Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘William J. Astore’

En este ensayo del historiador militar William J. Astore, se subraya algo que me parece muy rasonable: la necesidad de enseñar más sobre la guerra en las universidades. Pero no se trata de enaltecerla, sino de  “estudiar la guerra como una forma de desmitificarla, de reducir su atractivo, de desacreditar sus supuestas glorias”.

Esta es una necesidad mayor aun para un país como Estados Unidos, que aunque históricamente se ha proclamado como una nación de paz, su formación nacional ha estado marcada por la guerra. Astore es partidario de enseñar la guerra desde una perspectiva crítica y  reprueba que los profesores universitarios la eviten como tema de análisis y discusión, pues le hacen un flaco favor a Estados Unidos.

Si los historiadores no le prestamos atención a la guerra, los aficionados seguirán controlando lo que se aprende sobre la guerra y  a la vez perpetuando una imagen de ésta que no nos permitirá entender y evaluar el papel que ha jugado, juega y jugará en la historia de la  humanidad. En palabras de Astore: “Para bien o para mal, y generalmente para mal, nosotros como pueblo [los estadounidenses] estamos hechos y definidos por la guerra. Todos haríamos bien en estudiarla y entenderla mejor.»

Astore es un teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Posee un D. Phil en Historia Moderna de la Universidad de Oxford y es coautor de Hindenburg: Icon of German Militarism (Potomac, 2005). Ha enseñado en la Air Force Academy y la Naval Postgraduate School. Actualmente enseña en el Pennsylvania College of Technology.


Captura de Pantalla 2021-09-09 a la(s) 23.12.38

Estudiar la guerra un poco más

William J. Astore

Los Angeles Progressive   6 de noviembre de 2022

Seguro que podríamos dar buen usos a una enseñanza honesta y crítica sobre la historia militar y la guerra en Estados Unidos.

No me refiero a una celebración disparatada. No me refiero a historias resumidas de la Revolución Americana y sus luchadores por la libertad, la Guerra Civil y su liberación de los esclavos, la Segunda Guerra Mundial y la generación más grande de Estados Unidos, etc. Me refiero a la historia que destaca la importancia de la guerra junto con su horror sangriento.

Me vienen a la mente dos libros (y títulos de libros): War is a force that gives us meaning, de Chris Hedges, y A country made by war, de Geoffrey Perret. Hedges tiene razón al argumentar que la guerra a menudo proporciona significado a nuestras vidas: lo que significa que a menudo no la examinamos lo suficientemente de cerca, si es que lo hacemos. Y Perret tiene razón al argumentar que Estados Unidos fue (y es), de maneras muy importantes, un país hecho por la guerra, brutalmente de hecho.

¿Por qué estudiar la guerra? ¿No deberíamos afirmar que no vamos a estudiar más la guerra? Bueno, como se rumorea que dijo León Trotsky: puede que no estés interesado en la guerra, pero la guerra está interesada en ti. Entre otras razones, los estudiantes de historia deberían estudiar la guerra como una forma de desmitificarla, de reducir su atractivo, de desacreditar sus supuestas glorias. La guerra siempre es una mala elección, aunque puede haber momentos en que la guerra sea la menos mala en una serie de malas decisiones. (La participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial fue, creo, menos mala que alternativas como perseguir el aislacionismo).

OBAMASTAN

¿Cómo vamos a tener sentido y llegar a decisiones acertadas sobre la guerra si nos negamos a estudiarla y entenderla? Un colega envió un artículo interesante (de 2016) que argumenta que no se enseña suficiente historia militar en los colegios y universidades de los Estados Unidos, especialmente en las escuelas privadas de élite. Aquí está el enlace.

Visite su librería local y probablemente verá mucha historia militar: ¡es muy popular en Estados Unidos! Pero la historia militar crítica dentro de los entornos universitarios es mucho menos común. Esto es así por varias razones, creo:

  • A muchos profesores no les gusta el “hedor” de la historia militar. Cuando estaba en Oxford a principios de la década de 1990, tuve un profesor que básicamente se disculpó por pasar tanto tiempo hablando sobre los capitanes mercenarios y la guerra en la Europa moderna temprana. Sin embargo, la guerra y el control de ella fue una razón clave para el crecimiento de los estados-nación fuertes y centralizados en Europa en los siglos 17 y 18.
  • Muchos profesores simplemente no tienen exposición a los militares, lo ignoran, casi con orgullo. Después de haber enseñado en la universidad durante quince años, incluyendo cursos como la historia mundial, conozco la dificultad de enseñar temas y materias donde tu conocimiento es superficial o dudoso. Es mucho más fácil pararse en terreno firme y enseñar lo que sabes e ignorar lo que no sabes, o no te gusta. Pero el camino más fácil no siempre es el mejor.
  • La historia militar crítica sugiere falta de patriotismo. Enseñé en la universidad como profesor civil durante nueve años, y una vez me dijeron que “cuidara mis espaldas” porque escribí artículos que criticaban las guerras militares de Estados Unidos en Irak y Afganistán. ¡Y soy un oficial retirado de la Fuerza Aérea!

Por lo tanto, dado que los profesores de historia a menudo prefieren ignorar o eludir las materias militares, la historia militar se deja a los aficionados y entusiastas que se centran en grandes capitanes, batallas emocionantes y armas famosas (a menudo presentadas en libros brillantes de mesa de café) como tanques Tiger y cazas Spitfire. Tales libros a menudo se venden bien y hacen que las lecturas sean emocionantes. Lo que no hacen es hacernos pensar críticamente sobre los costos de la guerra y cómo las guerras desastrosas a menudo resultan.

Amazon.com: - Now All Together Iwo Jima Vintage World War II Two WW2 WWII  USA Military Propaganda Poster - 24x36: Posters & Prints

Una materia que enseñé en la Academia de la USAF fue tecnología y guerra, y una de mis preocupaciones era (y sigue siendo) la fe ciega de Estados Unidos en la tecnología y las enormes sumas de dinero dedicadas a la misma. El Pentágono gastará incontables miles de millones en los últimos dispositivos mortales (en realidad, hasta $ 1.7 billones solo en el caza a reacción F-35 a lo largo de su vida útil), pero la academia no gastará millones para pensar y enseñar más críticamente sobre la guerra.

Por otro lado, las armas por sí solas no hacen un ejército efectivo. No es la espada gladius lo que hizo dominante a Roma, sino el ciudadano-soldado que la empuña, empoderado por ideales republicanos, disciplina de hierro y un sistema probado de liderazgo con el ejemplo.

Cuando el ideal ciudadano-soldado de principios murió en Roma, un ideal guerrero consistente con un imperio hegemónico lo reemplazó. Hay mucho que los estadounidenses pueden aprender aquí, ya que su propio ejército hoy se identifica como guerreros y se encuentra al servicio de un imperio global.

Hay más en la historia militar que tambores y trompetas, o balas y bombas. Para bien o para mal, y generalmente para mal, nosotros como pueblo estamos hechos y definidos por la guerra. Todos haríamos bien en estudiarlo y entenderlo mejor.

Traducido por Norberto Barreto Velázquez

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: