus impuestas por la administración de Berkeley en septiembre de 1964.

Esto, explica Draper, fue parte de la reacción política conservadora ante el alto nivel de participación de los estudiantes en las manifestaciones militantes por los derechos civiles en Berkeley, Oakland y San Francisco, centradas principalmente en el tema de la discriminación laboral contra la gente negra.

A la cabeza de esta reacción se encontraban las fuerzas conservadoras de la comunidad empresarial de Oakland, lideradas por el periódico de derecha Oakland Tribune, cuyo propietario y editor era el exsenador republicano William Knowland, un firme partidario del generalísimo chino Chiang Kai-shek.

Su periódico lideró una campaña contra los “Berkeley Reds” (los Rojos de Berkeley) que estaban perjudicando los intereses de la comunidad empresarial de Oakland, como los restaurantes en la plaza Jack London, la principal atracción turística de Oakland, que eran el objetivo de piquetes para obligarlos a contratar  trabajadores negros.

Estas presiones de la derecha encontraron un fuerte eco en la Junta de Regentes de la universidad, que habían sido designados por el gobernador de California, y que en su mayoría eran empresarios prominentes y partidarios del status quo.

El entonces gobernador de California, Edmund “Pat” Brown (padre del reciente gobernador Jerry Brown) era un liberal partidario de la libertad de expresión siempre que fuera en lugares donde su ejercicio tuviera pocas posibilidades de tener consecuencias prácticas, como en el caso de un discurso que pronunció en defensa del concepto general de la libertad de expresión en la despolitizada Universidad de Santa Clara (Jesuíta) en 1961. Sin embargo, cuando se enfrentó a la protesta del FSM, el gobernador Brown adoptó una estricta línea de ley y orden.

FSM: Free Speech Movement at Berkeley | Tina Kane: Miscellany

Siguiendo la estrategia triangular característica de muchos liberales, Brown se acomodó a las fuerzas de la derecha, presentándose como el defensor de la “ley y el orden” por temor a perder el apoyo electoral de la derecha política conservadora. (Al final resultó que su adaptación a la derecha fue en vano y no impidió que perdiera su campaña de reelección ante Ronald Reagan en 1966, quien prometió mano dura contra los manifestantes).

Las autoridades del campus, encabezadas por el canciller conservador de Berkeley Edward Strong y por Clark Kerr, un tecnócrata liberal del establishment, no necesitaron mucha presión para ceder ante las fuerzas conservadoras externas. Mucho antes del otoño de 1964, las autoridades del campus habían establecido limitaciones a la actividad política que hacían casi imposible celebrar una reunión política en el campus, un residuo importante de la influencia macartista en la política de California de los años cincuenta. Como resultado, las organizaciones políticas estudiantiles estaban obligadas a reunirse fuera del campus en espacios alquilados, principalmente en el cercano Stiles Hall del YMCA.

Esta vez, sin embargo, las autoridades del campus decidieron ir mucho más lejos en la limitación de la actividad política aprovechando un tecnicismo legal: el “descubrimiento” de que parte de una acera era en realidad propiedad del campus en vez de la ciudad y, por lo tanto, no podía haber en ella actividades políticas no autorizadas. Es decir, se prohibía a los estudiantes distribuir folletos y poner puestos de libros en la esquina más concurrida del campus de Bancroft Way y Telegraph Avenue.

Inicialmente, la administración del campus adoptó una línea dura, rechazando las reivindicaciones de la naciente coalición del FSM de continuar usando la ahora famosa franja de acera para la difusión de literatura política. Más tarde, obligados por la creciente militancia de los activistas y el apoyo de los estudiantes de posgrado y pregrado que se produjo en respuesta a la prohibición de la administración, las autoridades de la Universidad de California y las de su campus de Berkeley se embarcaron en una serie de negociaciones, haciendo concesiones y luego retirándolas cuando creían que los manifestantes habían perdido fuerzas.

Como señala Draper, las recalcitrantes maniobras de las administraciones del campus y de la universidad fueron en parte influenciadas por la creciente presión de las fuerzas conservadoras externas, pero también por la desmesurada confianza de la administración, basada en la incuestionada suposición de que podría superar las protestas estudiantiles sin mucha dificultad. No es sorprendente que esta confianza en sí misma condujera a respuestas poco sofisticadas y políticamente sordas que socavaron en gran medida la confianza que la administración aún conservaba entre una parte de los estudiantes y profesores.

Students fight for free speech! | HISTORY IN THE MAKINGSin embargo, aunque el crecimiento del FSM fue impulsado por las maniobras y zig-zags de la administración, que deslegitimaron progresivamente su autoridad, el liderazgo del movimiento jugó un papel clave en la construcción y consolidación del apoyo de los estudiantes y profesores al FSM.

Como muestra Draper, este liderazgo, constituido en su mayor parte por estudiantes de pregrado y posgrado radicales y socialistas con considerable experiencia y formación políticas, pudo mantener una estrategia clara que evitó, por un lado, las tendencias liberales y socialdemócratas entre los estudiantes y profesores que amenazaban con renunciar a los principales objetivos del movimiento, y por otro lado, cualquier ultra-izquierdismo que hubiera desacreditado al movimiento a los ojos de la gran mayoría de sus simpatizantes, que habrían rechazado cualquier provocación innecesaria a las autoridades del campus ajena a las cuestiones que propiciaron el movimiento.

Como señala Draper, este liderazgo no solo tuvo que lidiar con las autoridades universitarias, sino también con divisiones internas dentro de sus propias filas de quienes no estaban especialmente preocupados por la reivindicación de la libertad de expresión en sí misma, enfocada principalmente a restablecer los derechos de los estudiantes a distribuir libremente literatura política en la acera en disputa y dentro del propio campus, sino por los medios cada vez más militantes que la dirección del movimiento adoptó para contrarrestar las tácticas arbitrarias y manipuladoras de las autoridades universitarias, medidas que fueron defendidas principalmente por los socialistas y radicales que participaban en el FSM .

La más importante de estas posibles divisiones internas, escribe Draper, se planteó a partir de una iniciativa del destacado sociólogo de Berkeley, Seymour Martin Lipset. Junto con los dirigentes de los Jóvenes Demócratas de América y de la Liga de Jóvenes Socialistas, una organización de la derecha socialdemócrata, Lipset organizó una reunión en su casa con Clark Kerr. En esa reunión, Kerr instó a los sectores moderados a separarse del FSM para constituir un grupo con el que las autoridades universitarias pudieran negociar. Habiendo acordado hacerlo a cambio de las concesiones prometidas por Kerr en relación con la libertad de expresión, los moderados abandonaron la reunión convencidos de que Kerr cumpliría sus promesas.

Pero en una segunda reunión al día siguiente con Kerr y el vicepresidente de la Universidad de California, Earl Bolton, y la inclusión de representantes estudiantiles de los conservadores Jóvenes Republicanos, descubrieron con gran desilusión que Kerr no estaba dispuesto a hacer ninguna concesión. Draper cita el comentario indignado de uno de los socialdemócratas presentes después de la reunión: “Quería que nos vendiéramos sin ni siquiera ofrecer nada a cambio” (p. 79). Fue esta maniobra de Kerr, como director de la universidad, la que impulsó a muchas de estas fuerzas moderadas a apoyar las acciones militantes propuestas por la dirección del movimiento, que incluyeron varias manifestaciones masivas, sentadas y la convocatoria de una huelga en diciembre de 1964.

FSM Newspaper CoverageLas divisiones en las filas del movimiento no  desaparecieron, señala Draper. A medida que el movimiento se acercaba a su clímax, cuando su dirección convocó la huelga, algunas personas y grupos de estudiantes se opusieron activamente. No lograron ningún apoyo significativo, incluso entre los estudiantes a los que no les gustaba la idea de ir a la huelga o eran ambivalentes. Como escribe Draper:

“En un conflicto dinámico, no hay simplemente una mayoría y una minoría: la oposición no es un todo homogéneo. Una parte puede ser neutralizada, abandonando su oposición por completo, sin que se pase al lado más activo. Otro sector, aunque permanece en la oposición, puede estar tan corroido por la incertidumbre – tan tácitamente impresionado por el atractivo de la posición a la que se opone formalmente – que su oposición se debilita en la práctica. Así como una fuerza dada ejerce una potencia de palanca proporcional a su distancia del fulcro, una fuerza de combate ejerce una influencia en el conflicto que es proporcional no simplemente a su número sino también a la fuerza de sus convicciones y la firmeza de sus seguidores”. (pp. 131)

Esa fue la correlación de fuerzas que, como Draper describe, terminó moviendo a los profesores, que inicialmente había ocupado una posición intermedia, moderadora, en el conflicto, a apoyar al FSM. Unos doscientos profesores habían apoyado inicialmente el movimiento en otoño, pero en diciembre, ante la masiva huelga estudiantil, el claustro de la facultad adoptó una resolución claramente favorable a las reivindicaciones del movimiento estudiantil con una impresionante votación de 824 contra 115, que apoyaba implícitamente la huelga estudiantil.

Pero Draper señala que, en contraste con un estudiantado cada vez más militante y políticamente radicalizado, la victoria de los simpatizantes del FSM en el claustro fue meramente coyuntural. Es decir, no reflejó una radicalización real del cuerpo docente. Así lo indicaron los resultados de unas elecciones convocadas por el claustro de la facultad para formar un Comité Ejecutivo de Emergencia. Para hacer frente a los “problemas derivados de la crisis actual”, una mayoría de “moderados” que no habían formado parte del grupo de los doscientos terminaron siendo elegidos. (p.152)

Al final, el FSM obtuvo todas sus reivindicaciones más importantes relacionadas con la libertad de expresión, lo que hizo posible que las organizaciones estudiantiles reconocidas se reunieran no solo en el tramo de acera en disputa sino en cualquier lugar del campus, y celebraran eventos políticos de forma gratuita y sujetos solo a limitaciones relativamente mínimas. Además, los activistas graduados del FSM formaron uno de los primeros sindicatos de asistentes de enseñanza e investigación en el país (AFT Local 1570), del cual fui miembro fundador como asistente de investigación graduado en Berkeley.

Berkeley FSM | Free Speech Movement 50th Anniversary

Y, por primera vez en el campus de Berkeley, una lista compuesta por activistas de pregrado del FSM ganó las elecciones de la Asociación de Estudiantes de la Universidad de California (ASUC) oficial, de la que los estudiantes graduados habían sido excluidos años antes por una administración que consideraba que esta privación de sus derechos permitiría limitar la influencia de la izquierda en la asociación de estudiantes.

Dadas esas victorias y los miles de estudiantes que se involucraron en el movimiento (incluidos unos ochocientos que fueron arrestados en una sentada en Sproul Hall, el edificio de la administración), Hal Draper puede reclamar legítimamente, como lo hace en su libro, que el FSM “fue probablemente el movimiento más poderoso y con más éxito jamás protagonizado por los estudiantes de Estados Unidos en conflicto con la autoridad” (pp. 135–36).

Sus efectos se sintieron incluso después que terminase: la radicalización de cientos de estudiantes y su victoria sobre la administración universitaria, alimentaron el crecimiento y desarrollo del movimiento radical contra la guerra de Vietnam en el Área de la Bahía de San Francisco el siguiente semestre en la primavera de 1965.

El giro hacia el radicalismo en Berkeley

Cuando llegué al campus en el otoño de 1963 para unirme al Departamento de Sociología como estudiante recien graduado, solo había unos doscientos estudiantes militantes activos en todo el campus. Al ser un número relativamente pequeño, llegué a conocer a la mayoría de ellos de vista, cuando no por su nombre, y comencé a participar en los mítines, manifestaciones y reparto de folletos sobre los derechos civiles en la posteriormente disputada acera de la esquina de Bancroft y Telegraph. A fines del otoño de 1964, sin embargo, ya no podía reconocer a la mayoría de ellos: su número probablemente se había multiplicado por diez.

Un proceso similar tuvo lugar en mi propio departamento, donde al comienzo era solo uno de una docena de estudiantes graduados radicales, socialistas y políticamente activos, aunque terminé rodeado por un número significativamente mayor de ellos gracias al FSM y los debates y eventos relacionados con él organizados por el Club de Sociología de los estudiantes graduados durante el otoño de 1964.

También fui testigo de cómo muchos estudiantes moderados de mi departamento, que a principios del semestre se habían resistido y cuestionado activamente las iniciativas y propuestas de los radicales, se radicalizaron también bajo el impacto de los acontecimientos y se pusieron de nuestro lado.

Esta es la razón por la que las interpretaciones contemporáneas del FSM, como el libro de Robert Cohen, The Free Speech Movement, que lo define como un movimiento fundamentalmente liberal, en pos de un objetivo liberal, están equivocadas. Pudiera ser así a principios del semestre del otoño de 1964, cuando comenzó la protesta. Pero a medida que se desarrolló la lucha con las autoridades, cientos de activistas del FSM se radicalizaron al recurrir a acciones cada vez más militantes que iban más allá de los límites de la legalidad del campus.

Daily Cal Archives en Twitter: "About 280 women were arrested during this  Free Speech Movement sit-in on Dec. 3, 1964 https://t.co/G4iDvG7w7I  #internationalwomensday… https://t.co/AlZLFhsGl9"

Esto incluyó la desobediencia civil para resistir a la policía y el cuestionamiento radical de las políticas del campus de Berkeley, de las autoridades universitarias, de los Regentes de la Universidad y de los poderosos intereses empresariales que se opusieron al movimiento estudiantil y a la lucha por los derechos civiles que lo provocó. Tras comenzar como un movimiento compuesto en su mayoría por estudiantes liberales, a fines del semestre de 1964 se había convertido en un movimiento democrático radical que iba mucho más allá de la política y los métodos del liberalismo estadounidense.

Es incuestionable que el movimiento fue liderado desde el principio mayoritariamente por radicales y socialistas que, como Mario Savio, habían adquirido sus dotes políticos en otras luchas, como el Movimiento por los Derechos Civiles, con anterioridad al FSM. En particular, Savio y muchos otros se habían radicalizado hacia poco por sus experiencias en el movimiento Mississippi Freedom Summer, que tuvo lugar durante las vacaciones de verano anteriores al otoño de 1964.

A la cabeza de una federación de grupos muy democrática del FSM, estos experimentados dirigentes, a través de sus numerosos mítines, folletos y discusiones informales en las clases y otras actividades escolares, convencieron y alentaron con exito a los estudiantes a emprender acciones cada vez más radicales.

Como otros estudiosos del FSM, Cohen también subestima el papel clave que jugaron los socialistas de diversas tendencias en el movimiento. A diferencia del resto de los campus estadounidenses, donde los Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS), de tendencia radical, se habían convertido en la organización de izquierda predominante a mediados de los sesenta, la presencia de la izquierda organizada en el campus de Berkeley era predominantemente socialista. El SDS de Berkeley jugó un papel muy secundario en el FSM, y principalmente como una actividad individual de los miembros del SDS, no como grupo organizado.

Tres grupos socialistas formaban la izquierda organizada en Berkeley. El primero, el Club Socialista Independiente (Socialistas Internacionales, o IS después de 1969) bajo el liderazgo ideológico de Hal Draper. Defendían una política revolucionaria socialista de izquierda de “tercer campo”, históricamente arraigada en el movimiento trotskista, del que se había apartado casi veinticinco años antes, al defender que la URSS era una nueva forma de sociedad de clases en lugar de que un “estado obrero degenerado”, como había sostenido Trotsky.

El segundo grupo socialista era la Alianza de Jóvenes Socialistas (YSA), la organización juvenil del Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), trotskista “ortodoxo”. El tercer grupo fue el Club W.E.B. Du Bois con estrechos vínculos con el Partido Comunista de EEUU. Juntos, estos tres grupos tenían aproximadamente un centenar miembros activos entre los estudiantes.

Aunque muchos de ellos eran jóvenes y todavía carecían de experiencia política, estaban organizados y dirigidos por cuadros de gran experiencia política en cada uno de esos grupos. Los dirigentes de estos tres grupos también se convirtieron en líderes del FSM, y se les unieron otros líderes, como Mario Savio, que también eran socialistas aunque no estaban afiliados a ningún grupo. Por lo tanto, el peso político de los líderes del FSM que eran socialistas, organizados o no, fue fundamental a la hora de inyectar militancia, experiencia táctica y astucia al movimiento.

Cohen presta aún menos atención a los numerosos estudiantes, en su mayoría graduados que preparaban sus maestrías y doctorados, que, como Savio, no eran miembros de ninguno de los tres grupos socialistas organizados en el campus, pero que sin embargo eran socialistas con experiencia política. Estos estudiantes eran muy activos en el movimiento y desempeñaron papeles importantes en el FSM como cuadros activistas y organizadores, particularmente en departamentos académicos como sociología, historia y matemáticas, así como en el sindicato local AFT recién fundado y el movimiento contra la guerra que creció enormemente en el campus a partir de la primavera de 1965.

Ellos, junto con muchos de los estudiantes de pregrado y especialmente los de posgrado que pertenecían a los tres grupos socialistas, se habían matriculado deliberadamente en Berkeley por su reputación política, además de académica y la generosa financiación proporcionada por el gobierno estatal y el federal, y por numerosos fundaciones, en un momento en que la educación superior pública estaba en auge en California y en otros lugares. En la década de 1960, la combinación de política radical y socialista, alto nivel académico, abundante apoyo financiero y el excelente clima de Berkeley era difícil de resistir.

Hubo otros factores que contribuyeron a hacer de Berkeley un polo de atracción en la década de 1960. En aquella época, la gran mayoría de los estudiantes de pregrado de Berkeley provenían de California, mientras que los estudiantes de posgrado eran originarios de otras partes de los Estados Unidos y de muchos países extranjeros. La admisión de pregrado estaba reservada a quienes habían obtenido un promedio de B + o superior en la escuela secundaria. Pero, el coste de la matrícula para los estudiantes de pregrado y posgrado era muy baja para aquellos con residencia en California (que los ciudadanos estadounidenses y los inmigrantes con “tarjetas verdes” podían obtener tras vivir un año en el estado). Esto hizo que Berkeley fuera accesible para los estudiantes de pregrado de clase trabajadora y de clase media baja (en ese momento, la mayoría de los estudiantes de posgrado se financiaban a través de becas o ayudas a la enseñanza y la investigación).

Como Berkeley aún no se había gentrificado, la gran mayoría de los estudiantes, tanto de pregrado como de posgrado, vivían a poca distancia del campus, pagaban alquileres relativamente moderados y estaban rodeados de una densa red de cafés, librerías, restaurantes y cooperativas de vivienda estudiantiles. Un par de años más tarde también contaban con un periódico semanal radical, Barb, dirigido principalmente hacia la comunidad universitaria, todo lo cual facilitó enormemente la comunicación y la organización del movimiento estudiantil.

Por ejemplo, yo era parte de un “árbol telefónico” que me informaba de las acciones de emergencia organizadas por el FSM. Como vivía a solo siete cuadras del campus, podía llegar en muy poco tiempo, como miles de otros estudiantes.

Evidentemente, había grandes lagunas en el universo radical de Berkeley. Como ocurría generalmente en la educación superior en California y en el resto de los Estados Unidos, con la excepción de muchos colleges locales, su composición era casi completamente blanca en su profesorado y estudiantes, con la importante excepción de un número significativo de estudiantes japoneses- estadounidenses que eran hijos de los internados en campamentos durante la Segunda Guerra Mundial, y por lo tanto constituían la tercera generación “Sansei” de ese grupo.

No se conocía de verdad ni el término ni la substancia de “acción afirmativa”, aunque yo era miembro activo del capítulo universitario del Congreso de la Igualdad Racial (CORE) que había comenzado a organizar acciones estudiantiles basadas en esa noción en 1963 y 1964, a formar comités de estudiantes (en los que participé) para visitar las tiendas de Berkeley y Oakland y pedirles que firmasen acuerdos comprometiéndose a contratar a un trabajador negro de cada dos. El entendimiento tácito era que sufrirían la acción de los piquetes si no firmaban o no cumplían su promesa. Por lo tanto, practicábamos la política de “acción afirmativa” (de hecho, de cuotas) incluso antes de conocer el propio término.

 

Para algunos líderes del FSM, como Michael Rossman, no fue principalmente la política, sino el descontento y la alienación con las prácticas educativas a nivel de pregrado de Berkeley lo que inspiró y alimentó el FSM. La alienación estudiantil de la que hablaba Rossman era real. Gran parte de la educación universitaria en Berkeley, al menos en humanidades y ciencias sociales, adoptaba la forma de largas e impersonales conferencias.

A excepción de algunas estrellas como Carl Schorske en el Departamento de Historia, muchos de los profesores famosos, que eran los imanes que atraían a muchos estudiantes, con frecuencia no estaban disponibles para enseñar y dejaban la enseñanza en manos de miembros desconocidos de la facultad. Además de las clases masivas también había grupos de discusión más reducidos, pero eran responsabilidad de estudiantes graduados que actuaban como asistentes de enseñanza (TA), por lo general solo un poco mayores que los estudiantes universitarios.

Los estudiantes también tenían que lidiar con una administración asfixiante. En ese momento, Berkeley tenía cerca de treinta mil estudiantes, más de mil profesores y un número aún mayor de personal administrativo o de servicio. Todos ellos estaban sometidos a una burocracia relativamente grande, a menudo muy frustrante y difícil de superar. Había que rellenar muchos documentos y los procesos eran tan complicados que a menudo era difícil discernir quién estaba a cargo de qué.

Esta realidad burocrática se prestó a la crítica y el desprecio de los estudiantes, que se expresó con el lema popular “No doblar, girar ni mutilar” [a los estudiantes], que satirizaba las instrucciones que se pedía seguir a los estudiantes a la hora de proorcionar su información personal y académica en tarjetas rectangulares, como requería la tecnología de IBM utilizada entonces para fines administrativos.

Sin embargo, Draper contradice a Rossman citando las conclusiones de dos encuestas realizadas en aquella época por el profesor Robert Somers del Departamento de Sociología. Estas encuestas mostraban que, si bien podía existir un descontento latente con la calidad de la educación que brindaba la universidad, fue la indignación de los estudiantes por haber sido privados de su derecho a la actividad política lo que claramente motivó su participación en el FSM (pp. 179–180).

El FSM y la nueva izquierda

A pesar del importante papel que jugaron los socialistas de distintas tendencias en el FSM, solo una minoría de estudiantes activistas del mismo podrían ser considerados, o se consideraban a sí mismos, socialistas. Pero la dirección del FSM si contaba con una mayor proporción de socialistas. Como Draper describe con precisión, los activistas y líderes no socialistas eran, en su mayor parte, radicales politizados hacía poco en campañas concretas, reacios a relacionar varios temas para adoptar una visión global de la sociedad. Eso es lo que consideraban un enfoque “pragmático” no ideológico.

Para ilustrar este enfoque, Draper cita a un estudiante radical que describe su política como la suma total de las posiciones que había adoptado sobre una serie de cuestiones concretas, como los derechos civiles y la guerra de Vietnam (p.184). En su excelente análisis y debate sobre este nuevo radicalismo, Draper señala que, en vez de rechazar la ideología y la teoría como tales, este radicalismo “pragmático” rechazaba específicamente las “viejas” ideologías y teorías radicales como el comunismo y, en mucho menor medida, la social-democracia. (pp.184–87)

Agrega que esto sucedía como reacción al “fracaso de todas las corrientes pasadas del radicalismo estadounidense a la hora de transformarse en movimientos de masas” (p. 185), particularmente entre los muchos estudiantes radicales nacidos en antiguas familias comunistas. Este es el núcleo de lo que se denominó la “Nueva Izquierda”.

Para estos nuevos izquierdistas, rechazar la ideología comunista, sin caer por ello en la rutina del anticomunismo dominante era rechazar la ideología de sus padres, no porque fuera comunista, sino porque era una ideología. Su posicionamiento no ideológico también respondía a su preocupación de que las diferencias ideológicas pudieran afectar a la unidad del movimiento.

Y de hecho, el FSM, que se formó originalmente como una coalición de organizaciones, evitó sacar demasiadas conclusiones generales sobre lo que estaba haciendo, y correspondió a grupos socialistas como el ISC asumir esa tarea. Por otro lado, eso limitó y restringió el desarrollo político del movimiento (en el sentido de relacionarse con otras luchas en curso) y redujo su alcance. Por lo tanto, como Draper resume, “el FSM pudo desempeñar un papel en la acción, pero no ideológico”. (p. 186)

 

Mi experiencia en el FSM influyó en mi desarrollo político mientras vivía y presenciaba la politización y radicalización de los estudiantes, el personal del campus e incluso de algunos profesores a través de sus experiencias en la lucha contra la administración y contra la policía que arrojó sobre nosotros el gobernador demócrata Pat Brown.

Aprendí en la práctica que, a diferencia de los izquierdistas que creen que es más probable que las personas luchen y se rebelen cuando han sido derrotadas y machacadas, ganar – y especialmente ganar a lo grande – empodera a la gente, aumenta sus expectativas y abre su apetito político. La derrota, en cambio, y hubo derrotas temporales en el transcurso de esta lucha, tiende a desmoralizar a la gente, a limitar sus expectativas y las influye a querer conservar lo que tienen en lugar de luchar por su emancipación y a aumentar su poder político.Samuel Farber  nació en Marianao, Cuba. Profesor emérito de Ciencia Política en el Brooklyn College, New York. Entre otros muchos libros, recientemente ha publicado The Politics of Che Guevara (Haymarket Books, 2016) y una nueva edición del fundamental libro Before Stalinism. The Rise and Fall of Soviet Democracy (Verso, 1990, 2018).

Seguimos conmerando el centenario de la aprobación de la 19ª Enmienda reconociendo el derecho al voto a las estadounidenses. En esta ocasión compartó una corta nota de Alisha Haridasani Gupta, reportera del New York Times, sobre el sufragismo estadounidense.


27 Pictures Of Badass Suffragists From American History

Sufragistas: una lucha con actitud por el voto femenino en EE.UU.

Alisha Haridasani Gupta

Clarín       9 de setiembre de 2020

Cuando en agosto Kamala Harris subió al escenario en una escuela secundaria de Delaware, después que Joe Biden anunciara que la había elegido como compañera de fórmula, intentó definirse como muchas cosas a la vez: senadora, mujer negra, mujer india, fiscal. Pero su papel más importante, “el que más importa”, dijo, es “momala”, madrastra de los dos hijos de su marido, Cole y Ella. Al elegir llevar la insignia de madre en el punto más alto de su carrera, Harris se insertó en un molde pertinaz en el que desde hace mucho se espera que encajen las mujeres poderosas: la figura cálida, maternal y amable que, como escribió Joan Williams, profesora de Derecho y directora del Center for Work Life Law, en una columna de opinión de The New York Times, se “centra en su familia y su comunidad, en lugar de trabajar en el interés propio”.

La idea de que las aptitudes vistas en una mujer están indisolublemente ligadas a su papel de cuidadora abnegada es una de las que han tenido un papel clave en la lucha de décadas por el derecho de la mujer al voto, sostiene Allison K. Lange, autora de Picturing Political Power: Images in the Women’s Suffrage Movement (Representar el poder político: Imágenes del movimiento por el sufragio femenino).

Es que a fines del siglo XIX y principios del XX, tanto los líderes pro-sufragio como los anti-sufragio utilizaron ideas sobre lo que las mujeres “deberían” ser para argumentar a favor y en contra del derecho al voto. Ambos bandos de esa grieta aprovecharon el surgimiento de la tecnología de la impresión y la fotografía para emprender lo que los historiadores definen como una de las primeras campañas políticas visuales coordinadas en la historia de los Estados Unidos. Y las sufragistas “fueron tan hábiles con las herramientas que tenían en ese momento como lo son ahora los manifestantes y los activistas”, en tanto utilizaban medios visuales para perfeccionar su mensaje y crear una marca reconocible al instante, escribe Susan Ware, historiadora y autora de Why They Marched: Untold Stories of the Women Who Fought For the Right of Vote (Por qué marchaban: Historias nunca contadas de las mujeres que lucharon por el derecho al voto). El resultado fue una vibrante propaganda de ambos lados, que ayudó a generar personajes y temas –desde la “comehombres” con sed de poder hasta la mujer moderna y trabajadora que podía compatibilizar todo– transmitidos a lo largo de las décadas y que siguen profundamente arraigados en la cultura actual.

Sufragistas en lucha por el voto femenino Estados Unidos.

Sufragistas en lucha por el voto femenino Estados Unidos.

Un tema recurrente en los antisufragistas –algunos de ellos mujeres– era que las mujeres supuestamente debían ser cuidadoras virtuosas y que darles el derecho al voto iría en detrimento de sus responsabilidades domésticas, como el cuidado de los hijos, la administración del hogar y el “mantenerse linda”, dijo Lange en una entrevista telefónica.

Ni bien se planteó la demanda del voto, quienes se oponían al sufragio femenino comenzaron a argumentar en contra de él, a menudo con medios visuales. Utilizaban grabados que se vendían como decoración para presentar sus ideales de “maternidad” y “femineidad” como diametralmente opuestos al sucio mundo de la política y la búsqueda agresiva del éxito en la vida pública. Las imágenes creadas en 1869 por una de las casas de grabados más destacadas de la época, Currier & Ives, a menudo pintaban a las mujeres que luchaban por el voto como “monstruos feos y desvergonzados”, que amenazaban con derribar el statu quo, reflexionó Lange. A menudo iban vestidas con atuendos considerados escandalosos –faldas que dejaban al descubierto los tobillos, pantalones anchos y cortos o bombachas rurales– y se entregaban a lo que en general se habría considerado un comportamiento inmoral, como fumar, beber o ignorar el llanto de un bebé. “Esos grabados se proponían atacar la femineidad de las mujeres, su sentido del decoro y su respetabilidad”, agrega Kate Clarke Lemay, historiadora y curadora de la Galería Nacional de Retratos. “Se les destinaban epítetos como comehombres”.

Para contrarrestar los ataques de sus adversarios, en la década de 1870 las sufragistas comenzaron a posar para retratos que se vendían con el fin de recaudar dinero para la causa. Esperaban que esas imágenes ayudaran a mostrar su movimiento bajo una luz más elegante, muy lejos de las caricaturas que circulaban. Todo, desde sus poses hasta su ropa, fue cuidadosamente estudiado para ayudar a difundir una imagen de inteligencia, moralidad y refinamiento.

Untold Stories of Black Women in the Suffrage Movement - YouTube

Las sufragistas negras, que a menudo eran marginadas en los grupos de sufragistas blancas, también crearon sus propios retratos con la esperanza de contrarrestar los estereotipos racistas y sexistas. A mediados del siglo XIX, la abolicionista y sufragista Sojourner Truth vendía tarjetas con su retrato en sus giras de conferencias como forma de afirmar su respetabilidad y la propiedad de su trabajo. Cuando líderes sufragistas negras posteriores como Ida B. Wells-Barnett y Mary McLeod Bethune posaron para retratos, al igual que Stanton y Anthony, se vistieron con ropa elegante y usaron joyas para proyectar riqueza y refinamiento.

NAWSA, (National American Woman Suffrage Association) Collection (Selected  Special Collections: Rare Book and Special Collections Division, Library of  Congress)En la década de 1910, cuando el movimiento cambió de enfoque para lograr una enmienda del sufragio federal e hizo uso de la prensa nacional para conseguir apoyo para esa campaña, las sufragistas se inclinaron por las imágenes de mujeres como figuras puras y heroicas, dijo Lemay. En marzo de 1913, Paul y la NAWSA (la Asociación Pro Sufragio de la Mujer, según sus siglas en inglés) organizaron un enorme desfile de sufragistas en Washington, el día antes de la toma de posesión del presidente Woodrow Wilson. Miles de mujeres con vestidos blancos y algunas incluso montadas a caballo marcharon por la capital.

A la mañana siguiente, la noticia del desfile ocupó gran parte de la portada de The Washington Post. El titular decía: “La belleza, la gracia y el arte de la mujer desconciertan a la capital–Millas de ondulante femineidad presentan una fascinante atracción sufragista”. Al parecer, las primeras caricaturas de las sufragistas representadas como “feas” habían sido refutadas con éxito.

Al mismo tiempo, la NAWSA también trabajaba para revertir la representación antisufragista de la maternidad, planteando como argumento a través de afiches y grabados que el sufragio no le quitaría valor. De hecho, argumentaban que el voto no solo beneficiaba los intereses de las madres, porque les permitía abogar políticamente por los temas que les preocupaban, sino también que el hecho de ser madres haría que las mujeres fueran mejores votantes.

En 1906, Jane Addams, pionera del movimiento de casas de acogida y miembro de la junta de la NAWSA, articuló esa línea de pensamiento en la convención anual de la agrupación. “El trabajo doméstico urbano ha fracasado en parte porque no se ha consultado a las mujeres, las amas de casa tradicionales”, dijo, y los gobiernos “exigen la ayuda de mentes acostumbradas al detalle y a la variedad de trabajo, a un sentido de la obligación por la salud y el bienestar de los niños y a la responsabilidad por la limpieza y la comodidad de otras personas”.

Esta visión idealizada de las sufragistas como inteligentes, bellas, solícitas y maternales dio lugar, dijo Lange, a la idea de que la participación de la mujer en la política no destruiría la vida doméstica. De que ambas cosas no son mutuamente excluyentes y de que una alimenta a la otra.

Mellon Foundation Grant to Radcliffe's Schlesinger Library Will Catalyze  New Scholarship on American Women's Suffrage and the Still-Unrealized  Promise of Female Citizenship | HASTACEn el siglo que siguió a la ratificación de la 19ª Enmienda –que prohibió la discriminación en las urnas por motivos de sexo–, estos debates sobre la femineidad y la maternidad persisten. Y la pregunta sobre cómo los manejan las mujeres que están bajo la mirada pública ha surgido una y otra vez, obligando al creciente número de mujeres que se presentan a elecciones “a negociar su imagen pública desde el punto de vista de su condición de madres, esposas, hijas”, escribe Lange en su libro. Lo vimos en 2008, cuando Sarah Palin, la ex gobernadora de Alaska que fue candidata a la vicepresidencia junto al senador John McCain, se presentó constantemente como una hockey mom, una madre que lleva a sus hijos cada día a jugar al hockey.

Y lo vimos en 1984, cuando a Geraldine Ferraro, que venía de hacer historia al formar parte de la fórmula presidencial de un partido importante, en Mississippi el Comisionado de Agricultura del estado le preguntó si podía preparar muffins de arándanos.

“Claro que puedo”, respondió Ferraro. “¿Y usted?”


©The New York Times.

Traducido por Elisa Carnelli

El H-Net Book Channel acaba de publicar un ensayo bibliográfico que llamó poderosamente mi atención, ya que enfoca la historiografía reciente de las implicancias internacionales de la guerra civil estadounidense. Escrito por Chase McCarter, candidato doctoral en la Universidad de Nuevo México, este trabajo enfoca el impacto en América Latina de la guerra civil estadoununidense y del periodo de la Reconstrucción.


 The US Civil War Era and Latin America

It would be incorrect to argue that scholars have never considered the international dimensions of the US Civil War Era. However, the vast majority of the tens of thousands of books written about the antebellum US, the war, and Reconstruction usually foreground the domestic elements. In addition, the scholars who considered the international implications tended to focus on the relationship between the US and European powers. Recent studies, however, have begun to pay more attention to Latin America. This is particularly important because, as the author discusses in this essay, historians of the US Civil War Era and of Latin America have a great deal to say to each other. Being more attentive to Latin America also has important contemporary relevance in light of the persistent tensions among the nations of the Western Hemisphere. Chase McCarter is a Ph.D. candidate in the Department of History at the University of New Mexico and resource editor for H-CivWar. He studies the Civil War-era South with particular focus on the postwar migration of ex-Confederates to Latin America. –Book Channel Guest Editor Evan Rothera

In the late 1960s, US historians became increasingly interested in internationalizing the history of the US Civil War era. In his essay for C. Vann Woodward’s 1968 anthology, The Comparative Approach to American History, David M. Potter argued that the turmoil of the US Civil War era and the European revolutions of 1848 were both the product of nationalist struggles and were equally critical in the survival of liberal nationalism around the globe.1 Ian Tyrrell’s call in 1991 for a new history that decentered exceptionalist narratives in American historical writing gave birth to the transnational turn in US history and further influenced historians of the US Civil War era to explore the impact of the period’s major events outside the confines of US national borders. For example, Robert E. May’s anthology The Union, the Confederacy, and the Atlantic Rim (1995) brought together studies by Howard Jones, R. J. M. Blackett, Thomas Schoonover, and James M. McPherson to reveal the impact of the US Civil War on European and Latin American nations. Since the mid-1990s, scholars like Enrico Dal Lago, Peter S. Onuf, Andre Fleche, Timothy M. Roberts, Patrick J. Kelly, and a wave of others have deepened historical understanding of the US Civil War era by thinking about this period through a transnational framework.2

But historians still have more ground to cover. The role of Latin America in the ideologies, debates, and events that transpired in the United States during the Civil War era has been relatively understudied by historians. Historians have directed much more attention to European happenings and their impact on the United States during this period than to Latin American ones. But there is a growing interest in the role of Latin America in the coming of the Civil War, the war itself, and Reconstruction.

New histories of the US sectional crisis frame the prospect of slavery’s expansion in Latin America as a central issue of contention between proslavery advocates and abolitionists in the 1840s and 1850s. Matthew Karp’s This Vast Southern Empire: Slaveholders at the Helm of America Foreign Policy (2016) argues that Latin America was most certainly in the sights of proslavery advocates in the US government during the antebellum period. Karp contends that southern slave-owning elites were not an isolated class of individuals who clung to the dying institution of slavery in the US South. Rather, they were globally minded people and kept a close eye on threats to slavery across the Americas, especially in Cuba and Brazil, whom they saw as allies in an international fight against the forces of abolition. They also believed that the continuity of slavery in the Americas was key to the future prosperity and power of the United States (p. 2).

The mind-set of southern slaveholders Karp depicts in his study was related to the emergence of  what Dale Tomich labels “the second slavery” in his book, Through the Prism of Slavery: Labor, Capital, and World Economy (2003). “Second slavery” describes the remaking of slavery in concert with the expansion of industrial capitalism and the creation of new, highly profitable slave-based zones of commodity production throughout the Americas during the early nineteenth century.3 Throughout the book, Karp details how proslavery advocates within the US government sculpted foreign policy and the US military in efforts to strengthen and preserve this new form of slavery in the United States and Latin America. For the most part, proslavery advocates were successful at doing so until the institution collapsed with the defeat of the Confederacy during the Civil War (p. 3).

Robert E. May’s book Slavery, Race, and Conquest in the Tropics: Lincoln, Douglas, and the Future of Latin America (2013) is his latest addition in a forty-plus-year career of thinking about the transnational dynamics of the US Civil War era. In this study, May asserts that the 1858 Lincoln-Douglas debates featured a clash of ideas over slavery’s expansion in Latin America. Lincoln and Douglas’s feud over this topic also embodied a larger breakdown in relations between the North and South, which contributed to the outbreak of Civil War. Throughout the text, May traces the ideological evolution of both men on the issue of slavery’s expansion in Latin America. For Douglas, the acquisition of territory in Latin America was necessary for the growth and progress of the United States. Under his philosophy of popular sovereignty, Douglas argued that future US colonists in Latin America should have the right to establish slavery in their territories if they desired. Contrary to Douglas, Lincoln held an explicitly anti-expansionist position toward Latin America and believed that the prospect of slavery’s expansion there, where it did not yet exist, would put the Union in mortal danger. In fact, May explains that throughout Lincoln’s presidency he maintained an anti-expansionist attitude toward Latin America. Lincoln also favored exporting African Americans to colonies in Latin America where he believed that they could obtain a level of freedom and equality unavailable to them in the United States. Lincoln’s articulation of this position on Latin America during the Lincoln-Douglas debates informed Southerners that a Lincoln victory in the election of 1860 would destroy any hopes they had of expanding slavery southward. May suggests that the desire to preserve future prospects of expanding slavery into Latin America heavily influenced Southerners’ choice to secede in the wake of Lincoln’s victory. Overall, May’s analysis of the Lincoln-Douglas debates adds a transnational dimension to the sectional crisis and the outbreak of the Civil War by centering the future of slavery’s expansion in Latin America as a leading issue that contributed to the breakdown between North and South.

Rethinking the coming of the US Civil War in a transnational context has also pushed historians to explore the interconnections of the war itself with concurrent conflicts of the 1860s. Don H. Doyle has been at the center of scholarly efforts to do so. Most notably, his book The Cause of All Nations: An International History of the American Civil War (2014) categorizes the US Civil War as part of a broader struggle for democracy throughout the Atlantic world. His latest contribution, an edited anthology, American Civil Wars: The United States, Latin America, Europe, and the Crisis of the 1860s (2017), takes a more direct look at the role of the US Civil War in Latin America. Specifically, American Civil Wars demonstrates that the 1860s was a decade of multiple civil wars, separatist rebellions, slave uprisings, and emancipations throughout the Americas. Furthermore, democratic republics throughout the Americas defeated the attempted reconquest of the hemisphere by European monarchies.

For example, Stève Sainlaude’s essay, “France’s Grand Design and the Confederacy,” argues that the US Civil War neutralized the United States in Latin America as it dealt with the Confederacy. The war presented Napoleon III with an opportunity to reassert France’s former colonial empire in the Americas, which he tried and failed to do in the Second French Intervention in Mexico. This largely resulted from the Union’s victory in the Civil War and the US federal government’s financial and military aid to Benito Juárez’s republican army.

The victories of democratic republics throughout the Americas in the 1860s also prevented the destruction of the international antislavery movement. Rafael Marquese and Matt D. Childs’s respective contributions to this anthology show that the defeat of the Confederacy and abolition of slavery in the United States paved the way for the institution’s demise in Cuba and Brazil. Childs maintains that the US Civil War was the crisis that placed the possibility of abolition on the political horizon for Cuban slaveowners. Likewise, Marquese uses the analogy of a “protective wall” to describe the relationship of US slavery to Brazilian slavery. When this wall came down, it energized an already present and potent antislavery moment in Brazil, which would be vital to the passing of gradual emancipation laws in the 1870s and the final emancipation law in 1888.

In sum, this anthology reframes the US Civil War as a mere chapter in a hemisphere-wide and decade-long struggle between the forces of republicanism and monarchism and between proponents of slavery and emancipation. The Latin American conflicts of the 1860s that scholars have entangled with the US Civil War show that the war was anything but exceptional. Yet this study also emphasizes that the outbreak of the war was a critical factor in the eruption of conflicts in Latin America and that the outcome of the war was essential to the preservation of republicanism in the region.

This turn in the literature has naturally led scholars of US Reconstruction to branch out toward Latin America as well. United States Reconstruction across the Americas (2019), edited by William A. Link, establishes that post-Civil War global political, social, and economic developments entangled and influenced the central elements of Reconstruction (i.e., emancipation, nationalism, and the spread of market capitalism). Additionally, the emergence of the United States in the post-Civil War period as a global power was contingent on developments in several nations throughout the Americas.

Chapter 1, “The Cotton and Coffee Economies of the United States and Brazil, 1865-1904,” by Rafael Marquese, argues that the seemingly disparate transitions from slavery to free labor in Brazil and the US South were quite related. In the aftermath of US emancipation, planters in both nations sought a means by which to transition from slavery to free labor while maintaining the same level of exploitation. Brazilian planters, who saw the end of Brazilian chattel slavery on the horizon after the US Civil War, viewed sharecropping and tenancy in the South as a loss of planters’ power over laborers and the system of production. As an alternative, Brazilian planters instituted the colonato system, which preserved planter power over “the organization of labor and landscape management” (p. 29). Effectively, Brazilian planters were able to maintain some key exploitative elements of slavery under this labor system. Through this example, Marquese shows how the reconfiguration of capitalism during Reconstruction in the United States precipitated change in Latin American countries like Brazil.

From a different direction, Edward B. Rugemer’s essay, “Jamaica’s Morant Bay Rebellion and the Making of Radical Reconstruction,” illustrates the impact of the 1865 Morant Bay Rebellion on Reconstruction policymaking. The reports of the violent rebellion in Jamaica back in the United States, and fears that the same could occur in the South, influenced Congress to enact legislation and enforcement measures (e.g., the Civil Rights Act of 1866 and Reconstruction Acts of 1867) that would ensure political rights for black men and a future for them in the post-emancipation United States. Rugemer emphasizes the great consideration that Republicans gave to the meaning of the rebellion in terms of its implications for the course of Reconstruction, which further shows the direct impact the rebellion had on the shaping of Reconstruction policy.

In terms of diplomacy, Don H. Doyle’s essay, “Reconstruction and Anti-Imperialism: The United States and Mexico,” examines US foreign policy in the aftermath of the US Civil War. Doyle focuses on the US role in expelling the French from Mexico in 1867 as an indication of “spirit of republican camaraderie” that was inherent to US foreign policy in Latin America during the Reconstruction Era (pp. 6-7).

The transnational framing of US Reconstruction literature has also contributed to further scholarly interest in the ex-Confederate migration to Latin America. Todd W. Wahlstrom’s book The Southern Exodus to Mexico: Migration across the Borderlands after the American Civil War (2015) argues that the desire to create surrogate Souths in Mexico was not the driving force behind the migration of a few thousand ex-Confederates to the nation between 1865 and 1866. Rather, it was the pursuit of economic prosperity, which they hoped could be obtained through the creation of agricultural and commercially driven colonies and the exploitation of Mexico’s transborder economic opportunities. For these Southerners, remaining in the US South was not the sole focus of their vision for life after the Civil War. Wahlstrom explains that they believed their future was contingent on the creation of an “entrepôt of southern commerce” through the colonization of Latin America (p. xvii). This dream inevitably died with the failure of Southern colonization in places like Mexico, Brazil, Belize, and Venezuela, but Wahlstrom argues that it marked an important stepping stone in US efforts to “bridge economic borders” in Latin America during the second half of the nineteenth century (p. xxvii).

The literature review in this essay reflects the efforts of scholars of the US Civil War era to incorporate Latin America into what historians have traditionally described as the exceptional history of the United States. Taken together, these studies present strong evidence for the argument that the ideologies and events most identified with the coming of the US Civil War, the war itself, and Reconstruction were deeply entangled with occurrences and ideologies present in Latin America at the same time. More broadly, they demonstrate that US economic, social, and political development during the nineteenth century was internationally interdependent.

Notes

[1]. David M. Potter, “Civil War,” in The Comparative Approach to American History, ed. C. Vann Woodward (New York: Oxford University Press, 1968), 139.

[2]. See Enrico Dal Lago, Agrarian Elites: American Slaveholders and Southern Italian Landowners, 1815-1861 (Baton Rouge: Louisiana State University Press, 2005), and Civil War and Agrarian Unrest: The Confederate South and Southern Italy (New York: Cambridge University Press, 2018); Peter S. Onuf and Nicholas Onuf, Nations, Markets, and War: Modern History and the American Civil War (Charlottesville: University of Virginia Press, 2006); Timothy Mason Roberts, Distant Revolutions: 1848 and the Challenge to American Exceptionalism (Charlottesville: University of Virginia Pres, 2009).

[3]. Dale W. Tomich, Through the Prism of Slavery: Labor, Capital, and World Economy (Lanham, MD: Rowman & Littlefield, 2003), 61.


Suggested Readings

Dawsey, Cyrus B., and James M. Dawsey. The Confederados: Old South Immigrants in Brazil. Tuscaloosa: The University of Alabama Press, 1995.

Doyle, Don H. The Cause of All Nations: An International History of the American Civil War. New York: Basic Books, 2015.

Fleche, Andre M. The Revolution of 1861: The American Civil War in the Age of Nationalist Conflict. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2012.

Guterl, Matthew Pratt. American Mediterranean: Southern Slaveholders in the Age of Emancipation. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2008.

Jarnagin, Laura. A Confluence of Transatlantic Networks: Elites, Capitalism, and Confederate Migration to Brazil. Tuscaloosa: The University of Alabama Press, 2008.

Kelly, Patrick J. “The Lost Continent of Abraham Lincoln.” The Journal of the Civil War Era 9, no. 2 (June 2019): 223-48.

——. “The North American Crisis of the 1860s.” The Journal of the Civil War Era 2, no. 3 (September 2012): 337-68.

Mahoney, Harry Thayer. Mexico and the Confederacy, 1860-1867. San Francisco: Austin & Winfield, 1998.

May, Robert E. Manifest Destiny’s Underworld: Filibustering in Antebellum America. Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 2002.

——. ed. The Union, the Confederacy, and the Atlantic Rim. West Lafayette, IN: Purdue University Press, 1995.

——. The Southern Dream of a Caribbean Empire, 1854-1861. Baton Rouge: Louisiana State University Press, 1973.

Roark, James L. Masters Without Slaves: Southern Planters in the Civil War and Reconstruction. New York: W. W. Norton, 1977.

Rolle, Andrew F. The Lost Cause: Confederate Exodus to Mexico. Norman: University of Oklahoma Press, 1965.

Rugemer, Edward Bartlett. The Problem of Emancipation: The Caribbean Roots of the American Civil War. Baton Rouge: Louisiana State University Press, 2008.

Scott, Rebecca J. Degrees of Freedom: Louisiana and Cuba after Slavery. Cambridge, MA: Harvard University Press, 2005.

Stevenson, Louise L. Lincoln in the Atlantic World. New York: Cambridge University Press, 2015.

Comparto este artículo publicado en Diálogo Atlántico  -blog del Instituto Franklin– sobre un grupo de escritoras que derribaron el monopolio masculino de la literatura proletariada estadounidense en la década de 1930. Su autora es la Doctora Luisa Juárez, profesora de la Universidad del Alcalá de Henares.


Getty Images - Fábrica Mujeres Años 30

El proletarianismo de Tillie Olsen y su vigencia en el presente social norteamericano

Diálogo Atlántico  10 de

Los años treinta fueron un periodo fértil para la denominada literatura proletaria en los Estados Unidos, un discurso a caballo entre las demandas formales del modernismo y la temática social propia del realismo, que sirvió como herramienta de activismo político por el cambio social. Las escritoras que participaron en este movimiento estético-político quedaron provisionalmente canonizadas a finales del siglo XX al aparecer sus nombres y algunas de sus obras en varias publicaciones académicas esenciales, a saber, el capítulo que Paul Lauter escribió para Columbia History of the American Novel (1991) y las grandes antologías de literatura norteamericana como la Norton o la Heath. Los nombres de Tillie Olsen, Josephine Herbst, Meridel Le Sueur, Mira Page, Fielding Burke o Tess Slesinger aparecieron junto al de autores consagrados como John Steinbeck, Sherwood Anderson, Henry Roth, o Mike Gold. Fue Gold quien más trabajó por dar coherencia al discurso del proletarianismo que surgió durante la Gran Depresión. La publicación de su manifiesto literario, que inevitablemente recuerda a las declaraciones modernistas que vieron la luz en los años veinte, definía en términos esencialistas el compromiso literario con los valores de la izquierda: el escritor proletario era por definición varón. Tras la Segunda Guerra Mundial, la fórmula literaria del proletarianismo perdió visibilidad, pero fueron las escritoras coetáneas a Gold quienes quedaron en el olvido más absoluto. Las críticas y directoras de editoriales feministas de la segunda ola rescataron y reeditaron las obras de estas autoras, cuyo legado posee una excepcional vigencia hoy día para entender la función del arte como palanca de cambio social y de agitación política.

The Unpossessed by Tess Slesinger

El proceso de arqueología literaria que describo tuvo lugar en los últimos años del siglo XX y partía de un serio compromiso intelectual y político con las categorías de género, raza y clase, cuya intersección iluminaba el sesgo androcéntrista blanco que había definido la herencia textual de la izquierda norteamericana. La lectura de Le Sueur, Slesinger, Olsen y otras refutaba la idea de que “work is male”. La galería de personajes y situaciones que las autoras retrataron suponían, y me atrevo a decir que en cierto modo siguen suponiendo, una provocación a las convenciones socioculturales: las reporteras que cubren las manifestaciones por salarios justos; las obreras en paro que esperan infructuosamente un trabajo en las oficinas de empleo; el sentimiento de indignidad con el que algunas mujeres aguardan su turno en las colas del hambre. También aparecían en estas obras referencias a nuevos trabajos desempeñados casi con exclusividad por mujeres en las nuevas urbes de la sociedad capitalista y consumista norteamericana de la primera mitad del siglo XX, y se denunciaban los efectos dañinos de un crecimiento económico basado en la explotación depredadora de recursos y trabajadores. Me refiero a personajes inspirados en una multitud de jóvenes secretarias y oficinistas que, abrazando la ideología patriarcal, ponían más entusiasmo en lograr un buen matrimonio que en lograr su autonomía por medio de una carrera profesional, y que terminaban siendo acosadas sexualmente en el trabajo; o las dependientas de grandes almacenes, a quienes se obligaba a seguir un código de vestimenta y maquillaje que mermaba el exiguo salario, llevándolas incluso a privarse de comida; o a las amas de casa y madres que padecían los efectos de la polución generada por las industrias cárnicas.

Tillie Olsen: One Woman, Many Riddles: Reid, Panthea: 9780813551876:  Amazon.com: BooksCasi todas estas autoras estuvieron ligadas al rotativo del movimiento comunista americano: New Masses. Además de relatos y poesía, las escritoras publicaron allí artículos políticos, reportajes, cartas y otros textos híbridos de difícil catalogación que ofrecían una visión crítica de los acontecimientos desde posturas que hoy llamaríamos feministas. En algunos casos, las noticias del periódico marxista servían de inspiración para la creación literaria, como ocurrió con el poema, “I Want You Women up North to Know” (1934), que Tillie Olsen publicaría en The Partisan. Olsen leyó una carta de Felipe Ibarro en New Masses en la que se denunciaban las condiciones laborales de las costureras de San Antonio, Texas. Profundamente afectada por los datos objetivos que ofrecía aquella carta al diario, Olsen puso su talento literario una vez más al servicio del activismo político, produciendo un poema sobre la explotación que sufrían sus hermanas trabajadoras del sur. El poema adopta un lenguaje lírico con imágenes aparentemente convencionales e inocuas de pájaros o flores, que resultan ser, además de una parodia de la literatura como mero ejercicio estético, una denuncia furiosa de la economía de frontera. Olsen logra un poderoso alegato contra la explotación laboral de las trabajadoras de ascendencia mejicana. El poema ofrece una visión cruda de aquellas mujeres consumidas por las labores de la aguja, que bordan exquisitas piezas durante horas sin fin, durante el día y en la oscuridad, hasta que se secan sus ojos y se agarrotan sus manos por una cantidad insignificante de dinero, que nunca aliviará la miseria material en la que viven. La carga política del texto apela a las conciencias de los consumidores, en este caso, señoras ricas que adquirían aquellos primorosos bordados en las tiendas bonitas de las ciudades. Sin embargo, Olsen no peca de ingenua pues entiende que será poco probable que las señoras ricas lean su poema y sabe que, de hacerlo, difícilmente se sentirán interpeladas por la denuncia allí descrita, y mucho menos se reconocerán como cómplices en aquel intercambio macabro. Por este motivo, el poema, al igual que hiciera la novela de Mike Gold, Jews without Money, termina con unas líneas que presagian la revolución de los trabajadores, objetivo del arte proletario:

“Women up North, I want you to know,

I tell you this can´t last forever.

I swear it won’t”


Luisa Juarez / Sobre el autor