Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Imperialismo norteamericano’ Category

Throughline es un nuevo podcast de la  National Public Radio (NPR) cuyo contenido podría ser de interés para los lectores de esta bitácora. Conducido por Ramtin Arablouei y Rund Abdelfatah, Throughline está dedicado a un análisis histórico que busca rescatar los temas que no se incluyen en los libros de textos, o en los discursos oficiales o dominantes.  A sus creadores les interesa dar contexto histórico a las noticias y discusiones públicas.

En el aire desde el 7 de febrero de este año, Throughline contiene sólo cinco episodios. El primero de ellos titulado How The CIA Overthrew Iran’s Democracy In 4 Days, analiza   el papel que jugó la CIA en el derrocamiento del Primer ministro Iraní Mohammad Mossadegh en 1953. El segundo episodio –On The Shoulders Of Giants–  analiza la historia de las protestas de los deportistas afroamericanos contra el racismo y la violencia racial. El tercer episodio (The Forgotten War) analiza el significado de la guerra de Corea en las relaciones de Estados Unidos con el régimen norcoreano. El cuarto episodio titulado High Crimes And Misdemeanors, examina el primer juicio de residenciamiento a un presidente estadounidense. El quinto y hasta ahora último episodio (American Shadows) enfoca de forma magistral el papel que las teorías de conspiraciones han jugado en la historia estadounidense desde el periodo colonial.

Todos aquellos interesados en la historia estadounidense – y la lucha contra las fake news y la manipulación de la historia- encontrarán útil e interesante este podcast.

Norberto Barreto Velazquez

Lima, Perú

 

 

Read Full Post »

En este, el mes en que los estadounidenses celebran la herencia afro-americana, comparto con mis lectores este interesante escrito sobre el tema de la legislación que buscó frenar los linchamientos en Estados Unidos. Los linchamientos fueron parte de la violencia racial de la que fueron víctimas las minorías estadounidenses, especialmente, los afroamericanos. Casi 5,000 personas fueron linchadas en Estados Unidos entre 1882 y 1951, de los cuales dos terceras partes fueron ciudadanos negros.


BV-Acharya-21

The History of American Anti-Lynching Legislation

We’re History   February 5, 2019

Onn October 26, 1921, President Warren G. Harding traveled to Birmingham, Alabama to participate in the city’s fiftieth anniversary celebration.  The Republican Harding, just seven months into his first term, was immensely popular.  But the speech he gave that day was soon condemned by the Birmingham Post as an “untimely and ill-considered intrusion into a question of which he evidently knows very little.”

What did Harding say that so offended the local newspaper?  After marveling at Birmingham’s industrial development, the President broached the subject of race relations.  Harding reminded the audience that black Americans had served just as honorably as whites in the recently completed world war, stating that their service brought many African Americans their “first real conception of citizenship – the first full realization that the flag was their flag, to fight for, to be protected by them, and also to protect them.”  He went on to condemn the lynching of black men and women and told the citizens of Birmingham that their future could be even brighter if they had “the courage to be right.”

Harding was not the first politician to claim to oppose lynching, and he would not be the last.  According to Tuskegee Institute statistics, over 4,700 Americans—two-thirds of them African American—were the victims of lynching between 1882 and 1951.  Lynching was a favorite tool of the Ku Klux Klan and other hate groups in the years after the Civil War, terrorizing black communities out of political activism and into silence for fear of their lives.  For decades, white southerners used lynching, Jim Crow laws, and voter suppression to maintain white supremacy and Democratic Party rule. After World War I, increased European immigration, fears of communism, and the Great Migration of African Americans from the South to major industrial cities in the North and Midwest led to increased instances of lynching.

Between 1882 and 1968, nearly 200 anti-lynching bills were introduced in Congress, and seven U.S. presidents between 1890 and 1952 asked Congress to pass a federal anti-lynching law.  Probably the most famous anti-lynching proposal was the Dyer Anti-Lynching Bill, first introduced in the U.S. House of Representatives by Missouri Republican Leonidas C. Dyer on April 8, 1918.  Dyer, known as a progressive reformer, came from St. Louis, where in 1917 white ethnic mobs had attacked blacks in race riots over strikebreaking and competition for jobs.  His proposed legislation made lynching a federal felony and gave the U.S. government the power to prosecute those accused of lynching.  It called for a maximum of five years in prison, a $5,000 fine, or both for any state or city official who had the power to protect someone from lynching but failed to do so or who had the power to prosecute accused lynchers but did not; a minimum of five years in prison for anyone who participated in a lynching; and a $10,000 fine on the county in which a lynching took place.  Those funds would be turned over to the victim’s family.  The Dyer bill also permitted the prosecution of law enforcement officials who failed to equally protect all citizens.

White southern Democrats in Congress opposed Dyer’s bill, and it went nowhere in 1918.  The next year, the National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) published a report that disproved the claim that most lynchings were of black men accused of attacking white women.  In fact, the report stated, less than one-sixth of the 2,500 African Americans lynched between 1889 and 1918 had been accused of rape.  Dyer, who represented a district with a large black constituency and was horrified by both the violence and disregard for the law inherent in lynching, determined to keep pressing his anti-lynching bill.  In 1920, the Republican Party included a brief endorsement of anti-lynching legislation (though not Dyer’s specifically) in the platform on which Warren G. Harding was elected:  “We urge Congress to consider the most effective means to end lynching in this country which continues to be a terrible blot on our American civilization.”

Dyer unsuccessfully re-introduced the bill in 1920, but it got a boost in late 1921 when Harding endorsed it in his Birmingham speech.  Harding went to Birmingham just four months after the May 31-June 1 racial violence in Tulsa, Oklahoma, which saw white mobs attack black residents and business and led to the deaths of nearly forty African Americans.  On January 26, 1922, the U.S. House of Representatives successfully passed the Dyer bill, sending it to the Senate.  But it failed in the Senate as southerners filibustered it, arguing that that blacks were disproportionately responsible for crime and out-of-wedlock births and required more welfare and social assistance than other minority groups.  In other words, stronger social controls—like lynching—were necessary to keep African Americans in line.  Dyer introduced his bill before Congress in 1923 and again in 1924, but southerners continued to block it.

linchamientos-eeuu

The Costigan-Wagner Bill of 1934 was the next major piece of anti-lynching legislation put before the U.S. Congress.  It was co-sponsored by Senators Edward P. Costigan of Colorado and Robert F. Wagner of New York—both Democrats.  President Franklin D. Roosevelt, also a Democrat, was hesitant to support this bill, primarily due to the provision it included that allowed for punishment of sheriffs who failed to protect prisoners from lynch mobs.  While FDR certainly opposed lynching, he worried that supporting the Costigan-Wagner Bill would cost him white southern support in his 1936 reelection campaign.  Ultimately, it did not matter much: southern senators blocked the bill’s passage, and Roosevelt cruised to an easy re-election, defeating Kansas Governor Alf Landon by over eleven million popular votes and an Electoral College count of 523 to 8.

Other anti-lynching bills came and went through the years, but none ever passed Congress and went to a president’s desk.  Even as we enter the second decade of the twenty-first century, Congress has still never passed an anti-lynching law.

In June 2018, nearly a year after the August 2017 racial violence in Charlottesville, Virginia, the three current African American members of the United States Senate introduced a bill to make lynching a federal crime.  Senators Kamala Harris (D-Calif.), Cory Booker (D-N.J.), and Tim Scott (R-S.C.) drafted the bipartisan legislation that defines lynching as “the willful act of murder by a collection of people assembled with the intention of committing an act of violence upon any person.”  The senators call their bill the Justice for Victims of Lynching Act of 2018.  “For over a century,” said Senator Booker, “members of Congress have attempted to pass some version of a bill that would recognize lynching for what it is: a bias-motivated act of terror… we have righted that wrong and taken corrective action that recognizes this stain on our country’s history.”  The bill unanimously passed the U.S. Senate on December 19, 2018.  It still requires passage by the House of Representatives and a presidential signature to become law.

Though not fondly remembered by historians because of his weakness and corruption, President Warren G. Harding deserves credit for calling out the crime of lynching nearly a century ago.  Criticized as a small-town, backward-looking Midwesterner who longed for the easy days of his childhood, it turns out that at least on the issue of racial violence Harding was ahead of his time.

Read Full Post »

Hamilton y la tergiversación histórica

Carlos Borrero

80 Grados     25 de enero de 2019

hamilton-wallpapers_4591694

No puede pasar desapercibido por la gente que Alexander Hamilton, el héroe del musical epónimo de Lin Manuel Miranda, defendía los mismos intereses económicos que hoy exigen para su propio enriquecimiento la imposición de penurias sobre las masas trabajadoras en general, y las de Puerto Rico en particular. La Rebelión del Whisky nos ofrece uno de los ejemplos más destacados de la ardiente defensa que hacía Hamilton de los ricos y poderosos. A pesar de su muy documentado papel activo para suprimir aquella rebelión contributiva la cual sacudió la frontera occidental de los recién formados Estados Unidos a principios de la década de los 1790, particularmente en el oeste de Pennsylvania, ese aspecto de Hamilton, el hombre, al igual que otras facetas similares se omiten de la obra de Miranda. La Rebelión del Whisky, un incidente transcendental en la temprana historia de EEUU, enfrentó los intereses de los pequeños granjeros contra los grandes monopolios destiladores de la costa este además de aquellos de los pobres endeudados contra los ricos acreedores.

El arbitrio sobre el whisky en 1791, el primer impuesto doméstico en EEUU, no sólo fue diseñado para favorecer a los intereses comerciales grandes por encima de aquellos de los pequeños propietarios –una política deliberada de concentración dentro de la industria destiladora– sino también impuso gran parte de la carga de la deuda que se había acumulado para sufragar la guerra independentista estadounidense sobre los granjeros pobres. Significativamente, Hamilton también exigía el pago a precio completo de los bonos de guerras adquiridos por inversionistas ricos de los veteranos de guerra endeudados a grandes descuentos, en algunos casos a 10 centavos el dólar.

Es en este sentido que la Rebelión del Whisky sólo puede entenderse como una continuación del descontento general entre las masas trabajadoras, particularmente las del campo, que estalló primero en la insurrección dirigida por Shays en el oeste de Massachusetts unos años antes y luego continuó con la rebelión de Fries unos años después.

lin-manuel-hamilton.jpg

Hamilton, el hombre, no sólo fue uno de los arquitectos de las políticas a favor de la clase dominante, a la que éste se integró mediante su matrimonio con una de las hijas de la familia Schuyler, una de las dinastías más pudientes de la época, sino que también fue un participante y beneficiario directo de la actividad especulativa y saqueadora de la emergente oligarquía comercial y bancaria estadounidense. Por ejemplo, como asesor legal de la familia Schuyler, Hamilton facilitó unos acuerdos de negocio turbios entre sus suegros y la Holland Land Company que resultaron en el despojo fraudulento de terrenos de los Séneca en el estado de Nueva York. Estos terrenos fueron vitales para la construcción de canales y otros intereses de sus suegros. Aún más interesantes a este respecto fueron los esfuerzos legislativos del gran “patriota” Hamilton a nombre de intereses extranjeros –la Holland Land Company era holandés– que estaban prohibidos de ciertos negocios en el estado de Nueva York antes de su intervención directa.

¿Y qué hay de la supuesta historia ‘rags-to-riches’ de un inmigrante que Miranda nos pinta en su musical? En términos técnicos, Hamilton era un migrante interno de una colonia a otra dentro del mismo imperio cuando se trasladó a la ciudad de Nueva York desde la Isla Nieves a finales de 1772. Aunque es cierto que tuvo que superar obstáculos en su vida, la idea de que Hamilton era ‘pobre’ dista mucho de la verdad histórica. En realidad, sus vínculos con el sector comercial (importaciones y exportaciones) desde sus años de adolescencia en el Caribe lo posicionaron sólidamente dentro de la capa intermediaria de la sociedad colonial. Precisamente por eso pudo no sólo codear con importantes sectores comerciales y políticos una vez llegó al norte, sino también integrarse dentro de éstos, aunque con trabajo duro y determinación. En cualquier caso, la propia experiencia vivida de Hamilton no fue de ninguna manera un impedimento para el tipo de chovinismo nacional que éste adoptó hacia los demás, particularmente durante sus últimos años de vida política activa, ya sea en la forma de epítetos antiinmigrantes que lanzaba contra sus opositores políticos o su ferviente apoyo a los Actos de Extranjería y Sedición bajo la presidencia de Adams.

Tampoco es creíble su supuesto abolicionismo, el cual Miranda opone a la hipocresía del esclavista Jefferson. En primer lugar, la familia de su esposa poseían esclavos, hecho que no parece haberle molestado a Hamilton. (Algunos historiadores lo acusan de haber alquilado esclavos de vez en cuando; práctica muy común para la época.) Además de esto, sus relaciones comerciales se daban frecuentemente con dueños de esclavos y otros intereses vinculados a la trata humana.

En el análisis final, Hamilton no sólo ascendió a los círculos de poder económico y político dentro del joven EEUU, fue un ideólogo importante de la emergente burguesía norteamericana quien articulaba sin titubeos su actitud ante la gente trabajadora de la época. Una lectura seria de El Federalista revela, además del grado de sus tendencias antidemocráticas, el desdén que sentía por las masas – fueran blancos, negros o indígenas.

El musical de Miranda se basa principalmente en una biografía sobre Hamilton de 2005 escrita por Ron Chernow, quien también trabajó como asesor para la obra teatral. La versión acrítica y ‘saneada’ de la vida de Hamilton que nos presenta Miranda, separa al individuo de las fuerzas sociales contradictorias de su época histórica. Independientemente de la posición de uno respecto a los dotes artísticos de Miranda –pienso que el hombre es sumamente talentoso– su obra no reta para nada el orden social actual no importa cuánto le fascina a uno la cuestión de raza o ver a gente de color representar a figuras históricas blancas. La cuestión racial que permea el musical, en realidad, refleja los deseos de una capa social privilegiada, de la cual Miranda forma parte, compuesta por personas históricamente excluidas de las altas esferas del poder dentro de las salas de juntas corporativas, además de las instituciones sociales, culturales y educativas, debido en gran parte a su identidad racial, étnica o género. El musical de Miranda de ninguna manera busca llamar para un cambio profundo al orden actual. Más bien representa un llamado para mayor diversidad dentro de las capas superiores del orden existente.

635947804098414743-xxx-img-hamilton-credit-joan-1-1-qnck5frg-78029476

Como han destacado muchos comentaristas en la colonia y la metrópoli, Miranda apoyó a la ley Promesa la cual dio sanción legal a la imposición directa de una dictadura financiera sobre su ‘amado’ Puerto Rico. Como tal, no debería sorprender que tanto los liberales como sectores de la derecha le hayan elogiado por su interpretación de Hamilton o que entidades como The Rockerfeller Foundation o el Gilder Lehrman Institute inviertan millones de dólares para subsidiar el espectáculo y crear currículos para estudiantes de escuela pública en la ciudad de Nueva York. ¿Qué mejor manera para la clase dominante promover sus valores e ideología, particularmente a la juventud pobre de clase trabajadora en tiempos de creciente desigualdad social, que a través de un espectáculo moderno de historia biográfica saneada, pintada a multicolores, y puesta al son del rap?

El musical llega ahora a Puerto Rico, donde en medio de una prolongada crisis económica y crecientes tensiones sociales, y a pesar de las garantías ofrecidas por la HEEND, ha desatado una controversia luego de la decisión de trasladarlo de la UPR al Centro de Bellas Artes en Santurce. La postura asumida por la HEEND de suspender sus protestas en aras del espectáculo, incluso cuando los medios de vida de sus miembros están bajo el ataque directo de la administración universitaria en cumplimiento con los dictados de la oligarquía financiera que ésta le sirve, representó un acto de magnanimidad; el reconocimiento del ‘derecho a la cultura’ tanto del estudiantado como de la gente en general. La oligarquía financiera nunca ha sentido una obligación similar de ser magnánima con los pobres. Los HEEND no deben pedir disculpas por la continuación de sus protestas y menos aún a aquellos que defienden, directa o tácitamente, los intereses de los que saquean el país. Su lucha es más que legítima y debe ampliarse para incluir a otros sectores laborales y los estudiantes.

La decisión de los productores del espectáculo, y los intereses financieros de los que éstos dependen, de trasladarlo no fue más que otra expresión del desdén capitalista por la gente humilde. A pesar de sus intentos de explicar la decisión, Miranda, independientemente de sus sentimientos subjetivos, se encuentra atrapado en el medio. Es la misma posición en que se encontraba cuando no pudo articular una posición de principios con respecto a la imposición de una dictadura financiera sobre su ‘amado’ Puerto Rico. En el análisis final, es una posición que sólo refleja su incapacidad de trascender la perspectiva contradictoria de su clase. Tal es el dilema del pequeño burgués que expresa ideas nobles con sus palabras mientras se aferra a las ventajas materiales colgadas delante de él por sus amos capitalistas de hecho.

Ver la entrada  original

Read Full Post »

La Historia Del Día

esclavos-negros-del-algodon

El Sur de Estados Unidos anterior a la Guerra Civil estadounidense era la tierra de la esclavitud industrial por excelencia,  unos dos millones de esclavos faenando para conseguir que los «señores del látigo» proveyeran abundantemente a los voraces «señores del telar» con la esponjosa fibra blanca.

Robin Blackburn

New Left Review

Fragmento

“Las pruebas arqueológicas sugieren que la producción de algodón surgió casi simultáneamente en el subcontinente indio y en las Américas, alrededor del año 3000 antes de nuestra era; por lo menos cuatro milenios antes de esa fecha ya se hilaba y se tejía el lino y la lana y, en China, la seda y el ramio. Versátil, resistente, lavable y fácilmente teñible, el algodón se convirtió rápidamente en un elemento importante de la economía doméstica de India, China, África occidental, Anatolia, así como en México y Perú en la época precolombina; se plantaba junto a los cultivos alimenticios…

Ver la entrada original 254 palabras más

Read Full Post »

ClacsoEl Grupo de Trabajo Estudios sobre Estados Unidos del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) acaba de publicar su quinto libro titulado Estados Unidos contra el mundo: Trump y la nueva geopolítica. Con trabajos de  analistas reconocidos como Leandro Morgenfeld, Dídimo Castillo Fernández, Luis Suárez Salazar, Marco A. Gandásegui, hijo y Josefina Morales, esta obra busca evaluar el significado de la presidencia de Donald Trump. De acuerdo a su introducción, este libro

“[…] procura exponer un análisis crítico, riguroso, multidisciplinario y actualizado que ofrezca diversas lecturas, interpretaciones y enfoques sobre los primeros quince meses de Trump al frente de la Casa Blanca. Busca proporcionar datos, evidencias y nuevos enfoques que permitan profundizar el conocimiento sobre Estados Unidos y su relación con el resto del mundo. En otras palabras, ofrecer un insumo para comprender y enfrentar, fundamentalmente desde Nuestra América, los impactos de la convivencia con una nación “en crisis o redefinición”, como es el caso de Estados Unidos en la “era Trump”. (18)

Los interesados en descargar este libro lo pueden hacer aquí.

Norberto Barreto Velázquez,

Lima 30 de agosto de 2018

Read Full Post »

Pocos son los historiadores puertorriqueños que estudian a Estados Unidos. Este es un hecho imperdonable para un país que es colonia estadounidense desde 1898. El impacto de la historia de la metrópoli norteamericana sobre su colonia caribeña ha sido directo y en ocasiones severo. Sin embargo, los historiadores puertorriqueños miran muy poco hacia el norte. Una clara excepción es el trabajo de José Anazagasty Rodríguez, profesor del Departamento de Ciencias Sociales del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico. En lo que va del siglo XXI, el Dr. Anazagasty Rodríguez ha desarrollado una interesante producción académica centrada en cómo lo estadounidense han visto y representado a Puerto Rico. Entre sus trabajos podemos mencionar “We the People” La representación americana de los puertorriqueños, 1989-1926 (coeditado con Mario R. Cancel en 2008), “1898”, McGee y el imperialismo progresista” (80 grados, octubre 2014),  “Las Abejeras del Capital en Porto Rico  (80 grados, junio 2014), “Golightly en Porto Rico” (80 grados, diciembre 2017).

El profesor Anazagasty Rodríguez acaba de publicar en el periódico digital 80 grados, la primera parte de un artículo donde continua su análisis de los vínculos del Partido Comunista de Estados Unidos y Puerto Rico, iniciado en su trabajo “El Fanguito y los Comunistas” (80 grados, enero 2014).  Artículo que comparto a continuación.


80 grados

1930: El pensamiento comunista-estadounidense sobre Puerto Rico

80 grados   4 de mayo de 2018

El Partido Comunista de los Estados Unidos (PCEU) ha denunciado y condenado la colonización de Puerto Rico a lo largo de toda su historia, solidarizándose con los trabajadores y los independentistas puertorriqueños. Apenas unos meses atrás, Carol Ramos, una activista puertorriqueña vinculada al PCEU, aseveró que apoyar a los puertorriqueños era parte del movimiento de resistencia, lo que los comunistas debían expresar con su obra política. Ciertamente, varios líderes del PCEU, como William Z. Foster y Gus Hall, así lo han expresado a lo largo de la historia del partido.

En dos artículos previos para 80grados examiné los escritos de esos dos dirigentes comunistas sobre Puerto Rico. En “El Fanguito y los Comunistas” detallé cómo William Z. Foster, Secretario General del partido entre 1945 y 1957, describió su experiencia en el arrabal puertorriqueño. En “Unbelievable Slums” examiné cómo Gus Hall, que dirigió el PCEU por más de 40 años, representó la pobreza y los arrabales puertorriqueños en los primeros años de la década de los setenta, en su artículo para Political Affairs, “The Colonial Plunder of Puerto Rico”. En ambos casos los arrabales puertorriqueños fueron el signo de la condición colonial puertorriqueña, así como de la pobreza, la explotación de los trabajadores y lo que Foster y Hall relataron como el latrocinio estadounidense en la Isla. Los arrabales eran para ambos un ejemplo lamentable de las consecuencias del colonialismo, uno que revelaba también la opresión y explotación colonialista-capitalista que vivían los puertorriqueños. La denuncia de esas condiciones de explotación y pobreza fueron además una exhortación a la movilización comunista en apoyo a la lucha independentista puertorriqueña. Pero, la denuncia de los comunistas estadounidenses antecedió los años cuarenta.

En la década de los treinta los comunistas se expresaron sobre Puerto Rico en varias ocasiones, publicando panfletos y ensayos sobre la situación en la Isla. En 1930, Harry Gannes publicó Yankee Colonies, panfleto en el que discutió varios aspectos sobre la condición colonial de Puerto Rico. The Communist, revista del PCEU, publicó cinco artículos sobre Puerto Rico en los treinta: A “Model” Colony of Yankee Imperialism de D.R.D., publicado en tres partes en 1931; The Struggle for Puerto Rican Independence de Harry Robinson en 1936; y Bring the New Deal to Puerto Rico de James F. Ford en 1939. Para propósitos de este artículo me concentraré únicamente en Yankee Colonies y discutiré los restantes, los publicados en The Communist, más adelante.  The Communist fue una revista del PCEU, que con posterioridad se convirtió en Political Affairs, en la que Gus Hall publicó “The Colonial Plunder of Puerto Rico.”

Yankee Colonies de Harry Gannes fue publicado por International Pamphlets y dirigido por Labor Research Association, una oficina de estadísticas sobre el trabajo y los trabajadores vinculada al PCEU. Gannes fue uno de los fundadores de la Young Workers League, predecesora de la Young Communist League. Fue además uno de los editores en asuntos internacionales del The Daily Worker, periódico del PCEU. Este prominente comunista estadounidense escribió los libros When China Unites: An Interpretive History of the Chinese Revolution (1937) y Spain in Revolt (1936). Aparte de Yankee Colonies publicó varios panfletos: Graft and Gangsters (1931), Kentucky Miners Fight (1932), The Economic Crisis (1932), Soviets in Spain (1935), War in Africa (1935), Spain Defends Democracy (1936), How the Soviet Union Helps Spain (1936) y The Munich Betrayal (1938). Gannes viajó a China y Europa usando el nombre de Henry George Jacobs, por lo que las autoridades estadounidenses lo acusaron de fraude en 1939. Alrededor de esa misma fecha enfermó gravemente como consecuencia de un tumor cerebral. Gannes falleció el 3 de enero de 1941.

Gannes comenzó el panfleto Yankee Colonies augurando otra guerra mundial, una con Estados Unidos e Inglaterra como enemigos. Una eventual guerra entre esas potencias inquietó a muchos en aquella época. En ambas naciones se consideraron los diversos escenarios de esa posible guerra. Este teatro de la guerra comenzó en la década de los veinte. Las fuerzas armadas estadounidenses evaluaron los escenarios posibles de esa guerra después de la Conferencia Naval de Ginebra en 1927, elaborando el designado War Plan Red, aprobado en 1930. Aunque los británicos también consideraron una posible guerra con su antigua colonia estos no desarrollaron un plan similar. Canadá, todavía un “dominio” británico, y previo al Estatuto de Westminster de 1931, ya lo había hecho en 1921, antes que Estados Unidos. Su Defense Scheme No. 1, contemplaba inclusive invadir los Estados Unidos después de un ataque estadounidense. Para Gannes, la rivalidad inter-imperialista entre Inglaterra y Estados Unidos, particularmente en Norte y Sur América, estimulaba la guerra en ambos países:

There is a drive for markets now going on among all the imperialist powers. During the first seven months of 1930, American exports dropped 30 per cent. The home market in the United States is rapidly shrinking. The United States and the British Empire battle for control of the markets in all Latin-American countries, particularly in Argentina, Brazil and Chile. Hand in hand with the struggle for world markets goes the tremendous rise in armaments.

Para él, esa competencia, y los eventos “revolucionarios” en India, China y Egipto, requerían prestarle más atención al “imperio de Wall Street.” En efecto, su panfleto tenía como objeto el análisis del imperialismo estadounidense, que se inició con la Guerra Hispanoamericana de 1898. En Yankee Colonialism, Gannes subrayó las actividades colonialistas de Estados Unidos en Filipinas, Puerto Rico e Islas Vírgenes.

Su análisis del imperialismo estaba evidentemente fundamentado en el marxismo-leninismo. Desde esa perspectiva, y como ilustra la figura, la necesidad de nuevos mercados estimulaba el imperialismo y el colonialismo estadounidense, así como la rivalidad inter-imperialista. El creciente armamentismo era para Gannes un indicador de esa tendencia. En ese contexto las colonias estadounidenses no solo representaban mercados cautivos, sino también puestos de avanzada militar, lo que coincide con la postura de Alfred T. Mahan con respecto a las colonias y el poder naval, que todavía inspiraba el imaginario naval estadounidense. Según Gannes, el Imperialismo estadounidense produjo tanto colonias directas como semi-colonias:

There are two main types of colonies which imperialism chains to its chariot wheels. Especially in considering American imperialism is this important. Its colonial empire within the so-called independent countries, such as Cuba, Nicaragua, Haiti, Santo Domingo, Panama and Mexico, is of far vaster extent than its outright colonies. In these semi-colonial countries the struggle for domination and control is keener, as conflicting imperialist interests are represented.

Para Gannes, si los conflictos inter-imperialistas eran más agudos en las semi-colonias las posesiones consumadas, las colonias directas como Puerto Rico y Filipinas, representaban las vigas de acero sobre las que descansaba el expansionismo estadounidense.  Allí estaban ubicadas las bases navales más importantes, las que además salvaguardaban importantes rutas comerciales. Para Gannes, esas colonias estaban en medio de las escenas de guerras venideras.

Las consecuencias de la Guerra Hispanoamericana de 1898 le abrieron puertas a Estados Unidos, ahora una nueva fuerza imperial, en Asia y América Latina. Como explicó Gannes, las colonias que ahora poseía le facilitaban a Estados Unidos la expansión geopolítica y comercial en esas regiones, con el Canal de Panamá como enlace entre estas: “It now became the aim of the imperialist masters, not only to make of the Caribbean Sea an American lake, but to let the waters of this lake flow through the Isthmus of Panama, via a Wall Street owned canal, and to bridge the Pacific Ocean with Yankee-controlled islands.”

A finales del siglo 19, la guerra contra España era el único medio disponible para que Estados Unidos adquiriera colonias directas, pues los otros centros imperiales ya se habían repartido casi todo el planeta. Como explicó Gannes: “War was the only way open for the acquisition of new territories. Colonies had to be wrested from other powers. Spain owned the colonies most desired by the United States business class. War against Spain was declared. Flimsy pretexts were invented and forgotten in the scramble for greater prizes.” Después de la guerra con España, como ilustra la tabla, Estados Unidos adquirió como colonias a Filipinas, Hawái, Puerto Rico y Guam. En 1898 esa nación también ocupó la isla Wake y las islas Midway y en el próximo año adquirió a Samoa. Finalmente, le compró las Islas Vírgenes a Dinamarca en 1917.  En total, Estados Unidos adquirió entre 1898 y 1917 unas 125,328 millas cuadradas de nuevo territorio, con una población en 1930 de más de 14 millones de habitantes.

Según Gannes, el Caribe era para los Estados Unidos y su capital nacional una entrada importante a los mercados latinoamericanos, pero también una senda abierta a su materia prima. La inversión de capital estadounidense allí ya era considerable. Para Gannes, si bien Estados Unidos contaba con diversas colonias en el Caribe, el capital las trataba como una unidad, haciendo pocas distinciones entre colonias directas o indirectas. Pero, para el gobierno y capital estadounidense el Caribe era mucho más importante por su valor estratégico-militar y porque les facilitaba su ingreso a mercados mucho más importantes. Para Gannes, Puerto Rico e Islas Vírgenes eran desde la perspectiva militar estadounidense, eslabones significativos en su “cadena de hierro” en el Caribe.

Gannes le consagró la mayor parte de Yankee Colonies a Filipinas, dedicándole menos espacio a Puerto Rico e Islas Vírgenes. Con respecto a Puerto Rico ofreció una breve descripción de la isla, la que llamó “Porto Rico.” Repitió, al hacerlo, algunas de las convenciones estadounidenses para referirse a la colonia.  La describió como una isla comparativamente pequeña y sobrepoblada. Gannes, reduciendo la diversidad racial de los puertorriqueños, describió la población como una predominantemente caucásica, con el 73% de la población blanca y un 27% negra.

Gannes luego comentó las políticas coloniales estadounidenses en la isla, destacando la Ley Foraker de 1900 y la Ley Jones de 1917. Describió la primera como una ley más reaccionaria que la legislación española con respecto a la Isla previo a la Guerra Hispanoamericana, lo que también han argumentado varios puertorriqueños, que usualmente se refieren a la Carta Autonómica de 1897. Gannes criticó también la Ley Jones por haberle conferido a los puertorriqueños una ciudadanía estadounidense de “tercera clase,” una por debajo de la ciudadanía de segunda clase, que es la que usualmente se asocia con ciudadanos discriminados constantemente, como los negros en Estados Unidos.  Rosendo Matienzo Cintrón se expresó de forma similar con respecto a la ciudadanía estadounidense en “La guachafita fá,” un artículo para La Correspondencia de Puerto Rico en 1911.  Gannes también acusó a los Estados Unidos de usar el puesto de gobernador como premio a los protegidos del ejecutivo federal:

The Governor-Generalship of Porto Rico is a particularly juicy plum for the political protégés of the capitalist party that happens to be in power in Washington. In addition to a yearly salary of $ 10,000, paid by the U. S. Government, he receives from the Porto Rican legislature an annuity of $25,000 to cover “incidental expenses.” Besides, he is furnished, rent free, a magnificent palace and grounds; and the legislature chips in for the payment of whatever servants are needed to maintain him in his accustomed standards of luxury. An automobile is also provided for his “excellency” at the expense of the starving masses.

En adición, Gannes acentuó el empobrecimiento y la desposesión sufrida por los puertorriqueños, la precariedad producto de las actividades del capital estadounidense en la isla-colonia, particularmente en los sectores tabacaleros y azucareros. Para Gannes, la situación de la mayoría de los puertorriqueños era frágil, afectados grandemente por la desnutrición, la hambruna y diversas enfermedades. El comunista citó números de la Cruz Roja para indicar el creciente empobrecimiento de la mayoría de los puertorriqueños, de paso rechazando que la causa de ese empobrecimiento fuese el paso del huracán San Felipe II por Puerto Rico en 1928:

American imperialists like to blame the hurricane of September 1928, for the inescapable fact that the conditions of the Porto Rican workers and peasants are constantly sinking to lower depths. This is the best excuse they can find. But no greater hurricane ever hit Porto Rico than when the imperialist forces landed, and were followed by the long reach of the big banks.

Finalmente, Gannes denunció la creciente dependencia puertorriqueña en los productos importados, y el que los puertorriqueños tuvieran que exportar casi todos sus productos agrícolas. Para Gannes, Puerto Rico estaba totalmente atrapado en las garras del imperialismo estadounidense, tanto en términos políticos como económicos.

Gannes aprovechó sus comentarios sobre Puerto Rico para criticar a Santiago Iglesias Pantín, el Partido Socialista y la Pan-American Federation of Labor. Según Gannes, el Partido Socialista, como el Partido Laboral Británico, colaboraba constantemente con las fuerzas imperialistas.  También lo criticó por apoyar el estadoísmo y por aliarse con el Partido Republicano, un partido para Gannes controlado por hacendados y banqueros, explotadores de los trabajadores puertorriqueños. Gannes inclusive criticó al Partido Nacionalista por llevar a cabo una lucha “half-hearted” por la independencia de Puerto Rico. Por supuesto, tampoco tuvo nada bueno que decir de los unionistas y los republicanos. Gannes anunció la formación de un partido comunista en la colonia:

A Communist Party is being formed in Porto Rico, to carry on a relentless struggle for the absolute, immediate and complete independence of Porto Rico from American imperialism. One of the main tasks of the Communists is to fight against the traitorous role of Iglesias and the Socialist Party who, through the instrumentality of the Pan-American Federation of Labor, help American imperialism not only in Porto Rico, but throughout Latin America.

En Puerto Rico, el Partido Comunista se fundó en 1934, cuatro años después de la publicación del panfleto de Gannes. Es difícil establecer si él se refería a la formación de ese partido o a alguna división dentro del Partido Socialista de entonces, a alguna facción comunista del partido que no favoreciera el estadoísmo. Es posible además que Gannes tuviera contactos con algunos puertorriqueños en Nueva York o que hubiese adquirido información sobre el comunismo puertorriqueño de la Liga Antiimperialista, a la que se refirió en su panfleto. Se refería a la All-America Anti-Imperialist League, también conocida como la Anti-Imperialist League of the Americas. Esta se fundó en 1925 y estuvo activa hasta 1933. Se convirtió entonces en la American League Against War and Fascism. Según Gannes, esta ya estaba operando en Puerto Rico, Filipinas, América Latina y Estados Unidos. Hasta el momento no he conseguido información sobre las actividades de la Liga, si alguna, en Puerto Rico. Juan Antonio Corretjer se integró a la Liga Anti-imperialista de Las Américas mientras estuvo en Nueva York a finales de la década de los veinte.

Gannes terminó su panfleto convocando a los trabajadores, tanto en Estados Unidos como en las colonias, a la acción política a favor de la independencia de las colonias. Para él, Estados Unidos nunca les concedería la independencia, por lo que la que la única opción era arrebatárselas a los imperialistas. Para él, eso requería un frente unido que aglutinara a los trabajadores no solo en Estados Unidos, sino en Filipinas, Puerto Rico y Hawái.

Read Full Post »

the-newberry-notag

La famosa Biblioteca Newberry acaba de dar acceso gratuito a su colección de 200,000 imágenes en alta resolución. Ésta incluye mapas, obras de arte, libros, panfletos, manuscritos y fotografías relacionadas con la historia colonial norteamericana, los primeros años de la república estadounidense y  la expansión hacia el oeste. Las imágenes proceden de dos colecciones: la Edward E. Ayer Collection  y la  Everett D. Graff Collection.

Graff 785, Buffalo Bills wild west; America's national entertainment_o3

“Buffalo Bill’s Wild West: America’s National Entertainment,” 1884.

Localizada en la ciudad de Chicago, la Biblioteca Newberry fue fundada en 1887 gracias al aporte económico de Walter L. Newberry, un hombre de negocios de esa ciudad, quien dejó una parte de su dinero para la fundación de una biblioteca pública.

Hoy día la biblioteca Newberry es reconocida como un importante centro independiente de investigación, cuya impresionante colección de libros raros, mapas, manuscritos y otros materiales es visitada por investigadores de todas partes del mundo.

Esta colección de imágenes es, sin lugar a dudas, un valioso recurso pedagógico y de investigación para aquellos interesados en los temas que ésta abarca.

Norberto Barreto Velázquez

4 de mayo de 2018

Read Full Post »

Older Posts »