Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Supremacismo’

Esta semana una estatua fue derribada en el Viejo San Juan. Tras más de cien años en la Plaza San José, la estatua de Juan Ponce de León fue derrumbada anonimamente en protesta por  la visita del rey de España a la isla. Conquistador de Puerto Rico, Ponce de León es uno de muchos colonizadores -no todos españoles- que han determinado el desarrollo histórico puertorriqueño. Su récord es similar al de la mayoría de otros conquistadores: muerte, destrucción, robo. Con la caida de su estatua, Puerto Rico se sumó, tardiamente diría yo, al movimiento global en contra de símbolos supremacistas y coloniales desatado en 2020 con la muerte de George Floyd.

Que en la colonia más antigua de este planeta se derrumben estatuas de colonizadores no debería sorprender a nadie. Lo verdaderamente sorprendente es que no ocurriera muchos antes, lo que deja claro cuán colonizada es la sociedad puertorriqueña.

Esta es una gran oportunidad para una discusión seria del colonialismo y sus efectos en Puerto Rico. Las estatuas no son objetos inocentes, sino reflejos ideológicos y culturales que encarnan mentalidades, reafirman dominios y perpetúan símbolos. Su destrucción es a veces necesaria para exorcisar los demonios del racismo, del colonialismo y del fanatismo.

Comparto este editorial del diario Washington Post sobre la reubicación de la estatua de Teodoro Roosevelt que por años estuvo ubicada a la entrada del Museo Americano de Historia, en Central Park. Su autor busca un balance entre los logros, limitaciones y fallas de Roosevelt. Reconoce que, dado lo compleja y contradictoria que es la figura de Roosevelt,  la ubicación de su estatuta no era correcta, pues podía ser interpretada como un enaltecimiento del racismo, del imperialismo y del colonialismo estadounidense. En otras palabras, reconoce el fuerte simbolismo de la figura de Roosevelt a caballo acompañado por un amerindio y un negro.

Termino con una cita del gran Albert Memmi que me parece relevante:

“The colonialist’s existence is so closely aligned with that of the colonized that he will never be able to overcome the argument which states that misfortune is good for something. With all his power he must disown the colonized while their existence is indispensable to his own. Having chosen to maintain the colonial system, he must contribute more vigor to its defense than would have been needed to dissolve it completely. Having become aware of the unjust relationship which ties him to the colonized, he must continually attempt to absolve himself. He never forgets to make a public show of his own virtues, and will argue with vehemence to appear heroic and great. At the same time his privileges arise just as much from his glory as from degrading the colonized.”

(«La existencia del colonialista está tan estrechamente alineada con la del colonizado que nunca podrá superar el argumento que afirma que la desgracia es buena para algo. Con todo su poder debe repudiar a los colonizados mientras su existencia sea indispensable para los suyos. Habiendo optado por mantener el sistema colonial, debe contribuir con más vigor a su defensa de lo que se hubiera necesitado para disolverlo por completo. Habiendo tomado conciencia de la injusta relación que lo une a los colonizados, debe intentar continuamente absolverse. Nunca se olvida de hacer una demostración pública de sus propias virtudes, y discutirá con vehemencia para parecer heroico y grande. Al mismo tiempo, sus privilegios surgen tanto de su gloria como de la degradación de los colonizados«.)


Theodore Roosevelt statue at New York museum to be relocated | AP News

El legado y las complejidades de Teddy Roosevelt todavía están con nosotros

The Washington Post

24 de enero de 2022

Para la semana pasada, finalmente había llegado el momento, de hecho, probablemente ya estaba vencido, de retirar la estatua de bronce de Theodore Roosevelt que había estado durante 80 años en la entrada del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, en Central Park West. Se hizo objetable, como un inconfundiblemente colonial panegírico a la supremacía blanca, por las semejanzas acompañantes de dos figuras serviles a pie, un hombre africano y un hombre nativo americano, que flanqueaban la figura heroica de Roosevelt, montado a caballo.

Roosevelt, que no quería que se erigieran estatuas en homenaje a él, sigue siendo uno de los presidentes más venerados de este país, y entre los más consecuentes. También tenía defectos. Un sitio más feliz para esa estatua, para contextualizarla junto con la impresionante variedad de logros y deficiencias del 26º presidente, se encuentra entre las exhibiciones de un gran museo o biblioteca, en lugar de como una figura frente a la calle.

Y ahí es donde se dirige el monumento: a la nueva Biblioteca Presidencial Theodore Roosevelt de $ 250 millones, en las Badlands de Dakota del Norte. La biblioteca, diseñada por un destacado arquitecto, está programada para abrir al público en 2026.

La estatura de Roosevelt no debe confundirse con la de otras figuras cuyas semejanzas en bronce y piedra han sido eliminadas, o derribadas, en los últimos años. La mayoría de ellos eran héroes de la Confederación, traidores a los Estados Unidos que dedicaron sus vidas a una guerra destinada ante todo a preservar la esclavitud.

Por el contrario, el legado de Roosevelt  fue infinitamente más estratificado, difícilmente sin pecado, pero admirable en muchos niveles. Su lista de primicias es impresionante. Cualquier estadounidense que haya visitado un parque nacional o bosque ha sido tocado por uno de sus logros característicos. También tenía puntos de vista racistas, genocidas, en el caso de los nativos americanos, que eran típicos de los estadounidenses blancos de su tiempo.

Theodore Roosevelt statue removed from front of NYC's Museum of Natural  History | Fox News

A juzgar por la publicación inicial de la biblioteca, una «guía de historias» de 310 páginas que describe la misión y los valores, significa contar la historia de Roosevelt de manera inclusiva, con la intención de seguir el propio dicho de Roosevelt: «Para aprender algo del pasado es necesario saber, tan cerca como sea, la verdad exacta».

Eso significaría reconocer sus iniciativas innovadoras en la Casa Blanca. Fue el primer presidente de los Estados Unidos en nombrar a una persona judía para su gabinete (Oscar Straus, secretario de comercio y trabajo). El primero en invitar a un hombre negro, Booker T. Washington, a cenar en la Casa Blanca, una medida que encendió los llamados a un juicio político. El primero en visitar un país extranjero como presidente. El primero en hacer de la preservación del medio ambiente una pieza central de su administración, incluso mediante el establecimiento de cinco parques nacionales y otras reservas en más de 230 millones de acres de tierras públicas.

También fue un hombre de contradicciones. Después de su cena con Washington, no hizo nada para promover los derechos civiles. De hecho, complació a los sureños racistas dar de baja deshonrosamente a 167 soldados negros en un regimiento del Ejército de los Estados Unidos en Texas, incluidos seis ganadores de la Medalla de Honor, basados en cargos falsos. Racionalizó el proyecto colonial de los Estados Unidos invocando lo que ahora se vería como un poder blanco directo.

La biblioteca dice que humanizará a Roosevelt, no lo lionizará. Esa es la forma correcta de acercarse a un presidente cuyo legado sigue siendo poderoso y poderosamente complejo, más de un siglo después de que dejó el cargo.

El legado y las complejidades de Teddy Roosevelt todavía están con nosotros

Traducción de Norberto Barreto Velázquez

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: