Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Teodoro Roosevelt’ Category

El historiador Nelson Lichtenstein (@NelsonLichtens1) -profesor en la University of California, Santa Barbara- reacciona en este artículo, a la orden ejecutiva firmada por Joe Biden el 9 de julio de 2021, buscando promover la competencia y combatir los monopolios. Lichtenstein nos brinda un conciso pero muy interesante análisis del desarrollo de lo que él denomina  “la gran tradición antimonopolística” estadounidense. El Dr. Lichtenstein es director del Center for the Study of Work, Labor, and Democracy.


Trust Busting the Two-Party System

Biden está restaurando la tradición de Estados Unidos de luchar contra las grandes empresas

Nelson Lichtenstein

The New York Times   July 13, 2021

El viernes, el presidente Biden firmó una amplia orden ejecutiva destinada a frenar el dominio corporativo, mejorar la competencia empresarial y dar a los consumidores y trabajadores más opciones y poder. La orden cuenta con 72 iniciativas que varían ampliamente en el tema: neutralidad de la red y ayuda auditivas más baratas, mayor  escrutinio de la big tech y una ofensiva contra las altas tarifas que cobran los transportistas marítimos.

El presidente calificó su orden como un regreso a las “tradiciones antimonopolísticas” de las presidencias de Roosevelt a principios del siglo pasado. Esto puede haber sorprendido a algunos oyentes, ya que la orden no ofrece una llamada inmediata para la ruptura de Facebook o Amazon, que es la idea distintiva del antimonopolio.

Pero la orden ejecutiva del Sr. Biden hace algo aún más importante que el abuso de confianza. Devuelve a Estados Unidos a la gran tradición antimonopolística que ha animado la reforma social y económica casi desde la fundación de la nación. Esta tradición se preocupa menos por cuestiones tecnocráticas como si las concentraciones de poder corporativo conducirán a precios al consumidor más bajos y más por preocupaciones sociales y políticas más amplias sobre los efectos destructivos que las grandes empresas pueden tener en nuestra nación.

Boston_tea_party

Boston Tea Party

En 1773, cuando los patriotas estadounidenses arrojaron té de la Compañía Británica de las Indias Orientales al puerto de Boston, estaban protestando no sólo por un impuesto injusto, sino también por la concesión de un monopolio por parte de la corona británica a un favorito de la corte. Ese sentimiento floreció en el siglo 19, cuando los estadounidenses de todas las tendencias vieron concentraciones de poder económico que corrompían tanto la democracia como el libre mercado. Los abolicionistas se basaron en el espíritu antimonopolio cuando denunciaron el poder esclavista, y Andrew Jackson trató de desmantelar el Segundo Banco de los Estados Unidos porque sostenía los privilegios de una élite comercial y financiera del este.

Las amenazas a la democracia se volvieron aún más apremiantes con el surgimiento de corporaciones gigantes, a menudo llamadas trusts. Cuando el Congreso aprobó la Ley Antimonopolio Sherman en 1890, su autor, el senador John Sherman de Ohio, declaró: “Si no soportamos a un rey como poder político, no debemos soportar a un rey por la producción, el transporte y la venta de cualquiera de las necesidades de la vida”. Cuarenta y cinco años después, el presidente Franklin Roosevelt se hizo eco de ese sentimiento cuando denunció a la realeza “económica” que había  “creado un nuevo despotismo”. Veía el poder industrial y financiero concentrado como una “dictadura industrial” que amenazaba la democracia.

File:Standard oil octopus loc color.jpg

La Standard Oil y otros trusts se convirtieron en el blanco de demandas antimonopolísticas no solo porque aplastaron a los competidores y aumentaron los precios al consumidor, sino también porque corrompieron la política y explotaron a sus empleados. Dividir estas compañías gigantes en unidades más pequeñas podría ayudar, pero pocos reformadores pensaron que las iniciativas antimonopolio del gobierno ofrecían la solución principal al desequilibrio de poder tan cada vez más frecuente en el capitalismo moderno. Lo que se necesitaba era una mayor regulación gubernamental y sindicatos poderosos.

En la era progresista, los tribunales dictaminaron que una amplia variedad de corporaciones e industrias “de interés público” podrían estar sujetas a las regulaciones gubernamental — que cubre precios, productos e incluso normas laborales — que en los últimos años se ha restringido en gran medida a las compañías eléctricas y de transporte. Dos décadas más tarde, los partidarios del Nuevo Trato trataron de desafiar el poder monopólico no sólo mediante una renovación de los litigios antimonopolio, sino también alentando el crecimiento del sindicalismo con el fin de crear una democracia industrial dentro del corazón mismo de la propia corporación.

Esa tradición antimonopolio se desvaneció después de la Segunda Guerra Mundial, colapsando en un discurso árido que no hacía más que una pregunta: ¿La prevención de una fusión o la desintegración de una empresa reduciría los precios al consumidor? El profesor de derecho conservador Robert Bork y una generación de abogados y economistas de ideas afines convencieron a la administración Reagan, así como a los tribunales, de que la antimonopolio bloqueaba la creación de formas de negocio eficientes y amigables para el consumidor. Incluso liberales como Lester Thurow y Robert Reich consideraron que la antimonopolio era irrelevante si las empresas estadounidenses competían en el extranjero. En 1992, por primera vez en un siglo, ningún punto antimonopolio apareció en la plataforma del Partido Demócrata.

How Biden Executive Order Affects Big Tech on Antitrust, Net Neutrality |  News Logic

Biden firmando la orden ejecutiva

El Sr. Biden ha declarado correctamente que este “experimento” de 40 años ha fracasado. “Capitalismo sin competencia no es capitalismo”, proclamó en la firma de la orden ejecutiva. “Es explotación¨.

Tal vez la parte más progresista de la orden ejecutiva es su denuncia de la forma en que las grandes corporaciones suprimen los salarios. Lo hacen monopolizando su mercado laboral —piensen en las presiones salariales ejercidas por Walmart en una pequeña ciudad— y obligando a millones de sus empleados a firmar acuerdos de no competencia que les impiden aceptar un mejor trabajo en la misma ocupación o industria.

El presidente y su gabinete antimonopolio han volteado de cabeza a un aspecto importante de la competencia empresarial tradicional. Durante demasiado tiempo, aquellos que abogan por una mayor competencia entre las empresas han ofrecido a los empleadores una orden judicial por recortar los salarios y las prestaciones, así como por subcontratar los servicios y la producción. Pero el Sr. Biden imagina un mundo en el que las empresas compitan por los trabajadores. “Si su empleador quiere mantenerlo, él o ella debería hacer que valga la pena quedarse”, dijo el Sr. Biden el viernes. “Ese es el tipo de competencia que conduce a mejores salarios y mayor dignidad en el trabajo”.

La tradición antimonopolio de la nación surge una vez más.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

 

 

 

Read Full Post »

fronterawilderness

 De la frontera y el conservacionismo progresista

José Anazagasty Rodríguez

80grados   5 de setiembre de 2014

La democracia estadounidense germinó en el inhóspito, inhabitado y agreste yermo, el wilderness. Esa era al menos la idea básica detrás de la popular “tesis de la frontera” del historiador estadounidense Frederick Jason Turner. Con ella el historiador rechazaba el supuesto de la “germ theory of politics” que situaba la germinación de las instituciones políticas en Europa, convirtiendo las instituciones estadounidenses en un copia de estas. Para Turner las instituciones estadounidenses eran diferentes de las europeas porque los estadounidenses enfrentaron y dominaron un medioambiente formidable y distinto del europeo, una enorme extensión de tierra “gratis” que llamaron la frontera. Según Turner, fue en el contexto de la conquista de ese confín, conocido también como wilderness, y su transformación en un lugar espléndido, habitado y cultivado, que los estadounidenses formaron sus instituciones.

Turner propuso un relato histórico que tornó aquel confín donde se topaban lo salvaje y lo civilizado en el germen primordial de la historia estadounidense. Para el afamado historiador de la frontera fue precisamente sobre ella, y gracias a las acciones de los colonos que en su lucha la transformaron, que se instauró el orden social estadounidense, incluyendo sus instituciones políticas. De acuerdo con el relato de Turner el wilderness dominó inicialmente al colono pero este, ya adaptado, eventual y paulatinamente, lo conformó a sus necesidades. Es por ello que para Turner la frontera era el lugar de la más rápida y efectiva americanización. Allí los colonos y la frontera misma se hacían americanos mientras se efectuaba la historia estadounidense y se desertaba lo europeo. Como explicaba el propio Turner: “Thus the advance of the frontier has meant a steady movement away from the influence of Europe, a steady growth of independence on American lines. And to study this advance, the men who grew up under these conditions, and the political, economic, and social results of it, is to study the really American part of our history.”

Desde una óptica lamarckista, Turner propuso básicamente que el desarrollo de las instituciones estadounidenses era fruto de las interacciones humanas con la frontera, con las fuerzas naturales allí. Ese lamarckismo, muy popular entre los científicos sociales de la época, explica en parte la buena recepción que tuvo la tesis de Turner entre los intelectuales estadounidenses, popularidad que se extendió hasta los años treinta. Como expresó el historiador Ray A. Bellington, la tesis de Turner fue uno de los conceptos más usados para dilucidar la historia estadounidense, aunque también uno de los más controversiales. Poco después que Turner la presentara ante la American Historical Association en 1893 la tesis generó mucho entusiasmo entre los historiadores. El entusiasmo no se limitó a los historiadores, pues la misma fue adoptada, adaptada y reforzada por diversos intelectuales en varias disciplinas, incluyendo varios “antropólogos lineales” como William John McGee, un importante ideólogo del conservacionismo rooseveltiano, y hasta por el propio presidente.

El Presidente Theodore Roosevelt, para quien la frontera era sagrada, un recinto para la comunión con Dios, recurrió al mito de la frontera para así suministrarle a sus políticas ambientales no solo de aires morales sino además de “sueño americano.” Para él, la fortaleza moral y espiritual de la nación requería la conservación de la naturaleza. Pero el conservacionismo rooselveltiano era también progresista y apoyaba como tal la intervención estatal para garantizar la explotación racional de los recursos naturales. Desde la perspectiva de Roosevelt, la fortaleza material de la nación así lo requería. La ciencia garantizaría la racionalidad necesaria, por lo que Rooselvelt recurrió a intelectuales como McGee, quien articuló un discurso conservacionista basado en principios lamarckistas y el “espíritu progresista” del pueblo estadounidense. Los paralelos entre la propuesta de este y la tesis turneriana son innegables.

McGee fue, aparte de antropólogo, geólogo, inventor, etnólogo, y conservacionista. Fue partícipe del desarrollo de las políticas conservacionistas de Roosevelt y colaboró inclusive en la redacción de los discursos del célebre presidente. De hecho, Roosevelt le debía a McGee su construcción de un público conservacionista al que su administración invocaba para legitimar sus políticas ambientales. McGee fue también Vicepresidente y Secretario del Inland Waterway Commision, líder del Bureau of Ethnology, y Presidente y Vicepresidente del National Geographic Society.

Para McGee el conservacionismo era la fase culminante del movimiento evolucionario Lamarckista. Desde esa perspectiva la naturaleza humana se constituía en la interacción histórica de los humanos con las fuerzas ambientales, una lucha que podía y debía proporcionar progreso moral y espiritual. Pero si el imaginario pastoril estadounidense, inspirado en Thomas Jefferson, recurría al pequeño y solitario terrateniente conquistando la frontera, McGee lo socializaba. Para él, el héroe fronterizo era, más que un individuo, el representante de un “espíritu colectivo” que constituía y manipulaba su entorno en colaboración con otros sujetos. Al registrar esa cooperación McGee destacaba la importancia de la organización social, la que para él garantizaba la mejor adaptación al ambiente, así como su conquista, como confirmaba la experiencia estadounidense.

Para McGee la historia de Estados Unidos era la de un pueblo forjado en su lucha con la naturaleza, uno que además de adaptarse a las condiciones ambientales podía alterar esas condiciones a su favor, tomando, como se desprende de la propuesta evolucionista de Lamarck, una participación activa en la transformación del ambiente y consecuentemente de su propia especie. Y esa transformación era para McGee, como para muchos otros conservacionistas de la Era Progresista, tan espiritual y moral como material. En la lucha con la naturaleza, y como otro derivado del proceso, se construían la sociedad estadounidense y su identidad nacional.

Si en fases previas a la conservacionista el dominio de la naturaleza había resultado en el deterioro ambiental y la sobreexplotación de los recursos naturales, el paso a la fase conservacionista significaba para McGee la normalización e institucionalización del uso racional y planificado de esos recursos. Para él, los estadounidenses ya se movían en esa dirección y esa movida era un producto normal de su evolución. Y como en otras fases, la intervención de las instituciones era inevitable y deseable. Ante los retos ambientales, estas debían establecer los medios para concretar el proyecto conservacionista. Para el ideólogo conservacionista, el pueblo estadounidense, la más avanzada variación de la especie humana, consumaría la fase culminante del proceso evolutivo. Y ejecutarlo era no solo natural sino además el deber patriótico y moral de los estadounidenses.

El conservacionismo de McGee, como el de muchos otros conservacionistas progresistas, era utilitarista. Estos progresistas promovían un manejo científico —racional, metódico, juicioso, y planificado— de la explotación capitalista de los recursos naturales. En su imaginario la naturaleza era una reserva de recursos necesaria para el crecimiento económico. Lo que McGee y estos rechazaban no era el usufructo capitalista sino la explotación ineficiente, depredadora, y descomedida de los recursos naturales a manos de algunos capitalistas glotones. Se trataba de un llamado a la prudencia en el uso y manejo de recursos naturales. Para muchos conservacionistas del “momento progresista” conservar las reservas naturales era apremiante dada la clausura de la frontera a finales del siglo 19. El fin de la misma significó para ellos la potencial liquidación de la abundancia natural que para muchos había hasta entonces sostenido el exitoso crecimiento económico de la nación. La situación requería una política abarcadora de conservación, lo que se convirtió en uno de los proyectos medulares de la administración Roosevelt.

Fue precisamente durante los primeros años de la Era Progresista que Estados Unidos se inició como fuerza imperialista tras adquirir un imperio directo transcontinental. El nuevo imperio representó recursos naturales adicionales así como nuevas oportunidades para el proyecto conservacionista. Las nuevas colonias sirvieron como laboratorios para la puesta en práctica de varios programas y políticas conservacionistas, particularmente en el campo de la silvicultura, que más tarde serían aplicadas en Estados Unidos. De hecho, fue en Filipinas que Glifford Pinchot implantó algunos de sus políticas y programas, las que inspirarían la silvicultura estadounidense desde entonces. Sin embargo, se la ha dado muy poca atención a la articulación ideológica y discursiva del imperio en el movimiento conservacionista-progresista.

Me propongo, en una columna subsecuente, una lectura de un escrito de McGee publicado en National Geographic Magazine de 1898, antes de que sirviera como oficial gubernamental bajo Roosevelt, para develar algunos aspectos de esa construcción.

José Anazagasty Rodríguez es Catedrático Asociado en el programa de Sociología del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez. Es especialista en sociología ambiental, estudios americanos y teoría social, y ha realizado investigaciones en la retórica imperialista estadounidense y la producción capitalista de la naturaleza en Puerto Rico. Es co-editor, con Mario R. Cancel, de los libros “We the people: la representación americana de los puertorriqueños 1898-1926 (2008)” y “Porto Rico: hecho en Estados Unidos (2011)”.

Read Full Post »