Feeds:
Entradas
Comentarios
Minstrel_PosterBillyVanWare_edit

La foto en la que, alegadamente aparece el gobernador de Virginia Ralph Northam con la cara pintada de negro en el anuario de su escuela de medicina, ha colocado en la vitrina nacional estadounidense el tema del  blackface. Esta practica, asociada a los espectáculos de vodevil conocidos como minstrels,  formó parte de la cultura racista estadounidense desde mucho antes del estallido guerra civil y siguió siéndolo mucho después  del fin de la esclavitud.

A través de una excelente entrevista a la historiadora Rhae Lynn Barnes, mi podcast favorito de historia de Estados Unidos –Backstory– analizada el papel que han jugado el blackface y el minstrelsy en la historia de Estados Unidos.

Los interesados en escuchar la entrevista la encontraran aquí.

En este, el mes en que los estadounidenses celebran la herencia afro-americana, comparto con mis lectores este interesante escrito sobre el tema de la legislación que buscó frenar los linchamientos en Estados Unidos. Los linchamientos fueron parte de la violencia racial de la que fueron víctimas las minorías estadounidenses, especialmente, los afroamericanos. Casi 5,000 personas fueron linchadas en Estados Unidos entre 1882 y 1951, de los cuales dos terceras partes fueron ciudadanos negros.


BV-Acharya-21

The History of American Anti-Lynching Legislation

We’re History   February 5, 2019

Onn October 26, 1921, President Warren G. Harding traveled to Birmingham, Alabama to participate in the city’s fiftieth anniversary celebration.  The Republican Harding, just seven months into his first term, was immensely popular.  But the speech he gave that day was soon condemned by the Birmingham Post as an “untimely and ill-considered intrusion into a question of which he evidently knows very little.”

What did Harding say that so offended the local newspaper?  After marveling at Birmingham’s industrial development, the President broached the subject of race relations.  Harding reminded the audience that black Americans had served just as honorably as whites in the recently completed world war, stating that their service brought many African Americans their “first real conception of citizenship – the first full realization that the flag was their flag, to fight for, to be protected by them, and also to protect them.”  He went on to condemn the lynching of black men and women and told the citizens of Birmingham that their future could be even brighter if they had “the courage to be right.”

Harding was not the first politician to claim to oppose lynching, and he would not be the last.  According to Tuskegee Institute statistics, over 4,700 Americans—two-thirds of them African American—were the victims of lynching between 1882 and 1951.  Lynching was a favorite tool of the Ku Klux Klan and other hate groups in the years after the Civil War, terrorizing black communities out of political activism and into silence for fear of their lives.  For decades, white southerners used lynching, Jim Crow laws, and voter suppression to maintain white supremacy and Democratic Party rule. After World War I, increased European immigration, fears of communism, and the Great Migration of African Americans from the South to major industrial cities in the North and Midwest led to increased instances of lynching.

Between 1882 and 1968, nearly 200 anti-lynching bills were introduced in Congress, and seven U.S. presidents between 1890 and 1952 asked Congress to pass a federal anti-lynching law.  Probably the most famous anti-lynching proposal was the Dyer Anti-Lynching Bill, first introduced in the U.S. House of Representatives by Missouri Republican Leonidas C. Dyer on April 8, 1918.  Dyer, known as a progressive reformer, came from St. Louis, where in 1917 white ethnic mobs had attacked blacks in race riots over strikebreaking and competition for jobs.  His proposed legislation made lynching a federal felony and gave the U.S. government the power to prosecute those accused of lynching.  It called for a maximum of five years in prison, a $5,000 fine, or both for any state or city official who had the power to protect someone from lynching but failed to do so or who had the power to prosecute accused lynchers but did not; a minimum of five years in prison for anyone who participated in a lynching; and a $10,000 fine on the county in which a lynching took place.  Those funds would be turned over to the victim’s family.  The Dyer bill also permitted the prosecution of law enforcement officials who failed to equally protect all citizens.

White southern Democrats in Congress opposed Dyer’s bill, and it went nowhere in 1918.  The next year, the National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) published a report that disproved the claim that most lynchings were of black men accused of attacking white women.  In fact, the report stated, less than one-sixth of the 2,500 African Americans lynched between 1889 and 1918 had been accused of rape.  Dyer, who represented a district with a large black constituency and was horrified by both the violence and disregard for the law inherent in lynching, determined to keep pressing his anti-lynching bill.  In 1920, the Republican Party included a brief endorsement of anti-lynching legislation (though not Dyer’s specifically) in the platform on which Warren G. Harding was elected:  “We urge Congress to consider the most effective means to end lynching in this country which continues to be a terrible blot on our American civilization.”

Dyer unsuccessfully re-introduced the bill in 1920, but it got a boost in late 1921 when Harding endorsed it in his Birmingham speech.  Harding went to Birmingham just four months after the May 31-June 1 racial violence in Tulsa, Oklahoma, which saw white mobs attack black residents and business and led to the deaths of nearly forty African Americans.  On January 26, 1922, the U.S. House of Representatives successfully passed the Dyer bill, sending it to the Senate.  But it failed in the Senate as southerners filibustered it, arguing that that blacks were disproportionately responsible for crime and out-of-wedlock births and required more welfare and social assistance than other minority groups.  In other words, stronger social controls—like lynching—were necessary to keep African Americans in line.  Dyer introduced his bill before Congress in 1923 and again in 1924, but southerners continued to block it.

linchamientos-eeuu

The Costigan-Wagner Bill of 1934 was the next major piece of anti-lynching legislation put before the U.S. Congress.  It was co-sponsored by Senators Edward P. Costigan of Colorado and Robert F. Wagner of New York—both Democrats.  President Franklin D. Roosevelt, also a Democrat, was hesitant to support this bill, primarily due to the provision it included that allowed for punishment of sheriffs who failed to protect prisoners from lynch mobs.  While FDR certainly opposed lynching, he worried that supporting the Costigan-Wagner Bill would cost him white southern support in his 1936 reelection campaign.  Ultimately, it did not matter much: southern senators blocked the bill’s passage, and Roosevelt cruised to an easy re-election, defeating Kansas Governor Alf Landon by over eleven million popular votes and an Electoral College count of 523 to 8.

Other anti-lynching bills came and went through the years, but none ever passed Congress and went to a president’s desk.  Even as we enter the second decade of the twenty-first century, Congress has still never passed an anti-lynching law.

In June 2018, nearly a year after the August 2017 racial violence in Charlottesville, Virginia, the three current African American members of the United States Senate introduced a bill to make lynching a federal crime.  Senators Kamala Harris (D-Calif.), Cory Booker (D-N.J.), and Tim Scott (R-S.C.) drafted the bipartisan legislation that defines lynching as “the willful act of murder by a collection of people assembled with the intention of committing an act of violence upon any person.”  The senators call their bill the Justice for Victims of Lynching Act of 2018.  “For over a century,” said Senator Booker, “members of Congress have attempted to pass some version of a bill that would recognize lynching for what it is: a bias-motivated act of terror… we have righted that wrong and taken corrective action that recognizes this stain on our country’s history.”  The bill unanimously passed the U.S. Senate on December 19, 2018.  It still requires passage by the House of Representatives and a presidential signature to become law.

Though not fondly remembered by historians because of his weakness and corruption, President Warren G. Harding deserves credit for calling out the crime of lynching nearly a century ago.  Criticized as a small-town, backward-looking Midwesterner who longed for the easy days of his childhood, it turns out that at least on the issue of racial violence Harding was ahead of his time.

Hamilton y la tergiversación histórica

Carlos Borrero

80 Grados     25 de enero de 2019

hamilton-wallpapers_4591694

No puede pasar desapercibido por la gente que Alexander Hamilton, el héroe del musical epónimo de Lin Manuel Miranda, defendía los mismos intereses económicos que hoy exigen para su propio enriquecimiento la imposición de penurias sobre las masas trabajadoras en general, y las de Puerto Rico en particular. La Rebelión del Whisky nos ofrece uno de los ejemplos más destacados de la ardiente defensa que hacía Hamilton de los ricos y poderosos. A pesar de su muy documentado papel activo para suprimir aquella rebelión contributiva la cual sacudió la frontera occidental de los recién formados Estados Unidos a principios de la década de los 1790, particularmente en el oeste de Pennsylvania, ese aspecto de Hamilton, el hombre, al igual que otras facetas similares se omiten de la obra de Miranda. La Rebelión del Whisky, un incidente transcendental en la temprana historia de EEUU, enfrentó los intereses de los pequeños granjeros contra los grandes monopolios destiladores de la costa este además de aquellos de los pobres endeudados contra los ricos acreedores.

El arbitrio sobre el whisky en 1791, el primer impuesto doméstico en EEUU, no sólo fue diseñado para favorecer a los intereses comerciales grandes por encima de aquellos de los pequeños propietarios –una política deliberada de concentración dentro de la industria destiladora– sino también impuso gran parte de la carga de la deuda que se había acumulado para sufragar la guerra independentista estadounidense sobre los granjeros pobres. Significativamente, Hamilton también exigía el pago a precio completo de los bonos de guerras adquiridos por inversionistas ricos de los veteranos de guerra endeudados a grandes descuentos, en algunos casos a 10 centavos el dólar.

Es en este sentido que la Rebelión del Whisky sólo puede entenderse como una continuación del descontento general entre las masas trabajadoras, particularmente las del campo, que estalló primero en la insurrección dirigida por Shays en el oeste de Massachusetts unos años antes y luego continuó con la rebelión de Fries unos años después.

lin-manuel-hamilton.jpg

Hamilton, el hombre, no sólo fue uno de los arquitectos de las políticas a favor de la clase dominante, a la que éste se integró mediante su matrimonio con una de las hijas de la familia Schuyler, una de las dinastías más pudientes de la época, sino que también fue un participante y beneficiario directo de la actividad especulativa y saqueadora de la emergente oligarquía comercial y bancaria estadounidense. Por ejemplo, como asesor legal de la familia Schuyler, Hamilton facilitó unos acuerdos de negocio turbios entre sus suegros y la Holland Land Company que resultaron en el despojo fraudulento de terrenos de los Séneca en el estado de Nueva York. Estos terrenos fueron vitales para la construcción de canales y otros intereses de sus suegros. Aún más interesantes a este respecto fueron los esfuerzos legislativos del gran “patriota” Hamilton a nombre de intereses extranjeros –la Holland Land Company era holandés– que estaban prohibidos de ciertos negocios en el estado de Nueva York antes de su intervención directa.

¿Y qué hay de la supuesta historia ‘rags-to-riches’ de un inmigrante que Miranda nos pinta en su musical? En términos técnicos, Hamilton era un migrante interno de una colonia a otra dentro del mismo imperio cuando se trasladó a la ciudad de Nueva York desde la Isla Nieves a finales de 1772. Aunque es cierto que tuvo que superar obstáculos en su vida, la idea de que Hamilton era ‘pobre’ dista mucho de la verdad histórica. En realidad, sus vínculos con el sector comercial (importaciones y exportaciones) desde sus años de adolescencia en el Caribe lo posicionaron sólidamente dentro de la capa intermediaria de la sociedad colonial. Precisamente por eso pudo no sólo codear con importantes sectores comerciales y políticos una vez llegó al norte, sino también integrarse dentro de éstos, aunque con trabajo duro y determinación. En cualquier caso, la propia experiencia vivida de Hamilton no fue de ninguna manera un impedimento para el tipo de chovinismo nacional que éste adoptó hacia los demás, particularmente durante sus últimos años de vida política activa, ya sea en la forma de epítetos antiinmigrantes que lanzaba contra sus opositores políticos o su ferviente apoyo a los Actos de Extranjería y Sedición bajo la presidencia de Adams.

Tampoco es creíble su supuesto abolicionismo, el cual Miranda opone a la hipocresía del esclavista Jefferson. En primer lugar, la familia de su esposa poseían esclavos, hecho que no parece haberle molestado a Hamilton. (Algunos historiadores lo acusan de haber alquilado esclavos de vez en cuando; práctica muy común para la época.) Además de esto, sus relaciones comerciales se daban frecuentemente con dueños de esclavos y otros intereses vinculados a la trata humana.

En el análisis final, Hamilton no sólo ascendió a los círculos de poder económico y político dentro del joven EEUU, fue un ideólogo importante de la emergente burguesía norteamericana quien articulaba sin titubeos su actitud ante la gente trabajadora de la época. Una lectura seria de El Federalista revela, además del grado de sus tendencias antidemocráticas, el desdén que sentía por las masas – fueran blancos, negros o indígenas.

El musical de Miranda se basa principalmente en una biografía sobre Hamilton de 2005 escrita por Ron Chernow, quien también trabajó como asesor para la obra teatral. La versión acrítica y ‘saneada’ de la vida de Hamilton que nos presenta Miranda, separa al individuo de las fuerzas sociales contradictorias de su época histórica. Independientemente de la posición de uno respecto a los dotes artísticos de Miranda –pienso que el hombre es sumamente talentoso– su obra no reta para nada el orden social actual no importa cuánto le fascina a uno la cuestión de raza o ver a gente de color representar a figuras históricas blancas. La cuestión racial que permea el musical, en realidad, refleja los deseos de una capa social privilegiada, de la cual Miranda forma parte, compuesta por personas históricamente excluidas de las altas esferas del poder dentro de las salas de juntas corporativas, además de las instituciones sociales, culturales y educativas, debido en gran parte a su identidad racial, étnica o género. El musical de Miranda de ninguna manera busca llamar para un cambio profundo al orden actual. Más bien representa un llamado para mayor diversidad dentro de las capas superiores del orden existente.

635947804098414743-xxx-img-hamilton-credit-joan-1-1-qnck5frg-78029476

Como han destacado muchos comentaristas en la colonia y la metrópoli, Miranda apoyó a la ley Promesa la cual dio sanción legal a la imposición directa de una dictadura financiera sobre su ‘amado’ Puerto Rico. Como tal, no debería sorprender que tanto los liberales como sectores de la derecha le hayan elogiado por su interpretación de Hamilton o que entidades como The Rockerfeller Foundation o el Gilder Lehrman Institute inviertan millones de dólares para subsidiar el espectáculo y crear currículos para estudiantes de escuela pública en la ciudad de Nueva York. ¿Qué mejor manera para la clase dominante promover sus valores e ideología, particularmente a la juventud pobre de clase trabajadora en tiempos de creciente desigualdad social, que a través de un espectáculo moderno de historia biográfica saneada, pintada a multicolores, y puesta al son del rap?

El musical llega ahora a Puerto Rico, donde en medio de una prolongada crisis económica y crecientes tensiones sociales, y a pesar de las garantías ofrecidas por la HEEND, ha desatado una controversia luego de la decisión de trasladarlo de la UPR al Centro de Bellas Artes en Santurce. La postura asumida por la HEEND de suspender sus protestas en aras del espectáculo, incluso cuando los medios de vida de sus miembros están bajo el ataque directo de la administración universitaria en cumplimiento con los dictados de la oligarquía financiera que ésta le sirve, representó un acto de magnanimidad; el reconocimiento del ‘derecho a la cultura’ tanto del estudiantado como de la gente en general. La oligarquía financiera nunca ha sentido una obligación similar de ser magnánima con los pobres. Los HEEND no deben pedir disculpas por la continuación de sus protestas y menos aún a aquellos que defienden, directa o tácitamente, los intereses de los que saquean el país. Su lucha es más que legítima y debe ampliarse para incluir a otros sectores laborales y los estudiantes.

La decisión de los productores del espectáculo, y los intereses financieros de los que éstos dependen, de trasladarlo no fue más que otra expresión del desdén capitalista por la gente humilde. A pesar de sus intentos de explicar la decisión, Miranda, independientemente de sus sentimientos subjetivos, se encuentra atrapado en el medio. Es la misma posición en que se encontraba cuando no pudo articular una posición de principios con respecto a la imposición de una dictadura financiera sobre su ‘amado’ Puerto Rico. En el análisis final, es una posición que sólo refleja su incapacidad de trascender la perspectiva contradictoria de su clase. Tal es el dilema del pequeño burgués que expresa ideas nobles con sus palabras mientras se aferra a las ventajas materiales colgadas delante de él por sus amos capitalistas de hecho.

Ver la entrada  original

La Historia Del Día

esclavos-negros-del-algodon

El Sur de Estados Unidos anterior a la Guerra Civil estadounidense era la tierra de la esclavitud industrial por excelencia,  unos dos millones de esclavos faenando para conseguir que los «señores del látigo» proveyeran abundantemente a los voraces «señores del telar» con la esponjosa fibra blanca.

Robin Blackburn

New Left Review

Fragmento

“Las pruebas arqueológicas sugieren que la producción de algodón surgió casi simultáneamente en el subcontinente indio y en las Américas, alrededor del año 3000 antes de nuestra era; por lo menos cuatro milenios antes de esa fecha ya se hilaba y se tejía el lino y la lana y, en China, la seda y el ramio. Versátil, resistente, lavable y fácilmente teñible, el algodón se convirtió rápidamente en un elemento importante de la economía doméstica de India, China, África occidental, Anatolia, así como en México y Perú en la época precolombina; se plantaba junto a los cultivos alimenticios…

Ver la entrada original 254 palabras más

Huellas2

Ya es una tradición de esta bitácora dar la bienvenida a cada nuevo número de la revista Huellas de Estados Unidos. En esta ocasión se trata del número 15, que incluye una variedad interesante  de temas. Entre ellos podemos mencionar la crisis  de los créditos subprime, la política de la administración Trump hacia Cuba, el estado policial, la OIAA y la Política del Buen Vecino y la política externar de Trump. Este número incluye una sección titulada Los indeseables – Estudio sobre as minorías  silenciadas. Esta consiste de dos entrevistas: la primera, al Pantera Negra Emory Douglas y segunda a la profesora Keenga-Yamatha Taylor. Completan este número dos reseñas.

Felicitamos a los amigos de la Cátedra de Historia de Estados Unidos de la UBA por este número

Norberto Barreto Velazquez

Changsha, China, 24 de octubre de 2018

………………………………………….

………………………………………….

……………………………………………

………………………………………….

……………………………………………

……………………………………………

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

 

ClacsoEl Grupo de Trabajo Estudios sobre Estados Unidos del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) acaba de publicar su quinto libro titulado Estados Unidos contra el mundo: Trump y la nueva geopolítica. Con trabajos de  analistas reconocidos como Leandro Morgenfeld, Dídimo Castillo Fernández, Luis Suárez Salazar, Marco A. Gandásegui, hijo y Josefina Morales, esta obra busca evaluar el significado de la presidencia de Donald Trump. De acuerdo a su introducción, este libro

“[…] procura exponer un análisis crítico, riguroso, multidisciplinario y actualizado que ofrezca diversas lecturas, interpretaciones y enfoques sobre los primeros quince meses de Trump al frente de la Casa Blanca. Busca proporcionar datos, evidencias y nuevos enfoques que permitan profundizar el conocimiento sobre Estados Unidos y su relación con el resto del mundo. En otras palabras, ofrecer un insumo para comprender y enfrentar, fundamentalmente desde Nuestra América, los impactos de la convivencia con una nación “en crisis o redefinición”, como es el caso de Estados Unidos en la “era Trump”. (18)

Los interesados en descargar este libro lo pueden hacer aquí.

Norberto Barreto Velázquez,

Lima 30 de agosto de 2018

Thin LightAcabo de leer un libro extraordinario, The Thin Light of Freedom: The Civil War and Emancipations in the Heart of America. Su autor, Edward L. Ayers, es un historiador estadounidense, ex Presidente de la Universidad de Richmond y miembro fundador del  podcast de historia estadounidense Backstory.  The Thin Light of Freedom completa su obra In The Presence of Mine Enemies: War in the Heart of America, 1859-1863, ganadora del prestigioso Bancroft Prize del año 2004.

Ganador del 2018 Lincoln Prize, este libro examina la guerra de secesión estadounidense a partir de 1863, desde la perspectiva de dos condados estadounidenses claves por su ubicación estratégica: Franklin (Pensilvania-Unionista) y Augusta (Virginia-Confederado). Ello le permite a su autor hacer un examen  micro de un proceso histórico tan complejo como la guerra civil estadounidense.

Dada la magnitud de esta obra, me limitaré hacer algunos comentarios generales sobre su contenido.

Ayers

Edward L. Ayers

En más de una ocasión he escuchado  a colegas minimizar e inclusive negar la esclavitud como el factor clave de la guerra civil estadounidense. Quienes así piensan, por lo general justifican su argumento subrayando la disposición de Lincoln para un acomodo con el Sur que evitara la secesión y la guerra. Ayers hace un trabajo extraordinario subrayando la centralidad de la esclavitud  en el guerra civil estadounidense. Tal vez Lincoln estuvo dispuesto a llegar a un acuerdo sobre el futuro de la esclavitud, pero el Sur no. En otras palabras, es la tenaz resistencia de los esclavistas lo que lleva al Norte a adoptar una posición abolicionista. Según Ayers, la libertad para los negros avanzó más rápido de lo que sus defensores habían podido imaginar, gracias a la agresividad de los sureños. Para acabar con el Sur – y poner fin a la guerra – era necesario acabar con la esclavitud.

Ayers enfatiza que la emancipación y la Reconstrucción no eran inevitables resultados de la economía moderna, del poder del Norte o de la justicia. Las consecuencias de la guerra permanecieron en duda durante el conflicto y el periodo posterior. Pocos hubieran imaginado en 1860 que en cinco años la esclavitud sería destruida y que los libertos se convertirían en ciudadanos estadounidenses.

En la etapa posterior a la guerra –la llamada Reconstrucción– la actitud de los sureños también jugó un papel clave. Su resistencia y oposición ayudaron a que la revolución que la Reconstrucción significaba avanzara.

Sin embargo, no hay un final feliz. Los enemigos de la libertad de los negros no desaparecieron después de la Reconstrucción. Éstos no se rindieron y por décadas lucharon para hacer retroceder la expansión de la democracia en el Sur, socavando los derechos adquiridos por los negros en la década de 1860.

15disunion-blog480

The Battle of Nashville (Library of Congress)

No puedo terminara sin subrayar dos elementos impresionantes de este libro: lo bien que está escrito y sus fuentes. Esta es una obra con una narración extraordinaria que atrapa al lector sin perder profundidad académica. Ayers recurre a una variedad extraordinaria de fuentes primaras: periódicos, informes, cartas, etc. Destaca el uso de diarios para reconstruir cómo experimentaron la guerra soldados, esposas de soldados, civiles, etc.

Norberto Barreto Velázquez

Lima, 19 de julio de 2018